Excursión del Sector de Hnos. Mayores

2 y 3 de mayo de 2017, Covadonga y León

"Pertenecer al grupo de hermanos mayores es un regalo de Dios y un lujo. En él hay mucha hermandad y complicidad, somos hermanos y amigos, llevamos caminando juntos mucho tiempo y sabemos perfectamente de qué “pie cojeamos” cada uno, y nunca mejor dicho…

Dentro de las jornadas de este año teníamos la salida cultural, que ha sido por el norte. Y la verdad es que el Señor nos regaló dos días espléndidos teniendo en cuenta lo malo que hizo los días anteriores. Desde el comienzo del viaje nos pusimos en presencia del Señor y de la Madre. Pusimos también al resto de los hermanos mayores que, por diversas razones, no pudieron ir pero que de buen agrado hubieran ido.

En primer lugar fuimos a Covadonga, allí en la explanada de la basílica estaba esperándonos un sacerdote amigo de Jesús Carlos. Nos explicó lo referente a la basílica y a “la Santina”. También nos hizo un poco de historia de D. Pelayo que allí tiene una gran estatua.

Oímos allí la Eucaristía que ofició Jesús Carlos, visitamos a la Virgen y de allí nos fuimos a ver los lagos; muy bonito todo aquello, era como una catedral de la naturaleza...

Comimos en Cangas de Onís y nos fuimos a Oviedo.

De allí nos fuimos a cenar y pernoctar a León, a 6 kilómetros, a una residencia de los PP Dominicos. Tenían una capilla en la cual, después de cenar, rezamos el Rosario, al lado del Sagrario. Al día siguiente a las 8 y media tuvimos la Eucaristía y después de desayunar nos fuimos a León; estuvimos toda la mañana. Lo primero en visitar fue la catedral, allí en el pórtico nos encontramos a la Virgen Blanca, era como que nos estaba esperando, fue una sorpresa para todos.

Como todas las catedrales puede ser considerada un palacio de la Virgen, está dedicada a Santa María de Regla y en su interior se venera a la Virgen del Camino, patrona de León.

A la Virgen del Dado, que está en la fachada norte. También están la Virgen de la Esperanza.

Por cierto: embarazada; y la Virgen del Carmen, cada una con sus respectivas capillas.

Pero el destino quiso que una imagen de la virgen Blanca, de autor anónimo, presidiera la entrada principal y la capilla central del ábside, convirtiéndose así en la verdadera anfitriona y patrona de la pulcra leonina: esto es de un artículo de una revista que nos dieron en la catedral...

Allí había mucho para ver y admirar: las vidrieras una maravilla, entraba el sol a través de ellas y hacían unos efectos muy bonitos; vimos el museo y varias cosas más.

Llegamos a las 14h. a comer a la casa de los dominicos, que era una casa muy cómoda y nos atendieron muy bien. Después de comer salimos para Vitoria, paramos en varios pueblos para ver cosas y llegamos sobre las 21h. El viaje lo hicimos muy bien y sin ningún percance.

El sábado 6 terminamos las jornadas con una comida y celebración de cumpleaños.

Que fueron los siguientes: Loli, Fina, Rosa Mari, José Antonio, Fernando Metola y Jesús Gómez de Segura. Dori nos hizo unas tartas estupendas y como era el cumple de Rosa Mari ella apagó las velas en representación de todos los cumpleañeros.

Como veis mucho que celebrar en este mes de mayo. Pedimos mucho a la Virgen que nos proteja a todos y que cada día nos acerque más a Jesús.

Pues por todo ello damos gloria a Dios y hasta la próxima."

                                                                              Auri Serrano