CAMPAMENTO DE NIÑOS PENÍNSULA IBÉRICA

Del 3 al 9 de julio 2017, C.C.P.V.A. de Zárate (Alava)

El campamento peninsular de este año lo celebramos en Zárate, estuvimos quince niños y siete responsables, coincidimos en que todo salió perfecto, hubo niños nuevos que respondieron muy bien a todo, participaron en los cánticos, en la oración, en los juegos nocturnos, (les encanta) subimos hacia el Gorbea y llegamos bastante arriba pese a la edad de algunos niños, manualidades,  caminata a la piscina, un campamento perfecto. El Señor hace que los campamentos sean distintos uno de otro, siempre nos sorprende y cuesta decir que uno sea mejor que otro.

Tiago Velho de la Comunidad "A Boa Nova" de Portugal nos deja por edad, Daniel nos deja un año, se ha ido a Costa Rica y Gabriel le suple como nuevo responsable, Beatriz se estrena como monitora y que junto con Raquel, Marly, Carmita, Gabriel y un servidor nos gozamos de la dicha de este Ministerio que tantas alegrías nos da.

Gloria al Señor. 

Jesús Gómez de Segura

 

"El primer día, llegamos, hicimos oración, fuimos hacia arriba (cuartos) y montamos los sacos de dormir. Al día siguiente, nos dividimos en tres equipos, un rojo, otro verde y otro azul. Al día siguiente, fuimos a la piscina, hicimos una larga caminata por la carretera ... "

Simão Velho

 

"... En el tobogán de la piscina pusimos agua y jugamos, después comimos y fuimos a la piscina de nuevo. Jugamos en la piscina de los pequeños y, al final del día, volvimos a casa. El tercer día, hicimos un desayuno muy bueno, pero lo peor fue cuando nos despertaron con cazuelas y ollas. Jugamos juegos divertidos, hicimos una gran cena e hicimos juegos nocturnos. El cuarto día fue aún más interesante, porque cogimos peces y luego fuimos a dibujar. En el último día, el día más emocionante, empezamos con una subida al monte y acabamos el día muy contentos con una cena muy rica y después con teatros muy divertidos, hechos por los grupos; jugamos a los piratas, pero tuve pena porque no hemos podido terminar por ser muy tarde. Lo mejor de todo, fue haber pasado a los adolescentes.

Tiago Velho

 

"Cuando llegamos a España en el tren, hicimos una fiesta. Por la mañana, comimos cualquier cosa para no tener que tomar un gran desayuno. Fui a casa de Jesúsón, jugué con el perro blanco y el gato me pareció muy tierno. En el campamento, hicimos juegos muy divertidos, hicimos la evaluación en la fuente, cogimos renacuajos y hicimos juegos nocturnos. Tuvimos grandes aventuras, como la caminata hasta la piscina, subimos la montaña, almorzando a mitad de camino, y encontramos muchos bichos.

João Maria Sobreira

 

"Me gustó estar en la piscina. Me gustó lavar los platos."

Carminho Sobreira

 

"Me gustaron los juegos nocturnos, que fueron muy divertidos y la caminata a la montaña. También me gustó ir a la piscina, a pesar de la caminata hasta ahí haber sido muy agotadora. Los regalos de mi amigo invisible fueron buenos. Con los temas dados, aprendimos que debemos ayudar a los demás y que lo que interesa en los demás es el interior. ¡ME HA ENCANTADO EL CAMPAMENTO! "

Maria Madalena

 

Este campamento fue tan especial como los anteriores, en que también formé parte del equipo de monitores. Todos los días hacíamos oración por la mañana, siempre de una forma diferente, dinámicas que a todos entusiasmaron, tuvimos tareas por equipos (poner y recoger la mesa, lavar y ordenar la vajilla), en que todos participaron, incluso los que no les gustaba lavar o limpiar.

Pudimos ver en estos servicios como los niños están creciendo. También tuvimos la bendición de los alimentos y siempre orábamos antes de ir a dormir.

Como no podiçía faltar tuvimos a nuestro amigo invisible, que nos ocupó todo el tiempo libre. Tuvimos un día en que fuimos a la piscina y otros que subimos al monte. De acuerdo con el lema del retiro "María nuestro refugio" nos dieron charlas que quedaron en la memoria de todos por la forma dinámica en que supieron darla.

Para terminar, quiero añadir que me encanta participar en estos campamentos. Principalmente porque el Señor me lo pide y me ha regalado un gusto especial por cuidar, jugar y educar a los más pequeños. Además como he escuchado muchas veces, recibimos más de lo que damos.

Quiero dar las gracias a los papás de estos niños que nos los confiaron y nos permitieron pasar una semana diferente.

Raquel

"O nosso acampamento... Bem, se o descreve-se numa palavra diria "essencial" !! Para mim, poder estar num ambiente tão puro e com tanta inocência fez-me até pôr em causa o que quero fazer no futuro; se antes dizia que gestão era sem duvida o caminho hoje em dia, com a ajuda do acampamento, pergunto-me se na verdade a minha vocação não passará por Educação! Tudo isto para perceberem o quanto me marcou, em todos os sentidos, o acampamento em Vitória! Para não falar da incrível natureza, tal como da incrível "Staff", tudo aconteceu no momento certo... eu ir para Vitória, os dias espetaculares de monte, piscina, jogos de água, atividades manuais... Para mim foi uma oportunidade que fiz bem em agarrar de unhas e dentes e aproveito para agradecer a todos por ter, com a vossa ajuda, conhecido um pouco mais do que é o amor de Deus !"
Beijinhos com saudades,

Beatriz 

Desde que me dijeron para ser responsable de niños tenía muchas ganas de ir a los campamentos de este ministerio. Hace unos seis-siete años que dejé ese ministerio y sabía que no sería igual que en otro tiempo cuando era niño de ese ministerio. Me sentía un poco nervioso al estrenarme como responsable.

No pude asistir desde el principio al campamento, llegué el miércoles. Y los nervios se me fueron tan rápidos como el globo de agua que me lanzó Daniel al bajar del coche. Yo tenía razón, ha sido una experiencia muy diferente a cuando era niño pues de niño solo me preocupaba de pasármelo bien, ahora, en cambio, mi responsabilidad era el cuidado, atención y servicio de los niños, de estar pendiente y ayudar cuando se requiriera mi colaboración.  

En este campamento hemos visto la presencia de Dios al ver que a ningún niño le ha ocurrido nada malo, lo hemos sentido en el tiempo, las previsiones daban lluvias varios días durante el día y solo llovió una noche en Zárate; pudimos disfrutar la mayor parte del tiempo de un cielo soleado.

Esta ha sido una experiencia única, que estoy esperando poder volver a repetirla

Agradezco a Dios esta oportunidad de poder estar sirviendo y disfrutando en un ambiente agradable con unos responsables entregados y alegres y con unos niños también llenos de alegría y vitalidad.

Gabriel Beitia.

 

Descárgate el álbum de fotos aquí