17 de junio de 2017. Oviedo, Asturias

Reflexión 10 días antes de la boda...

Ya estamos a 7 de junio, el día después del principio de un cuasi adios y de la toma de conciencia de que el inicio de una nueva aventura está más cerca, a tiro de media hoja de calendario,pero realmente las cosas a veces son como son y parece que, como en el Éxodo, esto no era más que la etapa previa al "sal de tu tierra y vete".

Para quien decía que "solo me movería con condiciones" lo que está sucediendo es aquello de "el hombre propone, Dios dispone" y... a veces han de llegar las mujeres para que todo cambie y en la historia hay muchos ejemplos.

Hace unos días leía que "la vida empieza realmente cuando termina la zona de confort", es decir, que parece que hay quien ha pensado que para mí no es bueno acomodarme en mi sofá, en mis paseos o en Vitoria, sino que hay que pillar el petacho y ale: carretera y manta para empezar o mejor, para seguir viviendo. Muchos cambios: estado, ciudad, casa, gentes y calles.... todo desconocido, todo nuevo... bueno, casi todo: ya he localizado alguna iglesia, ya me han dicho que Dios es el mismo, que allí la Señá María se llama Covadonga y no Blanca, que ahora la jefa se llamará Ana (aunque dice que ella no manda, ni na de na ¡¡jaaaaa!!) pero bueno, habrá que tomárselo a broma y con humor porque la vida es cosa seria.

Muchas gracias por estos años (y los que vengan) por el cariño que nos demostrasteis ayer, por los regalos y sobre todo por vuestra oración. Como dije ayer en el ambón, sede de Estíbaliz, seguiremos estando, vendremos, participaremos.... porque, hasta que se decida lo contrario (y no espero ser yo quien lo haga), seguiré-seguiremos siendo de El Señorío de Jesús.

Muchas gracias y que el Señor nos siga cuidando.

Paz y Bien

Jose Carlos y Ana