De la 1 al 56

De la 57 al 123

Una Amenaza a la Virilidad

Reflexión Semanal nº 57

              Porn and the treat to virility es el titular de un artículo de Belinda Luscombe -muy bien documentado, testimonial y escrupulosamente científico- de la famosa revista Time del 11 de abril pasado refiriéndose a la pornografía, y que me pareció novedoso y relevante ante la cultura juvenil contemporánea.

 

            El artículo dice básicamente que los hombres asiduos a la pornografía (adictos le llaman muchos) están teniendo problemas en su sexualidad, por más atrativa que fuera para ellos la compañera sexual. “La mente percibe la atracción, pero el cuerpo no les responde… a menos que haya alguna conexión con lo porno.” Cada vez más jóvenes (y otros no tan jóvenes) se quejan de su impotencia por haber sido (principalmente en su adolescencia) “saboteados” sexualmente, sumergidos en pornografía. Un estudio reveló que “la pornografía entrena tu mente a necesitar todo lo relacionado al porno para excitarte más… pero menos con personas reales.”

 

            No obstante lo anterior, esta generación está consumiendo un contenido de experiencia explícita sexual virtual en cantidad y variedad nunca antes posible, mediante medios de fácil, rápida y privada utilización, como el internet y todo eso a una edad cuando sus mentes están más moldeables, más propicias a cambios permanentes que otras épocas de sus vidas. La edad promedio de varones que comienza a ver pornografía es de 11 a 13 años. El 46 por ciento de hombres y el 16 por ciento de mujeres ven pornografía. Resultado aparente: quedan valdados, atrofiados de por vida. Aunque la articulista advierte que los resultados de las investigaciones hechas hasta ahora en Estados Unidos y Europa todavía no son totalmente concluyentes o definitivas, y que ningún estudio podía afirmar que la pornografía dañara el cerebro. Pero todo señala hacia ahí.

 

            Consecuentemente, esta disfuncionalidad sexual está haciendo que cada vez surjan dentro de los consumidores de pornografía más grupos comunitarios de compartir y de ayuda mútua, intentando salir, liberarse de la inclinación y adición. La pornografía siempre ha enfrentado críticas de los sectores religiosos, pero ahora, por primera vez, las mayores alarmas están viniendo de entre sus propios consumidores más entusiastas. Los variados casos que presenta el artículo alegan que “no están contra el sexo, que se liberaron de la pornografía precisamente para poder tener más sexo.“

 

            Por supuesto que hay sectores mucho más amplios de gente interesada en combatir la pornografía por razones distintas que van más allá de la impotencia, como son los que le atribuyen la degradación de la mujer y la violencia sexual.

 

           Investigaciones del U.S. National Institutes of Health en 1992 revelaron que el 5% de todos los hombres experimentaron impotencia a los 40 años. Pero en un estudio del 2013 el Journal of Sexual Medicine reportó que el 26% de hombres adultos de menos de 40 años buscaron ayuda por impotencia sexual. Y un estudio del 2015 con el personal del ejército de los Estados Unidos menor de 40 años reportó deficiencias con la impotencia. Y un estudio suizo encontró en un tercio de sus encuestados esta deficiencia en edades de 18 a 25 años. Y otro sobre el comportamiento de la mente de la universidad de Cambridge en el 2014 encontró que los hombres cuanta más pornografía consumían se volvían más impulsivos y tenían menos habilidad para retardar el placer sexual.

 

            Por otro lado, otro estudio norteamericano independiente del 2006 encontró que en solo febrero de ese año se produjeron 58 millones de visitas a vídeos de internet pornográfico. Y que solo 10 años después subió a 107 millones. Y uno de los sitios más populares reportó estar recibiendo 2,4 millones de visitantes por hora, y que en el 2015 cada hora 4.392.486.580 personas alrededor del mundo vieron pornografía.

 

La Mujer Cristiana - 1ª Entrega

Reflexión Semanal nº 58

               Mis Reflexiones sobre la mujer las voy a basar sobre una enumeración de virtudes que deben poseer las mujeres para poderlas llamar mujeres cristianas. Sin embargo, hablando sobre la mujer nicaraguense, debo enaltecer antes –por justicia y verdad- sus bellos atributos naturales por extraordinarios y valiosos para la sociedad.

          Su amor maternal.- Cuando el padre falta o falla (que lamentablemente es sumamente común en Nicaragua) ella siempre, siempre, siempre llena ese vacío con su amor, su entrega y su sacrificio. Una de las características del machismo de los hombres es el discriminar a la mujer en los trabajos y en los salarios. Sin embargo, ella es la que con su (frecuente) mísero sueldo alimenta, sana y asume los costos de la educación de sus hijos. Es considerable la cantidad de amigos míos que alcanzaron su educación profesional de esa manera, por la santidad de ese amor maternal, para mi… divino.

 

             En mi misma historia familiar (desde los mil setecientos, cuando vino de España el primer Cardenal), cuántas veces cayó la familia en la pobreza por la muerte del esposo y padre, mis antepasadas asumieron la responsabilidad y siempre sacaron adelante a los hijos haciéndolos profesionales o religiosos de mucho prestigio.

             Realmente para mi la mujer nicaraguense (de todas las condiciones sociales y económicas) merece un adecuado y justo reconocimiento por toda la sociedad nicaraguense, honrándola por sus dones humanos y cristianos que apenas he tratado de esbozar en este breve artículo. Nicaragua sería otra sin su participación. Tal vez ni siquiera existiría como nación.

 

         Y ahora aterrizo en la descripción de la mujer cristiana. Que cada cual detecte si está fallando en algunos de los elementos de mi descripción para superarlos:

 

           Dijimos en nuestras Reflexiones anteriores, cuando hablábamos de la “Hombría Cristiana,” que  cuando las cosas andan mal, lo que generalmente está  fallando no es "lo cristiano" que hay en nosotros sino nuestras  bases puramente humanas. Por eso es que, en nuestra comunidad, procuramos que cada día los  hombres sean  más  hombres y  las mujeres  más  mujeres. Creo  que ese principio es especialmente válido  para la vida  matrimonial. Muchas cosas caminan mal  en nuestros hogares, no  porque la mujer sea mala, pagana, o pervertida, sino porque él o ella son inmaduros, débiles o desequilibrados.

 

               Hoy  se tiene  una imagen  muy borrosa  y confusa  de lo que  significa ser mujer. El mundo le ha ofrecido a cada generación una visión distinta de lo que  significa  ser mujer.  Hay  para  todos los  gustos.  Desde la  "Mujer Adorno", totalmente inútil, hasta  la mujer-símbolo-sexual, u objeto sexual, en la  que se confunde grandeza con ampulosidad y cuyo valor  se  mide  en pulgadas  de  busto  o de  cadera.

 

              Un escritor  pagano de los primeros siglos,  llamado Libanius, tuvo una vez esta  expresión:  "Qué mujeres que son  estas cristianas" No dijo: "Qué cristianas  que  son  estas  mujeres"  Pues  también de eso se trata. Que de ellas se puedan decir las  dos cosas. En un  tiempo en que  la mujer  padece de una  autoimagen muy pobre, o  no sabe siquiera qué imagen supone  tener, porque rechaza las del mundo pero nadie  le ofrece un  substituto, Dios  está  restaurando entre nosotros su propia  visión; la  visión plasmada en las Escrituras.

 

                Las próximas dos reflexiones describiremos esa visión de Dios contrastándola con la visión del mundo que nos rodea.

 

La Mujer Cristiana - 2ª Entrega

Reflexión Semanal nº 59

            La mujer Cristiana es una mujer de FE.

 

           En muchas partes, y Nicaragua es una de ellas, la mujer  fué la gran guardadora y transmisora de la fe. Desde el principio fue así. En su segunda carta a Timoteo 1:5 dice San Pablo: "...  evoco el recuerdo de  la fe sincera que tu tienes, fe que arraigó primero  en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y se que también ha arraigado en ti."

 

            Quizás son  pocas las mujeres que valoran ese papel tan importante. El ser guardianes y  transmisoras de la fe es algo tan  grande que de una mujer así puede  depender el que generaciones enteras sean o no evangelizadas. Las religiosas Teresianas tienen un slogan muy acertado que dice: “Educar a un hombre es educar a la sociedad; educar a una mujer es educar a una familia.” Del mismo  modo, de  la fe  de una  mujer dependió un  día la salvación del mundo entero, y durante un minuto Dios mismo estuvo  en ascuas, esperando el "hágase  en mí según su Palabra" de María.

 

           Pero a la fe está ligada también la fortaleza y la confianza. La mujer que confía y espera en su Señor "Se viste de fuerza y dignidad y se ríe del día de  mañana", como la  mujer de Proverbios 31. El  "nada te turbe,  nada te espante", que repiten tanto algunas mujeres, está tomado de la carta de San Pedro 3. Este es un  capítulo dedicado a las  mujeres que les recomiendo a todas leer. En una época caracterizada por la mujer nerviosa, por la ansiedad  y la angustia, por la Valium y el Librium, la mujer de fe está llena de paz y de alegría, y esto mismo es ya una manera de trasmitir fe, y de ser luz del mundo.

 

Amor y Servicio. La mujer cristiana es una mujer activa que expresa su amor, sirviendo a los demás. En la  carta a Timoteo, San Pablo da una  lista de las cosas que normalmente suponían  hacer las mujeres de la comunidad, hasta el punto que si alguna no actuaba de esa manera, aunque su  marido hubiera muerto no debía considerársele como verdadera viuda, sino como verdadera vaga. Dice San Pablo: "La  que está entregada  a los placeres, aunque viva, está  muerta.... que tenga el testimonio de sus buenas obras,  haber educado bien a los hijos, practicado la hospitalidad, lavado  los pies de los santos (es decir  haber servido a  los hermanos), socorrido a los atribulados, y haber ejercido toda clase de buenas obras"  Luego habla de otro tipo de viudas  que: "aprenden a ir de casa en casa; y no sólo están ociosas, sino que se vuelven charlatanas y entrometidas, hablando de lo que no deben"

 

“Espíritu Tranquilo”. La  expresión está tomada de l de Pedro 3:3: "Que vuestro adorno no esté  en el exterior, en peinados, joyas y modas, sino en lo oculto del corazón y en la incorruptibilidad de un alma dulce y serena: esto es precioso ante Dios"

 

       A los hombres de  todas las edades  les fascina  este tipo de  mujer. La  mujer así irradia dignidad, madurez, sabiduría. Hay una cierta "majestad" en ella. San Pedro nos dice que esto es una joya imperecedera, y es cierto, porque es posiblemente el único atractivo en la mujer que no desaparece con la edad. Más bien parece acrecentarse. Cuando alguna vez  decimos: "que viejita más  linda", lo que estamos viendo, a pesar de las arrugas, suele ser "Eso". La majestad que irradia el espíritu tranquilo.

La Mujer Cristiana - 3ª Entrega

Reflexión Semanal nº 60

Dominio de sí Misma. Esta es la cuarta cualidad de la mujer Cristiana. La escritura describe el dominio de nosotros mismos con el nombre de templanza, moderación, seriedad, castidad, modestia, etc. Lo contrario del dominio de si mismo es el no tener control. Es ser dominadas por la gula, por la lujuria, por el miedo, por la curiosidad, por el afán de lujo, por el consumismo, por la lengua, por los celos, por la  necesidad de aceptación. O por la ira.

 

           Menciono estas cosas porque  lo hermoso del dominio de sí mismo es que  cuando vencemos en una o dos de las áreas que nos dominan, vamos descubriendo con asombro que sin pretenderlo hemos ido adquiriendo también dominio sobre todas las demás. Y es que el problema reside en nuestra propia debilidad  interna y no en la atracción de las  cosas externas.

 

La Piedad. La quinta cualidad de la mujer cristiana. Su símbolo es María, la de  Betania, hermana de Marta y de Lázaro. Es la que se sentaba a los pies de Jesús, para estar en El y escucharlo. Es una mujer de oración. En general se  puede decir que la mujer es más  sensible a  las cosas espirituales que los hombres. Desgraciadamente  parece ser también más vulnerable a los "ángeles de luz", al "superespiritualismo".

 

         Papel de la Mujer. Vamos a hablar ahora del papel de la mujer en la sociedad, en la familia y en la Iglesia. Nos centraremos solamente en tres puntos que son, sin embargo, la base de todo.

 

          El primero es que la Mujer es un miembro pleno del cuerpo de Cristo, igual en naturaleza y dignidad  que el varón. Quizás muchas no saben que fue el cristianismo lo que vino a devolver a la mujer su propia dignidad e identidad. Que en las culturas anteriores o contemporáneas al pueblo Judío la situación cambia  pero su situación es todavía la de una  persona de segunda categoría. La mujer puede ser repudiada casi por cualquier motivo, o puede ser vendida como esclava por deudas del marido. A ambas cosas hace alusión el Evangelio.

 

        Cristo dice entonces "Que no fue así en el principio", El viene a restaurar las cosas a su antigua condición, aunque el  hombre mismo la reconoce como su igual, exclamando: "Esta  si es carne de mi carne y hueso de mis huesos"

 

            En Gal.3:25-28 San Pablo deja esto muy claro de una vez por todas: "Mas una vez llegada la fe, ya no estamos bajo el pedagogo. Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. En efecto, todos los bautizados en Cristo, os habéis revestido de Cristo; ya no  hay judío ni griego, ni esclavo ni libre, ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús"

 

           En  los Hechos  de  los Apóstoles vemos a las mujeres realizando  muchos ministerios y ejercitando ciertos dones. Y en el Apocalipsis vemos a una mujer coronada  de estrellas y con la luna bajo sus pies. La que quebrantó la cabeza  de la serpiente. Esta  igualdad en dignidad e identidad es algo nuevo en la historia humana, y son Cristo y su Iglesia los que la han devuelto a su condición primera.

 

            Como en la Trinidad  del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y como en la Iglesia lo que  hay es  una diferencia de funciones. Que existió también desde un principio.

El Sexo en el Matrimonio Cristiano - 1ª Entrega

Reflexión Semanal nº 61

               Uno de tantos fundamentos que está faltando en el matrimonio moderno es la de una visión clara del propósito de Dios para la sexualidad humana y para el sexo en el matrimonio.

 

             Y es que el mundo ha hecho del sexo un dios, una meta en sí misma, un valor absoluto... o lo ha condenado como algo sucio apenas tolerado por Dios. Lo ha ocultado manteniendo a la gente en la ignorancia y hasta en la superstición, o lo ha divulgado por todos los medios pero acompañándolo de errores. Lo ha entregado al egoísmo para ser gozado a expensas del otro y no como expresión de amor. Ha obsesionado al hombre y a la mujer con el sexo a la par que le propone estándares inalcanzables resultándo en la frustración y el desengaño. Lo ha convertido en base principal de una relación que luego se deteriora con la misma rapidez con que se deteriora la relación sexual.

             Una de las principales actitudes erradas es centrarlo en su lado pecaminoso, creando una actitud negativa, temerosa, de vergüenza y culpabilidad. Otra es la que aprendemos de “la calle”, de chistes vulgares, de información errada, la experiencia a escondidas, traumática, el miedo a las enfermedades venéreas, y el entrenamiento errado (en el hombre) de la prostituta. O (en la mujer) el miedo a ser descubierta; la pérdida de la virginidad, y temor al embarazo. Y por último, el sexo al descubierto, vendido o comprado, absolutizado. Crea necesidades o aumenta nuestras expectaciones sin poder satisfacerlas, creando excesiva preocupación por la “pericia” llenando de inseguridades y frustraciones a las personas.

 

              Debemos conocer el contraste entre el mundo y las Escrituras. Saber que lo primero que dice Dios es que nos creó como seres con sexo, que quiere que los hombres y las mujeres se sientan atraídos, el uno por el otro, que se deseen y gocen sexualmente el uno con el otro; que el sexo es algo bueno y parte esencial del Plan de Dios. Debemos aceptar el compromiso de estar sexualmente disponible para nuestro cónyuge. Saber que la relación sexual frecuente es parte del propósito de Dios para el matrimonio y que cada pareja debe conocer y satisfacer sus propias necesidades. No hay que acercarse a la relación sexual con la actitud de obtener algo sino con el propósito de servir y satisfacer.

 

               Es muy importante también conocer las diferencias entre el hombre y la mujer para su estimulación. Debe saber que el hombre reacciona de una manera más biológica, automática y responde más rápidamente al estímulo visual y al tacto. Saber también que la respuesta sexual de la mujer es más integrada al resto de sus relaciones y emociones y que debe estimular a su cónyuge tomando en cuenta estas diferencias.

 

          Debe saberse cómo resolver los problemas en esta área. Saber que deben sacarse a la luz, no esconderlos, ni disimularlos, ni fingir. Debe contar con la comprensión y ayuda de su cónyuge y saber que en este campo no hay sujetos pasivos. Saber que algunos problemas tomarán tiempo, por lo que hay que ser pacientes y tener mucha comunicación y ayuda para que se solucionen. Saber que ante cualquier problema de este tipo debe mantener siempre una actitud positiva, sabiendo que el amor debe sobrepasar el aspecto sexual. Estar dispuestos a pedir ayuda profesional adecuada cuando se den estos problemas. Debe saber también que principalmente puede esperar ayuda del Señor.

 

            Es tan extenso este tema que en la próxima semana continuaremos con él.

El Sexo en el Matrimonio Cristiano - 2ª Entrega

Reflexión Semanal nº 62

       Continuando con nuestra enseñanza sobre el sexo en el matrimonio, creemos que es importante referirnos a algunas otras situaciones que, como cristianos, son importantes conocer para la mayor felicidad matrimonial.

 

            Debemos estar decididos a dialogar con el cónyuge para conocer mejor sus necesidades y determinar en conjunto cuanto de la relación es satisfactoria para ambos.

 

            Debemos respeta el rechazo del cónyuge, cuando exista, sobre variantes y contrarrestarlo cuando solo sean prejuicios.

           Debemos conoce las dos únicas variantes que prohíbe la Iglesia: El Onanismo y la Sodomía. Esto sucede cuando en un coito normal el hombre se retira de la vagina al momento de eyacular para prevenir un embarazo. Pueden hacerlo donde quieran pero debe eyacularse en la vagina.

 

       Deben conoce los principales problemas del sexo en el matrimonio: La Eyaculación Precoz y la Impotencia o la Frigidez. Saber que tienen solución y estár decididos a solucionarlos en el caso de padecerlos. Saben también que como la causa suele ser psicológica y no física, muchos de estos problemas son solucionados por la buena comunicación entre los esposos, la ayuda profesional externa, mucha paciencia, comprensión y amor, y por la actitud básica de buscar ante todo la satisfacción del otro.

 

           Debe acatar la Planificación Familiar, la Paternidad Responsable y las consideraciones de nuestra Iglesia (Leer la Humanae Vitae) que no se opone a la planificación de los hijos, en donde lo que se pretende es evitar un daño o mala consecuencia. Que lo que la Iglesia rechaza es la actitud puramente egoísta y ciertos medios abortivos.

 

              Debe conocer la diferencia entre “lujuria” y “deseo”. Saber que “deseo” es simplemente la inclinación, atracción o apetito por algo, y que en lo sexual este deseo es parte del Plan de Dios y por lo mismo normal y bueno. Por el otro lado, saber que “lujuria” es el desorden fuera de control dominándonos, o cuando el objeto de nuestro deseo es algo o alguien que no debemos desear.

 

          Debe conocer la diferencia entre “tentación” y “pecado.” Saber que la “tentación” es algo que nos empuja o atrae hacia algo incorrecto y que nos dificulta el obrar bien. Saber que la tentación en sí no es pecado. Y saber también que “pecado” es ceder a esa tentación y hacer algo que nos está prohibido. Saber cómo vencer sobre las tentaciones. Leer Mateo 5:27. Conocer lo que está prohibido o permitido y que el que cultiva la duda para rehuir su responsabilidad no resistirá las tentaciones.

 

           Debe saber que toda relación sexual fuera o antes del matrimonio está prohibido. Es fornicación. Saber que el adulterio es siempre pecado, aunque ambos estén profundamente enamorados, que es pecado codiciar a otro u otra en nuestra mente y en nuestro corazón. También saber que las relaciones homosexuales son pecado.

 

              Debe haber tomado la decisión de obedecer a Dios y aceptar su ley. No andar justificando aduciendo que en ciertas circunstancias no se aplica la ley de Dios. Buscar en cambio sabiduría cuando tiene dudas. Evitar las “ocasiones próximas” de pecado. Es decir, aquella cosa, persona o circunstancia que si no evitamos nos conduce ciertamente o casi inevitablemente al pecado. Y que estas ocasiones próximas son pecado en sí.

 

            Debe haber decidido no solo cambiar de conducta sino también de actitud. Su mentalidad debe haber cambiado los mitos y valores de nuestra cultura mundana que identifican el ser muy hombre con la promiscuidad sexual, con la infidelidad matrimonial. Por eso sabe que no debe flirtear ni coquetear con otro u otra por ningún motivo.

Matrimonio y Familia centrados en Cristo

Reflexión Semanal nº 63

         Una reciente investigación sociológica sobre la paternidad entre cristianos de los Estados Unidos, hecha por Barna Group, arrojó la siguiente realidad:

 

  1. Los padres cristianos tienden a poner más énfasis en que sus hijos obtengan una buena educación profesional que en el que lleguen a la adultez como seguidores de Cristo.

  2. Los cristianos en los Estados Unidos no muestran mucha diferencia con el resto de la población en ningún tema.

  3. Los creyentes no capacitan a sus hijos a pensar y actuar diferente a los demás por su fe en el exceso de bebidas alcohólicas, cohabitación, adulterio, divorcio, el juego, y otros comportamientos anti-bíblicos. Son (estadísticamente hablando) exactamente iguales al resto de la población.

 

       Ante esta realidad norteamericana yo me pregunto: ¿estaremos en Nicaragua en esa misma situación? Y por mi apreciación basada en mi observación me atrevería a afirmar que sí. Por lo menos en algunos sectores importantes de nuestra sociedad.

 

       Mi experiencia como educador de un colegio cristiano me llevó al convencimiento de que casi siempre los problemas de los alumnos venían de familias en problemas. Padres divorciados o semi divorciados (viviendo juntos pero cada cual llevando su propia vida), y todos (o casi todos) considerando al cristianismo como algo saludable para los demás pero no tanto para ellos. Critican o descalifican las normas de conducta morales que sus hijos están recibiendo en el colegio (cuando se enteran de lo que el colegio trata de inculcarles, o cuando sus hijos les reclaman por no actuar como cristianos). Los hijos reconocen que sus padres les dan todo lo que les piden, pero que casi nunca los ven, principalmente ahora que la madre también tiene que trabajar fuera del hogar.

 

      Otra característica similar a la de los hogares norteamericanos es que cuando estos padres nicaraguenses se logran ocupar del desempeño académico de sus hijos lo hacen centrando su interés en las asignaturas científicas, menospreciando totalmente las morales, filosóficas y religiosas.

 

     Mi consejo a estos padres es que arranquemos de nosotros esa cultura narcisista que nos está hundiendo, a nosotros, a nuestras familias, colocándome como el centro del universo. La verdadera guerra es dentro de “mí” porque en vez de que el centro lo ocupe Cristo y las personas que nos rodean, lo ocupa “mi persona”, “mis intereses”, “mi comodidad.”

 

        Obviamente cuando las familias centran sus vidas en esa clase de “centro”, otros principios tienen que ser desechados, echados cada vez más lejos del centro, echados al olvido. Y es que no se puede tener a dos “Señores” en la vida. Hay que escoger el uno o el otro y atengámonos a las consecuencias de cómo escojamos.

 

          Porque lamentablemente yo creo que los colegios no pueden hacer mucho en la preparación moral y de responsabilidad social y ciudadana de sus alumnos con padres como los que acabamos de describir. Se necesita urgentemente en ellos una conversión a Cristo, formación espiritual adulta y ser bautizados en el Espíritu Santo, para ir logrando una vida realmente centrada en Cristo. Y una vez que hayamos tomado esa decisión, necesitamos averiguar cómo hacerlo, porque requiere educación y conocimientos el poder ir deshaciéndonos de los antivalores que nos bombardea constantemente el mundo contemporáneo.

 

        ¡Qué saludable y beneficioso sería que no solo los individuos, sino los matrimonios, las familias, las asociaciones de padres de familia, y toda la comunidad educativa, se juntaran e hicieran un “examen de conciencia”, analizando nuestro comportamiento, nuestras prácticas, nuestras prioridades, nuestras decisiones, como grupo, como matrimonio, como familia y como comunidad!

Los Mitos sobre el Matrimonio

Reflexión Semanal nº 64

            Continuando con encuestas sobre el matrimonio, les comparto los resultados de otra también de todo crédito por la seriedad y reconocimiento mundial de su autor, el sociólogo norteamericano Jeffry H. Larson, quien  en 1988 publicó "The Marriage Quiz" ("La encuesta del matrimonio: las creencias de los estudiantes universitarios sobre algunos mitos del matrimonio"). En este libro, a partir de muchos estudios, mostraba que muchos matrimonios fracasaban porque los jóvenes se casaban con expectativas no realistas que, al no cumplirse, optaban por no seguir esfuerzándose en convivir juntos.

 

            Los años han ido reforzando esa tesis y otros estudios lo han constatado ampliándolo. Como “Las creencias de la pareja sobre el matrimonio”, “volverse a casar y ser padres” (Universidad de Tenessee), de Susan Alford Carter, “El apoyo de los mitos sobre el matrimonio” de los terapeutas Benjamin E. Caldwell y Scott R. Woolley, o los trabajos de D. Popenoe. Todos ellos denuncian esas ideas derrotistas "pro-divorcio," y Aunque se trata de datos recogidos en Estados Unidos, en Nicaragua con un aumento tan grande de divorcios no deben ser muy distintos.

 

            Por eso aquí les resumo los más comunes:

          1. "Nuestra vida sexual va mal: rompamos". Muchos creen que si el sexo falla, todo fallará. No es cierto, porque aunque este es un elemento importante no es el único. Se puede mejorar, llevar a terapia, porque al final lo verdaderamente importante es el trato interpersonal.

            2. "Cuando la mujer tiene más estudios o gana más, lo nuestro no puede durar". Estadísticamente se ha demostrado que los hombres tienden a evitar casarse con mujeres que ganan más o tienen más estudios que ellos, y es cierto que cuando se casan así puede haber más rupturas. Pero esto no significa que los matrimonios con mujeres con estudios y buenos salarios deban fracasar. Los cónyuges son los que deciden que su relación va a ser de por vida o pasajera.

            3. "Siempre estamos discutiendo". Sin embargo, las estadísticas en EEUU hace años que tienen bien establecido que las principales causas de divorcio son las infidelidades, las adicciones y el derroche de dinero.

            4. "Mi marido no se adapta a mis costumbres". Cada pareja es un mundo, pero las mujeres son las que con más frecuencia se adaptan. De todas modos, la pareja debe hablarlo y solucionarlo, no romper.

            5. "Se enfurece cuando le digo lo que pienso sobre sus hábitos y aficiones. Vamos a romper"  Un mito que creen muchos es que "mi pareja ha de saber todo lo que pienso de ella". La realidad es que demasiada sinceridad no solicitada puede ser desestabilizadora. Una pareja funciona mejor insistiendo en resaltar lo que nos gusta del otro, hacer muchos más comentarios positivos y limitar mucho los negativos.

     6. "Se nos va el romanticismo, la pasión... tendremos que romper". El romanticismo acaba desapareciendo, pero ello no significa que la relación vaya al fracaso. Cuando éste desparece hay que luchar por mantener otros valores como el compromiso, el cariño, la amistad, y otras mil cosas compartidas por dos que se aman.

          7. "Tenemos que acostarnos juntos, o vivir juntos antes de casarnos, para ver si somos compatibles". No hay ningún estudio en ningún país, después de décadas de investigación, que demuestre esto, que relacione el sexo prematrimonial o el vivir juntos antes de casarse con mejores matrimonios. Por el contrario, hay infinidad de estudios en numerosos países, todos en la misma dirección: el sexo prematrimonial y la cohabitación o irse a vivir juntos sin casarse aumenta (y mucho) las posibilidades de divorcio.

 

El Cristianismo de mi Adolescencia

Reflexión Semanal nº 65

             Otro tópico que ustedes, mis lectores, me pidieron en sus cartas es profundizar sobre la Iglesia, por lo que hoy me referiré a ella tratando de describir los cambios radicales que  ha sufrido desde mi niñez. Y para ello no encontré mejores conceptos que los que oí pronunciar a mi amigo “Chale” Mántica en un homenaje en que recientemente le ofrecieron. En su discurso de agreadecimiento, este expresó lo siguiente:

 

La era de la Revelación:

           En mi tiempo de adolescente el mundo occidental estaba estructurado en cristiano, basado en lo revelado por Cristo en la Biblia, y eran las personas las que fallaban porque no actuaban siempre conforme a lo que decían creer. Lo malo no eran las leyes, sino el que se las violara con tanta frecuencia, o el que no se aplicaran con justicia. Lo malo no eran las costumbres, porque las malas se practicaban en privado y las buenas se inculcaban como tales a las nuevas generaciones, y todo el mundo estaba de acuerdo en que el mundo sería mejor en la medida que todos fueramos más cristianos. Por eso las leyes estaban fundamentadas en principios morales que protegían un orden social cristiano y que nos ayudaban a vivir y convivir como cristianos. O al menos como seres humanos. Se podría decir que las leyes humanas, estaban hechas para hacernos cumplir los 10 mandamientos.

 

            La Iglesia de entonces tenía la autoridad para influir fuertemente sobre la sociedad y sus costumbres. No era raro el que un Obispo prohibiera una canción o una película. Cuando  eramos adolescente nos prohibieron “El Apagón”: “Con el apagón, qué cosa sucede, qué cosa sucede con el apagón.”  La verdad es que lo que haya sucedido con el apagón, ahora sucede a plena luz del día. Hoy tendrías que explicar que robar o fornicar o matar es pecado. Y el joven, tal vez con una sonrisita te responderá: ¿Y eso que tiene de malo? Y eso cuesta mucho explicárselo cuando el joven vive en una casa robada con el beneplácito de las autoridades y de la ley, su padre vive con una señora que no es su esposa, y el joven fue entrenado desde chiquito para matar y es enseñado a aplaudir y admirar a los que matan.

 

La Modernidad:

            Pasan los años y el mundo ha sufrido un cambio substancial. Lo radicalmente distinto no es que el mundo, que siempre anduvo mal, ahora anda peor. Lo radicalmente distinto es que a nivel de estructuras son las mismas leyes e instituciones de la sociedad, las ideologías y los sistemas, son los que atentan contra las costumbres y valores cristianos. Son las Naciones Unidas propugnando el aborto, con incentivos y sanciones para lograr su legalización y difusión, los gobiernos legislando su legitimidad y, en algunos países, castigando a quienes osen cerrar el paso a las clínicas abortivas, obligando a los médicos a practicar el aborto en los hospitales públicos, so pena de ser despedidos si se niegan, y a los contribuyentes obligándonos a financiar con sus impuestos el genocidio más grande de la historia. Es la ley facilitando el divorcio hasta llevarlo en Nicaragua a nivel de decisión unilateral. Son los medios de comunicación penetrando hasta la sala y dormitorio de tu casa promoviendo la violencia, la sexualidad desenfrenada, la droga, el esoterismo, el divorcio, el aborto, el control de la natalidad, la esterilización compulsiva, la eutanasia, etc. En vez de ser un soporte para la vida cristiana, las leyes y estructuras se han convertido en nuestro principal enemigo.

 

El Cristianismo de mi Juventud

Reflexión Semanal nº 66

La Modernidad:

            Decíamos en la Reflexión pasada que, enfrentándonos al mundo de hoy con ese otro en el que el cristianismo era aceptado como sinónimo de lo que es recto y conveniente, ha terminado. El mundo donde la ley de Dios era aceptada por todos aunque no siempre la cumpliéramos, ha pasado. Y  Dios mismo ha pasado y ha sido declarado muerto. Vimos cómo al mundo de nuestra adolescencia lo había substituido otro mundo que también está pasando y que estaba asentado sobre cuatro grandes pilares:

 

            1. Los que te dicen que lo que es malo para ti aquí y ahora con suerte mañana será visto como bueno. Y que lo que antes fue malo, ahora ya no lo es (Relativismo).

 

           2. Los que proclaman que nada es intrínsecamente bueno o malo, sino que todo está sujeto a las circunstancias y a tu propio criterio. Que compete a cada comunidad local y a cada persona el determinar la moralidad o licitud de algo (Subjetivismo).

 

              3. Los que rechazan la existencia de un “más allá”, de un mundo espiritual, y en consecuencia de Dios mismo (Naturalismo).

 

           4. Y los que proclaman al hombre y su bienestar como la razón de ser y medida de todas las cosas (Humanismo Secular Ateo).

 

            Estos propugnan la realización personal como derecho, meta y prioridad suprema, rechazando cualquier forma de renuncia, entrega o sacrificio, y para obtener esa realización exigen una libertad a la vez irrestricta e irresponsable. En el campo de la psicología ensalzan la realización personal y presentan el egoísmo como terapia para infinidad de trastornos emocionales. Este Humanismo Secular Ateo es el común denominador de las llamadas corrientes políticas y sociales, llámese; Marxismo, Socialismo y del Capitalismo, que a diferencia del dogma católico, creen encontrar las raíces del mal en el mundo, y la solución de sus problemas, en las estructuras y en los sistemas que lo integran y que lo gobiernan. Del cambio de estructuras y del progreso saldrá el nuevo Paraíso.

 

            En un mundo así, el Cristianismo y Cristo no tienen utilidad alguna. Quedan, en el mejor de los casos, reducidos a algo conveniente para un “más allá”, que los unos rechazan como opio de los pueblos para su compromiso en el “más acá”... y los otros como un obstáculo a la implementación de medidas moralmente ilícitas que juzgan necesarias para el bienestar de los individuos, como el aborto, el  control de la natalidad, el derecho a la homosexualidad como estilo de vida alterno, etc.

 

            En ese período de tiempo, predominan la razón y la ciencia. Sólo se acepta aquello que es científicamente demostrable. Se entiende que la verdad es solo la verdad científica. Por eso es que se excluye lo religioso, lo trascendente, y todo lo que no parezca racional. En ese tiempo el hombre es el centro de todo. Predomina el individualismo y es por eso que se piensa tanto en los derechos individuales y en el éxito individual a expensas de la familia y de las comunidades humanas. Reina el mito del progreso. El mundo va siempre hacia adelante, y toda la humanidad estará cada vez mejor, gracias a la ciencia y gracias a la razón. Esta Modernidad llega a su máxima expresión en lo que se ha llamado la sociedad tecnológica del siglo XX.

 

            Y con todo esto nos adentramos a una nueva era que se inicia a finales de los años setenta y que conocemos como la Post Modernidad de la que hablaremos seguidamente.

 

El Cristianismo de Hoy

Reflexión Semanal nº 67

La Post Modernidad:

            En cierto sentido la Post-Modernidad, lo que ha hecho es llevar a la Modernidad a su máxima expresión, a sus últimas consecuencias. Pero es más que eso. Presenta un cambio completo de esquemas mentales o paradigmas, como le llaman ellos. En éste cambio hay una verdadera revolución y una transformación radical. Nada de lo que alguna vez sirvió como base a nuestra sociedad es aceptado como valor absoluto. Todo necesita ser puesto en tela de juicio y a ser posible cambiado. Deja de absolutizar lo puramente racional pero intenta ir más allá. Y se abre a otros campos cómo lo trascendente, lo religioso, lo emocional, lo metafísico. Y desde luego lo esotérico y cuanta tontería y superstición se ponga de moda.

 

            Como se afirma que la verdad es relativa se aceptan cualquier visión del mundo. El mundo no es necesariamente mejor cada vez, sino que es ambiguo. No es ni bueno ni malo. No hay un código moral que sea objetivo y que sea válido para todos, sino que cada uno escoge su propio código o se lo inventa porque el Dios que creíamos que lo había escrito no existe o se murió. Y además todos nosotros somos dioses, por si no lo sabían.

 

               Otro de sus rasgos es la Globalización. Lo que se dice en un lugar, minutos después se está diciendo en otro. Lo que es moda en un lugar, al día siguiente es moda en otro. Ya no importa dónde esté uno, el mundo es cada vez más igual en todas partes. Uno llega a un aeropuerto y no sabe exactamente a qué país llegó, porque es exactamente igual al de cualquier otro aeropuerto del mundo. Y el resultado es un nuevo tipo de hombre en el que todos se parecen a todos. Paradójicamente, al mismo tiempo surge un nuevo pluralismo. Todos los estilos de vida son válidos, todos los lugares, todas las religiones, todas las creencias, todas las opciones sexuales son válidas, (los homos, los trans, los bi y los neutros). Ha llegado la Nueva Era con su Ideología de Género.

                   

            A Dios ya no se le ataca directamente. Simplemente se le excluye cómo una superstición en la que vos podes creer si te da la gana pero que no debes tratar de imponer a los demás. La sociedad post-moderna se siente desembarazada del cristianismo y lo considera como algo superado. Pero como al mismo tiempo defiende el completo pluralismo, el cristianismo tiene cabida como una corriente más, siempre que no pretenda tener hegemonía en la sociedad. Mientras no haga eso, probablemente se le dejará cierto espacio de movimiento. Al menos hasta hoy.

 

            Este derrumbe de la cristiandad, y este liberarse del cristianismo, mezclado con esa nueva apertura a lo religioso, y a lo no racional, deja entonces amplio espacio para el resurgimiento de una amplia serie de manifestaciones religiosas no-cristianas. Vemos entonces el progreso del Islam, de la religión Musulmana, de centenares de religiones abiertamente paganas como la Nueva Era, un conjunto, una mezcolanza, un sincretismo, un chacuatol de creencias religiosas orientales, esotéricas y ocultistas, que se caracteriza por ese amplio pluralismo de supermercado en que uno escoge lo que le guste y desecha lo que no le gusta.

 

            Este cambio de época se caracteriza por algo mucho más serio que la descristianización de la que hablábamos antes. Es el paso hacia una época post-cristiana en que el sistema de cristiandad se está debilitando. Pero para que no queden tan pesimistas, lean mis próximos artículos.

 

Ecumenismo Hoy - 1ª Entrega

Reflexión Semanal nº 68

            Hoy seguiremos hablando sobre “Las Iglesias Cristianas” como mis lectores coincidieron en pedirme que profundizara.

 

            Como un avance importante en el ecumenismo de hoy pudiera señalar que por lo menos al más alto nivel casi todas las Iglesias cristianas ya coinciden en que la unidad es una de sus responsabilidades ante el mundo. Que podríamos pelearnos sobre todo tipo de cosas, pero que,  partiendo de lo que tenemos en común, partiendo de nuestra fe, podemos prestar un servicio conjunto porque tenemos un mensaje ético de orientación a los hombres, y que llevar juntos ese mensaje es de suma importancia en la crisis de los pueblos.

 

           Tan es así que, en el caso de la unidad entre ortodoxos y católicos, el obispo Gerhard Ludwig Miller, presidente de la Comisión de Ecumenismo de la Conferencia Episcopal Alemana, afirmó que ya se ha alcanzado el 97% . El tres por ciento restantes está formado por la cuestión del primado y de la jurisdicción del Papa.  

 

           Y en respuesta a esto, el lado católico no solo eliminó del escudo del Papa la tiara como símbolo de poder, sino también la denominación "Patriarca de Occidente" de los títulos papales. Ahora el obispo de Roma es sólo el primero entre iguales declarando (en Dominus Iesus, del año 2000) que existen auténticas Iglesias particulares aunque carezcan de la plena comunión con la Iglesia católica al rehusar la doctrina del Primado.

 

        La Ortodoxia reconoce que el obispo de Roma es el protos, es decir, el primero. Esto ya fue determinado desde el Concilio de Nicea. Pero la pregunta es: ¿Tiene o no tareas específicas? Además, todavía quedan enormes diferencias históricas y culturales, más allá de las cuestiones doctrinales, pero lo importante es que ahora ya hay hasta afecto personal entre el Papa y el Patriarca Ortodoxo, que ya se ha alcanzado una unidad interior, y que de ese modo las Iglesias se han aproximado y trabajan en común todo lo que pueden. Y que, por lo demás, procuran enfrentar las diferencias todavía pendientes. Y que, en todo esto, saben también que Dios tiene que ayudarles, que solos no pueden hacerlo...

 

      De todas maneras, el metropolita greco-ortodoxo Augustinos considera posible ya en la actualidad el reconocimiento de un primado honorario del Papa para todos los cristianos. También Johannes Friedrich, obispo de la Iglesia evangélica del Estado federado de Baviera, planteó un reconocimiento restringido del oficio papal como portavoz ecuménicamente aceptado de la cristiandad universal.

 

         Además, los anglicanos han declarado que pueden imaginarse un primado honorario del Papa, entre otras cosas, en la función de portavoz de la cristiandad.

 

         Se trata de un paso significativo. Y es que cuando el papa toma posición ante grandes problemas éticos, el mundo lo toma como voz de la cristiandad. También el papa se esfuerza por hablar, por así decirlo, en nombre de los cristianos, y no poner en primer plano lo específicamente católico. En tal sentido existe la realidad de que, debido a la posición que se ha desarrollado con él en la historia, el obispo de Roma pueda hablar, en cierta medida, por los cristianos en su conjunto. Éste es un factor ecuménico importante que representa exteriormente una unidad interior del cristianismo que nunca se ha perdido del todo.

 

        Sin embargo, este avance no debemos sobreestimarlo: quedan bastantes posiciones antagónicas. Pero su avance debe de ser motivo de alegría y agradecimiento al Señor.

 

         En mi reflexión del próximo sábado abordaremos el tema de la Iglesia de China y de las evangélicas.

 

Ecumenismo Hoy - 2ª Entrega

Reflexión Semanal nº 69

            También en la cuestión de la unidad de la Iglesia en China con el Vaticano se hacen progresos, ya que la casi totalidad de sus obispos han sido reconocidos por Roma. Ambas partes se saben unidas a la comunidad católica. Pero aunque esta unión todavía no ha sido oficialmente reconocida por el Estado, este la acepta como una meta cercana. Y ya que la gran mayoría de los obispos ordenados en el pasado sin el mandato apostólico de Roma, han reconocido al primado, han entrado efectivamente en comunión con Roma.

 

        Son varios los factores de este éxito que nadie esperaba: Por un lado, en los obispos ordenados de forma ilegítima nunca ha estado ausente el profundo deseo de hallarse en unidad con el Papa. Esto le ha posibilitado a la casi totalidad de ellos recorrer el camino hacia la comunión.

 

          Por otro lado, los obispos ordenados en secreto y no reconocidos por la autoridad estatal disfrutan de que el Estado ya ha dejado de encarcelarlos.

 

         Lo que parece haberse vuelto problemático es el diálogo ecuménico con los protestantes. Según la visión de muchos obispos católicos hay partes de las Iglesias protestantes que, bajo la presión de la modernidad, han abandonado muchas de sus tradiciones. Desde los años setenta estos sectores han asumido primeramente una orientación socialista, después de la Nueva Era, y hoy feminista, con tendencia a la integración de la perspectiva de género. El diálogo con ellos, dicen los obispos católicos, se dificulta ante la sistemática presentación de la Iglesia Católica por parte de ellos como atrasada, en contraposición de su alternativa “progresista.”

 

         Sin embargo, para entender bien la situación con los protestantes hay que considerar los múltiples estratos que forman el protestantismo mundial. El luteranismo es sólo una parte del espectro del protestantismo mundial. Junto a ellos están los reformados, los metodistas, etcétera. Después está el amplio y nuevo fenómeno de los evangelicos, que se extienden con enorme dinamismo y están a punto de transformar todo el escenario religioso en los países del Tercer Mundo. O sea que, cuando se habla de diálogo con el protestantismo, hay que tener presente estos múltiples estratos, que varían también entre un país y otro.

 

          Ante todo esto debemos reconocer y lamentar que el protestantismo en general ha dado pasos que más bien lo alejan de los católicos: con la ordenación de mujeres, la aceptación de uniones homosexuales y cosas semejantes. Hay también otras posturas éticas, otros acomodos con el espíritu mundano actual que dificultan el diálogo.

 

         Naturalmente, al mismo tiempo, hay en las comunidades protestantes muchas personas que tienden activa y admirablemente hacia la auténtica esencia de la fe y que no aprueban esta actitud de las grandes Iglesias. Esperamos que estos sectores más ortodoxos (como pudieramos llamarlos) influyan positivamente en sus iglesias particulares para acercar aún más al cristianismo, a fin de que el mundo crea de una vez por todas que Cristo es el enviado del Padre y que Dios nos ama como ama a Cristo, y dar testimonio –no aislado como hasta ahora- sino que unidos todos por la fe y amor a Dios y a los hombres, de que el amor auténtico es la llave para la paz y la convivencia feliz de la humanidad.

 

          La principal fuente para estos tres artículos la obtuve de noticias vaticanas y del libro “Luz del Mundo” del Papa Benedicto XVI.

 

Ecumenismo Hoy - 3ª Entrega

Reflexión Semanal nº 70

           Continuado con mi anhelo de ver (antes de terminar mis días en este mundo) un cristianismo mundial verdaderamente unido,  no me queda más que decirles a ustedes mis queridos lectores que, como cristianos, tenemos que encontrar urgentemente una base común; debemos estar en condiciones de tener una voz común con respecto a las grandes interrogantes del hombre y para dar testimonio de Cristo como el Dios vivo. Tal vez no podamos realizar la plena unidad en un tiempo previsible, pero debemos hacer lo posible a fin de que realmente, como cristianos, cumplamos juntos esta misión, demos juntos un testimonio de unidad.

 

      En el ecumenismo con las comunidades eclesiales de Occidente el Vaticano se concentra en los anglicanos, en la Federación Luterana Mundial, en la Alianza Reformada Mundial, y en el Consejo Metodista Mundial. Las puertas de Roma se han abierto ya para los anglicanos que quieran pasar a la Iglesia católica. Pero además, ahora ha facilitado -por primera vez la constitución apostólica- una estructura jurídica y organizativa propia para Iglesias particulares, ya que antes, la representación de la unidad estaba asociada solamente a la imagen del regreso a la Iglesia latina.

 

           Este paso es concebido por muchos grupos cristianos de todas las denominaciones como muy positivo y como un precedente para otros que quieran seguir los mismos pasos. De todos modos, es un intento de dar respuesta a ese desafío.

 

          Hay que reconocer que esta última iniciativa no partió de los católicos, sino de obispos anglicanos que se pusieron en diálogo con la Congregación para la Doctrina de la Fe y tantearon el terreno para ver de qué forma podría producirse una unión. Dijeron además que compartían plenamente la fe que se describe en el Catecismo de la Iglesia Católica y manifestaron que ésa es exactamente su fe. Por ahora hay que ver en qué medida pueden preservar su tradición propia, su forma de vida propia con todas sus particularidades y evidente riqueza.

 

         A partir de ahí surgió después esa otra admirable flexibilidad de la Iglesia Católica como un ofrecimiento y respuesta a la iniciativa de los obispos anglicanos. ¿En qué medida se lo utilizará y sea capaz de sustentarse en la realidad? ¿Qué desarrollos y variaciones se darán en él? Son cuestiones que hay que esperar y ver. De todos modos, es un signo, digamos, de la apertura de la Iglesia católica.

 

        Ahora bien, concluyendo: si bien el Vaticano parece no estar interesado en crear nuevas Iglesias unidas, desea ferviertemente ofrecer posibilidades para que tradiciones de Iglesias particulares, tradiciones que han crecido fuera de la Iglesia romana, entren en comunión con el Papa y, de ese modo, en la comunidad católica.

 

      Hace unos pocos meses mi comunidad La Ciudad de Dios participó con todos sus miembros en una semana de oración, junto con grupos de todo el mundo y de todas las denominaciones cristianas a favor de la unidad de los cristianos. Y toda una semana del mes de marzo  (las 24 horas de cada uno de los siete días con tres Eucaristías diarias) se dedicó también a orar por varias intenciones de nuestro país, de nosotros, y de nuestra Iglesia (incluyendo la unidad entre los cristianos). La llamamos “El Sitio de Jericó”. Pensé mucho antes de decidirme a testimoniarles lo que nosotros estamos haciendo, pero lo hago por si acaso alguno de mis lectores no sabe cómo contribuir con iniciativas semejantes, lo haga con nuestra arma más poderosa: la oración.

                La principal fuente para estos tres artículos la obtuve de noticias vaticanas y del libro “Luz del Mundo” del Papa Benedicto XVI.

 

Ex-evangélico habla sobre la Virgen

Reflexión Semanal nº 71

             El célebre profesor bíblico -antes pastor evangélico norteamericano- Dr. Mark Shea (ahora convertido al catolicísmo), acaba de escribir en la famosa publicación Patheos un testimonio muy revelador sobre la “Virgen de los católicos”, que ya que estamos hablando sobre el ecumenismo, quiero compartir con mis lectores. Dice el Dr. Shea:

            “Hubo un tiempo en el que me parecía perfectamente obvio que los católicos honraban "demasiado" a María. Todas esas fiestas, rosarios, iconos, imágenes y demás eran excesivamente ridículas. Sí, el Evangelio de San Lucas decía algo de que ella era “bienaventurada”, y sí, yo pensaba que era una buena persona. Pero eso era todo. La gente que la festejaba, o la llamaba “Madre”, o hacía el millón de cosas que la piedad católica anima a hacer rozaba la idolatría. Todo aquello era demasiado. Después de todo, nuestro Salvador era Jesús, no María”.

            “Sin embargo, después de releer el Evangelio de Lucas y de pensar cada vez más sobre la humanidad de Jesucristo, algunas cosas se me empezaron a aclarar. Porque resulta que Lucas dijo más que “algo” sobre María. ¡Él dice que Dios fue concebido en su seno y por tanto fue un hijo de Adán! Esto significa mucho más que limitarse a decir que María fue una especie de incubadora para la Encarnación. ¡Significa que el Logos, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad recibe su humanidad –en su totalidad- de ella!”

            “¿Y por qué esto es importante? Porque si tenemos razón al llamar a Jesús “salvador” es porque el Dios que no podía morir se hizo hombre que sí podía morir. Y eligió hacerlo por medio del “sí” libre de María. Sin María, no hay naturaleza humana de Cristo. Sin naturaleza humana de Cristo, no hay muerte en la Cruz. Sin muerte, no hay Resurrección. Sin Resurrección, no hay salvación. Sin María, todavía estarían ahí nuestros pecados”.

          “Esto me hizo ver a María de forma muy distinta. La Encarnación es muchísimo más que Dios introduciéndose en un envoltorio humano de usar y tirar. Él es hombre para toda la eternidad. Por tanto, su unión con la raza humana a través del vientre de María significa que ella es la madre de todos nosotros (Jn 19, 27)”.

            “Viendo esto, empecé a preguntarme de nuevo: si los católicos honran a María “demasiado”, ¿dónde es que nosotros los evangélicos la honramos “lo justo”? La misma María dijo: “Desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada”. ¿Cuándo fue la última vez que oí en la radio una canción cristiana actual cantada en honor de María? ¿O una oración en la iglesia ensalzándola? ¿Qué tal una minúscula parte de un verso o un articulito en alguna revista distinguiendo a María como bendita entre las mujeres? Hacía siete años que yo era evangélico y nunca había visto más que algo mínimo”.

             “¿Cómo podemos decir que algo es “excesivo” cuando nosotros mismos virtualmente no tenemos experiencia de ello? ¿Y si éramos nosotros, los evangélicos, los que éramos excesivos en nuestro horror a la piedad mariana, y eran los católicos los normales? A juzgar por la sabiduría de los Padres e incluso de Lutero (quien tenía una gran devoción mariana y cuya tumba está decorada con una imagen de la Asunción de la Virgen), me pareció que éramos nosotros, los evangélicos, quienes la teníamos en exceso bastante más de lo que los católicos eran excesivos en su devoción”.

 

            NOTA: El autor es Mark Shea, eminente columnista de Patheos, ateo pero que en 1979 se convirtió evangélico y en 1987 al catolicismo.

 

Evangelizando fuera de los Templos

Reflexión Semanal nº 72

            ¿Se acuerdan de mi primo Manolo Cardenal?

 

          ¿Del que escribí hace un tiempo y que evangeliza y ayuda a combatir la drogadicción y el alcoholismo en centenares de adictos desamparados del mercado oriental?

 

          Pues bien, me lo encontré en la capilla de la UCA en la vela de mi hermano Fernando, y cuando indagué sobre su vida, me puso al día de sus aventuras apostólicas. Me dijo que sus dos puestos en la “tomatera” del mercado seguían atestados de desventurados, pero que las alcohólicas de la zona (que eran muchas) se negaban a asistir buscando ayuda porque -suponía acertadamente Manolo- que no lo hacían porque les daba pena ir a exponer sus miserias ante hombres, a pesar de que se perdían de un almuerzo gratuito. Entonces mi primo consigió hospedaje temporal exclusivo para ellas en el salón de unos hermanos protestantes del mercado. Ya llegan cerca de treinta adictas fijas semanalmente y ya gozan de su propio local, me informó Manolo.

 

        Pero de lo que quería hablarles hoy es de lo que mi primo pudo observar de los evangélicos mientras fue su huesped.

 

          Para solo darme un caso de las actividades religiosas de esos protestantes, me contó de un hombre que lo llevaron todo ensangrentado al salón unas buenas mujeres del barrio. Sucede que –como muchos de ahí me aseguró Manolo- andaba en su tarea de evangelización casa por casa entregando unos folletos propagandísticos de su doctrina, cuando se encontró con un habitante de por ahí que no quiso saber nada de su prédica y le gritó que lo dejara en paz. Pero como el predicador seguía en su perorata la emprendió con un bate de baseball contra nuestro evangélico.

 

        Lo divertido es que el herido no se “sacudió las sandalias” y abandonó el lugar como aconsejaba el propio Jesús,  sino que a pesar de la oposición de las mujeres que lo curaron, quiso regresar donde el pelotero porque no había podido entregarle el mentado folleto. Por lo menos en eso fue prudente y solo lo deslizó debajo de la puerta.

 

          Ahí también, observó Manolo, cómo entrenaban a muchos predicadores de la calle para evangelizar en los buses. Me decía Manolo que esos evangelistas aprovechan lo atestado que van los buses para predicar a una obligada “audiencia captiva” –por así decirlo- porque esos pobres usuarios que transitan en nuestro transporte público no pueden moverse ni un centímetro y tienen que tragarse a la fuerza los sermones de los evangélicos.

 

        Pero constató Manolo que les da resultado. Son tantas las necesidades, privaciones y enfermedades de nuestro pueblo, que más de alguno en el día queda visitando el templo a donde lo invitaron, en busca de oración, de un milagro, de un gesto compasivo, comprensivo, de fraternidad,  humanismo y un poquito de calor humano.

 

        Estos casos que me contó Manolo me han hecho meditar toda la semana. En primer lugar -desde el lado católico- apreciar y admirar hasta en lo más hondo de mi ser la labor que, por unos cuarenta años lleva ya practicando mi primo Manolo en medio de los más necesitados. Precisamente donde trabajan con esa misma gente las hermanitas de la caridad de la orden católica de madre Teresa de Calcuta (que a propósito, va a ser elevada a los altares en estos días).

 

       Y por el otro -desde el lado protestante- la labor evangelística incansable de los evangélicos. ¡Cuánto más eficaces seríamos unidos! Eficaces por las bendiciones prometidas por Cristo ante esa unidad.

 

Más de 300.000 iraquíes se hacen cristianos

Reflexión Semanal nº 73

          ¡Quien lo iba a decir! El país de los ayatolás, la cuna de la revolución islamista, ha surgido un gran manantial de nuevos cristianos. Es un movimiento silencioso pero constante. El cristianismo seduce a muchos musulmanes para los cuales descubrir que Dios es amor está siendo demoledor para sus creencias.

 

             En los medios de comunicación apenas se habla esto y en muchos países ni siquiera es legal pero lo cierto es que se está produciendo una auténtica revolución silenciosa en la que miles de musulmanes se están convirtiendo al cristianismo. Y lo hacen sabiendo que pueden ser rechazados por sus familias, marginados e incluso asesinados.

 

            El periodista y experto en cristianismo en el mundo árabe, el libanés Camille Eid, habla sobre un fenómeno poco conocido pero que no para de crecer cada año y asegura que existe un incremento de las conversiones “tanto en Europa como en los países de mayoría musulmana”.

 

            En una entrevista para Tempi y que recoge ReL, el autor de Cristianos venidos del Islam (Libros Libres) asegura que esto puede ser “la punta del iceberg, puesto que en algunos países la conversión desde el islam está prohibida por ley y no existen registros de este tipo; a pesar de todo, sabemos que también en estos países las conversiones al cristianismo están aumentando”.

 

            Pone como ejemplo al sacerdote francés Pierre Humblot, expulsado recientemente de Irán tras 45 años en el país. Eid afirma que este misionero “ha hablado de trescientos mil iraníes convertidos al cristianismo, un fenómeno de masas. Lo que es increíble, dado que en el país las celebraciones en lengua local están prohibidas”.

 

            Camille Eid también cita a la hija del expresidente de Túnez, Moncef Marzouki, que ha escrito una tesis sobre el fenómeno de las conversiones en este país norteafricano.

 

            El periodista libanés indica que aunque no se puede conocer la verdadera influencia de estas conversiones son “realmente importantes”. “Esto es posible también porque si bien antes los regímenes conseguían frenar con éxito la difusión de la Buena Nueva, impidiendo el proselitismo y la venta del Evangelio, hoy en día con internet es mucho más fácil descubrir los contenidos del cristianismo”, agrega.

 

            El fenómeno también se da en Occidente: en la diócesis de Hamburgo se han bautizado recientemente 196 mahometanos.

 

            Sobre los motivos que llevan a los musulmanes a convertirse al cristianismo, asegura que “junto al descubrimiento del Evangelio del amor y de la verdad, lo que les impulsa a buscar respuestas en otros lugares es un islam cada vez más represivo”. Para los musulmanes, “descubrir que Dios es amor es revolucionario”.

 

            Pero además Camille Eid afirma que en Europa están los registros de la iglesia francesa, que “hablan de 4.000 adultos bautizados al año, de los cuales el 4% se convierte desde el islam. Los datos más recientes de Austria, de abril pasado, nos hablan del bautismo de unos cuarenta sirios, afganos e iraníes”.

 

            El periodista refuta las tesis de los que sostienen que el aumento de conversiones en Occidente se debe a refugiados que buscan asilo político. Por un lado, los refugiados cristianos no están encontrando un apoyo mayor a los musulmanes, más bien al revés.

 

            “Quien lo sostiene ignora los riesgos que corren las personas que se convierten”, relata este libanés, que añade que “entre los conversos franceses, por ejemplo, hay historias de hombres que después del bautismo se han convertido en sacerdotes o que han empezado a hablar de su fe con otros”.

¿Un nuevo Pentecostés? - 1ª Entrega

Reflexión Semanal nº 74

            Desde hace un par de siglos, cada vez más personas han venido cuestionando la existencia de Dios: “Si existe –se preguntan- ¿por qué no se manifiesta?” “¿Por qué no ejerce su poder para que creamos?” Como aquel: “bájate de la cruz y sálvate a vos mismo para que creamos en vos.”

          

          Pero no obstante nuestra arrogancia, creo que eso fue lo que precisamente hizo Dios en los años 70 en todo Occidente. Aunque a pesar de un despliegue de poder nunca visto, muchos siguieron sin creer, o  rechazando esas manifestaciones.

 

           Durante los años 1974 y 1975 fuimos testigo del Bautismo en el Espíritu de miles de personas. Creímos entonces  -y lo seguimos creyendo- que detrás de esa efusión del Espíritu de Dios, sin precedente en muchos siglos, había un propósito muy grande, que algo inmenso se traía Dios entre manos, y algo terrible de proporciones universales tenía que estarse cocinando para que juzgara necesaria semejante efusión.

 

           Pero muchos no entendieron, o no se preguntaron nunca cual sería el propósito de Dios en este Nuevo Pentecostés. Algunos lo utilizaron para su propia diversión. Otros para su propio beneficio. Otros para beneficio de su obra, de su parroquia, y a algunos el demonio les arrebató lo que habían recibido haciéndoles creer que habían tenido una experiencia emocional, no obstante haber proclamado el Papa Juan XXIII como una preparación  (para ser rezada en todas las Misas) la siguiente oración: "Dígnese el divino Espíritu escuchar la alegría que asciende desde los rincones de la tierra: Renueva en nuestro tiempo los prodigios como de un nuevo Pentecostés; y concede que la Iglesia Santa, reunida en unánime e intensa plegaria en torno a María, madre de Jesús y bajo la dirección de Pedro, difunda el Reino del divino Salvador, que es el reino de verdad y de justicia, de amor y paz".

 

            Pero en la mayoría de los cristianos -incluyendo a algunos sacerdotes- esta renovación pasó ignorada. La consideraron incómoda y propia para los inicios del cristianismo primitivo, pero no para el siglo XX. Y no la incorporaron a la Iglesia toda como una efusión o corriente espiritual para todos, nada menos que del propio Espíritu Santo, regalo especial precisamente para la Iglesia, y para estos tiempos, quedando su dirección en algunos seglares de buena voluntad, que sin entender la magnitud y el propósito colosal de su objetivo lo convirtieron en el mundo entero en un movimiento espiritual seglar más.

 

          Pero a pesar del escepticismo con que fue recibido, lo que el Señor hizo con su poder fue algo extraordinario: en un sólo año y solo en Nicaragua cerca de 30.000 personas fueron evangelizadas. Muchos jóvenes dejaron la droga. Muchos matrimonios fueron salvados. Fuimos testigos de todo lo que nos prometió el Señor: Vimos resucitar muertos, caminar a los paralíticos, oír a los sordos, ver a los ciegos, y sanar todo genero de enfermedades y vicios. Vimos los frutos del Espíritu en las personas; como iban siendo transformadas conforme al modo de ser de Cristo. Y vimos al Espíritu manifestándose en la forma de todos los carismas que presenta el Evangelio. (Para serles totalmente sincero, lo único que personalmente nunca vi fue la sanación de leprosos, a pesar de haber orado algunos de nosotros por ellos en varias ocasiones).

 

            Cristo no se conforma con salvarnos, sino que quiere comunicarnos la totalidad de su poder (este pudiera ser otro tema de reflexión más adelante). Necesitamos de su poder para “hacer las mismas cosas que él y aún mayores.” Y para realizar su misión.

 

¿Un nuevo Pentecostés? - 2ª Entrega

Reflexión Semanal nº 75

                A pesar de los prodigios que relaté en mi artículo pasado realizados por Dios y que continúa efectuando en medio de nosotros, lamentablemente muchos ven con desdén a los que creemos en esos dones espirituales reactivados por Dios (en su manera de alabarlo, en sus prodigios y milagros, en sus profecías y expulsión de demonios) llamándonos despectivamente en esta era de la razón como “milagreros.”

 

                    Muchos creen firmemente en todos los conceptos doctrinales revelados en la Biblia, pero inexplicablemente prescinden de lo carismático. Y yo me pregunto: ¿cómo pueden entonces creer en la Biblia, tan repleta de los milagros de Dios realizados directamente por Jesús o por las personas que Dios ha facultando desde el Génesis hasta el Apocalipsis?

 

                   ¿Acaso no es un tremendo milagro la creación del universo y del hombre mismo, en el que para ello se requirieron millones de millones de casualidades imposibles de coincidir espontáneamente? Citaré los milagros más espectaculares que recuerdo de la Biblia: la separación de las aguas del Mar Rojo y demás milagros de Moisés; el maná y otros prodigios en el desierto; la caída de los muros de Jericó y toda la conquista de Israel; los Macabeos; los profetas; Daniel entre los leones; la encarnación de Jesús en una virgen (virgen antes, durante y después del parto); todos sus milagros, incluyendo resurrecciones, multiplicación de alimentos; conversión del agua en vino; caminar sobre las aguas; y exorcismos; su resurrección de entre los muertos; las transformaciones y milagros de los apóstoles; etcétera. 

 

                   Pero para que no crean que mi defensa de esta renovación del Espíritu Santo es una exageración mía, les copio literalmente algunos párrafos del eminente escritor de libros teológicos: el Provincial de la orden Salesiana y sacerdote Hugo Estrada. Dice el padre Estrada en su libro “Los Dones del Espíritu Santo” lo siguiente:

                  “La Iglesia sufre penurias estando sentada sobre una mina de oro: los dones del Espíritu Santo. El poder que Jesús le dejó para realizar su misión. En muchos sectores de nuestra Iglesia hay ignorancia sobre estos carismas espirituales. También entre algunos eclesiásticos. Parece que les tuvieran miedo a algunos carismas.Y todo porque se desconocen o se les enfoca de forma equivocada. No han profundizado en el incalculable valor de cada don que el Espíritu regala a la Iglesia.”

                 “Una Iglesia sin el poder del Espíritu es una Iglesia no equipada para una evangelización eficaz y para enfrentarse a los poderes malignos que quieren destruirla.”

                 “La Iglesia de Jesús solo puede ser carismática, es decir, equipada con los carismas del Espíritu Santo. De otra suerte, no podrá cumplir la misión del Señor. Sin los dones del Espíritu la Iglesia tiene las manos atadas…”  

 

                Y el propio Papa Francisco en su Misa del 14 abril de este año animó a los fieles a ser dóciles al Espíritu Santo y a orar pidiendo su orientación. Dijo textualmente: “En días pasados, la Iglesia nos presentó el drama de la resistencia al Espíritu: los corazones cerrados, duros, necios, que resisten al Espíritu. Veían las cosas… pero se quedaron cerrados a estos signos y opusieron resistencia al Espíritu, justificando su resistencia con una fidelidad a la letra de la ley”. Sin embargo, “hoy, la Iglesia nos presenta lo contrario: la docilidad al Espíritu, que es precisamente la actitud del cristiano, permitiéndole al Espíritu que pueda actuar, impulsar y hacer crecer a la Iglesia.”

                Así sea.

 

El poder, una necesidad absoluta - 1ª Entrega

Reflexión Semanal nº 76

                 Como les dijimos en las Reflexiones anteriores sobre “El Nuevo Pentecostés”, durante esos años  fuimos testigos de todo lo que nos prometió Cristo en sus Evangelios (y seguimos siéndo testigos en nuestra Comunidad, eminentemente carismática). Y es que Cristo vino a este mundo –como ya lo dijimos- con el propósito de salvarnos… pero también con otro propósito. Propósito que hubieramos tenido mucho reparo en referirnos a él por temor a escandalizar.

 

                  Pero reforzando nuestra manea de pensar, me mostró mi amigo Chale Mántica un libro que recogía los sermones de San León Magno, uno de los Padres de la Iglesia, en el que en su sermón Quince, sobre La Pasión del Señor, el santo decía: "El único propósito de todo lo que Cristo hizo y padeció, fue nuestra salvación, y el comunicarle a los miembros de su Iglesia el poder que le pertenece a El como cabeza."

 

                   Cristo no se conforma con salvarnos, sino que quiere comunicarnos la totalidad de su poder. Necesitamos de su poder para que se complete en nosotros la salvación plena de Cristo. Necesitamos de su poder para hacer las mismas cosas que El y aún mayores. Y necesitamos de su poder para realizar en el mundo su misión y crea en Él.

  

                   El tema que dije antes que podía resultar escandaloso es el siguiente: ¿Quién era Cristo para nosotros en nuestros tiempos de incredulidad? ¿Cómo lo concebíamos? ¿Cómo lo entendíamos? Si somos sinceros con nosotros, Jesucristo se nos parecía a un ser de otro mundo, que camina entre nosotros disfrazado de hombre, pero que no es semejante a nosotros. Por eso puede hacer cosas verdaderamente prodigiosas que nosotros no podemos hacer. No somos como él. No suponemos imitarlo, porque nunca haremos las mismas cosas que él.

 

                   Cristo viene entonces a ser un Dios disfrazado de hombre. pero no verdadero hombre. Y si esto es así pretender imitarlo es un absurdo, además de una herejía. La misión que El nos propone es una burla porque está muy por encima de nuestra capacidad. Tomarlo a El como modelo, es utopia. Fue entonces cuando empezamos a conformarnos con imitar a los santos o pedirle a Fray Martín de Porres que hiciera lo que nosotros suponíamos hacer.

 

                   Y sin embargo Cristo no es un marciano (Yo sé que lo que pretendo es nada menos que asomarme al misterio de la encarnación). Cristo es verdadero Dios. Pero nuestra fe lo que nos dice es que es también verdadero hombre. Semejante a nosotros en todo excepto en el pecado. Lo que quizá no hemos comprendido todavía es la magnitud de esa semejanza. No hemos comprendido que Cristo fue identico a nosotros en todo excepto en el pecado.

           

                   Lo que quiero en estas mis reflexiones es meditar con ustedes la manera concreta en la que Cristo quiso hacerse semejante en todo a nosotros. Y esa manera concreta fué que quiso compartir con nosotros nuestra impotencia humana. Que tuvo o quiso depender en todo del poder de Dios. Que para Cristo el Poder del Espíritu Santo fue una necesidad tan absoluta como lo es ahora para nosotros. Que sin El nada podía hacer.

                   Es, además de tanta importancia lo que estamos hablando y tan extenso (como para explicarlo en  esta pequeña columna), que me van a perdonar mis lectores, pero voy a tener que terminar desarrollando el tema...

 

El poder, una necesidad absoluta - 2ª Entrega

Reflexión Semanal nº 77

            Decíamos la semana pasada que lo que quiero es explicarles la manera concreta en la que Cristo quiso hacerse semejante en todo a nosotros. Y esa manera fué que quiso compartir con nosotros nuestra impotencia humana: depender en todo del poder de Dios, que para Cristo fue una necesidad tan absoluta como lo es para nosotros.

 

            Desde el principio, es engendrado en el vientre de María "por obra y gracia del Espíritu Santo” (como dicen las Escrituras). La Vida de Dios estaba en El, pero no había sido ungido con el Poder para realizar su misión. Por eso no hace milagros, ni enseña, ni dejará una huella a su paso hasta que es ungido con el Espíritu Santo en el Jordán. Para que no se escandalicen, es el mismo San Pedro quien lo dice en Hechos.10,37-39: "Uds… saben que Dios llenó de poder a Jesús, y que Jesús anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que sufrían bajo el poder del diablo. Esto pudo hacerlo porque el poder de Dios estaba con El, y nosotros somos testigos de lo que hizo Jesús.”

 

            Inmediatamente después de su Bautismo en el Jordán, leemos en Lucas: 4: “que regresó lleno del Espíritu, y que fué conducido por él al desierto, para ser tentado por el demonio.” En el desierto el Señor vencerá sobre el demonio. ¿Con que poder? Nos lo dice el mismo Cristo en Mateo 12,28: "Porque si yo expulsó a los demonios por medio del Espíritu de Dios, esto significa que el Reino de Dios ha llegado a Uds.."

 

            Sus primeras palabras al regreso del desierto las pronuncia en Nazaret (Luc 4,18): "El Espíritu de Dios está sobre mi, porque él me ha ungido, para llevar la buena noticia a los pobres…"

 

            Cristo es ungido por el Espíritu, para evangelizar. Por eso unos versículos más adelante leemos que (Luc 4,32 ) "toda la gente estaba asombrada ante sus enseñanzas, porque hablaba con poder."

 

            A los Apóstoles les comunicará su secreto: (Mateo 10, 19‑20) "No se preocupen por lo que han de decir... pues no serán ustedes los que hablen, sino que el Espíritu del Padre hablará por Uds.."

 

            Las últimas palabras de Jesús serán "En tus manos Señor encomiendo mi Espíritu.”

 

            Por eso decía San Pablo que es el Espíritu de Dios quien resucitó a Jesus (Rom 8, 11): “si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús vive en ustedes el mismo que resucitó a Cristo dará nueva vida a sus cuerpos mortales por medio del Espíritu de Dios que vive en ustedes…”

 

            Podría citar otros párrafos de la Escritura, pero estos bastan para ilustrar lo que quería decirles: Cristo viene a nosotros como verdadero hombre. Impotente como nosotros.

 

            Cristo no es un actor. No es un Dios disfrazado de hombre, como Júpiter, para burlarse de nosotros, ni trae un guión que viene a leer como en una telenovela, sino un Dios hecho verdadero hombre, que necesita ser guiado y conducido por el Espíritu para poder hacer lo que tiene que hacer.

 

            Tenemos la omnipotencia misma de Dios habitando dentro de nosotros. El Espíritu de Dios que el día de la creación se cernía sobre las aguas, es el mismo que se nos ha dado para la construcción de un mundo nuevo. Cristo no se burlaba de nosotros cuando nos decía que podríamos hacer las mismas cosas que El y aún mayores, sino que espera que las hagamos, puesto que nos ha dado para hacerlas, lo mismo que El recibió del Padre.

 

El mundo y nuestra Iglesia - 1ª Entrega

Reflexión Semanal nº 78

            Aceptando de antemano lo aventurado y arriesgado de caer en el simplismo, desbalance o inexactitud al tratar de sintetizar en esta pequeña columna una descripción del mundo y de nuestra querida Iglesia desde mi limitado punto de vista personal y seglar. Pero por petición de algunos de mis lectores, me atrevo a hacer mi propia semblanza.

 

            Ante todo, debemos partir y agradecer a Dios por la calidad de nuestro clero: la brillantez, el indiscutible amor y compromiso con su pueblo de nuestros Obispos y gran valentía de algunos de ellos. Es notoria también la virtuosidad de casi todos nuestros sacerdotes, su ejemplar entrega al cuido espiritual de sus feligreses; su humildad, porque a casi todos les ha tocado compartir la pobreza de sus conciudadanos. Me consta que para algunos, de forma heroica. Pero el principal sacrificio que exige esta vocación es la soledad. Muchos de ellos me han confiado que el problema del celibato se queda chiquito comparado con la soledad, aún para los que viven en comunidad.

 

            Reconozco que lo bueno es enemigo de lo perfecto y que estas personas consagradas totalmente a Dios para servir por entero a su prójimo, no son ángeles sino hombres como ustedes mis lectores y el que escribre, sometidos a nuestras mismas debilidades e imperfecciones propias de una naturaleza caída por el pecado.

 

            No obstante lo anterior, y aunque sé que yo no soy nadie para pedir nada ante personas tan dignas de reconocimiento y agradecimiento, aspiro y me ilusiona por amor a mi Iglesia, verla dar un paso más adelante en santidad. Por ejemplo, me preocupa la debilidad de algunos sacerdotes con respecto a las tentaciones que está ejerciendo el poder político en ellos.

 

            Me gustaría también  una mayor preparación en sus homilías y más impregnadas de la vida real. Me apena oír un sermón aburrido. Y generalmente no porque el predicador sea un mal orador, sino que muchas veces dan la sensación de que no sienten lo que dicen. Yo no sé qué pasa, porque todos los sacerdotes que conozco están apasionados por Jesús, pero a algunos no se les siente cuando predican sus homilías. De tal manera que, como escribió a propósito el sacerdote español M. Descalzo: “si yo fuera profesor de un seminario me preocuparía menos de que los alumnos se convirtieran en buenos oradores, como de que hablaran con el corazón, de cómo están viviendo lo que están predicando, de sus experiencias con Dios y con el prójimo.” Pero lo que algunas veces se encuentra uno es a eruditos bíblicos, teóricos de la fe, sabios en doctrina y moral. Muy ilustrados, y puede que uno salga de ahí sabiendo algo más… pero nada más.

 

                También, como les insiste el Papa Francisco, deben salir más a la periferia y traer de vuelta a tantos alejados. Me contaba un Monseñor muy amigo mío que en una de las pasadas Semanas Santas, junto con un grupo de Seminaristas recorrió parte de los barrios circundantes de la carretera Viaje a León con la misión de reconquistar tantos disidentes, y el éxito fue total: Todos los que recibieron su predica regresaron entusiasmados al ceno de nuestra Iglesia… ¡y fueron centenares! Seguramente eso es lo que están necesitando, que tanto sacerdotes como laicos, nos acerquemos a ellos con el ofrecimiento de una vida comunitaria comprometida, calor humano, más desprendimiento y compromiso caritativo. Esto están encontrando de algunos otros lugares (es verdad que junto con muchas otras fallos humanos). 

El mundo y nuestra Iglesia - 2ª Entrega

Reflexión Semanal nº 79

                Otra reflexión mía sobre este mismo tema es que debemos atraer a los hombres, atraerlos con una predicación más masculina y viril. Convencerlos de que el cristianismo es cosa de hombres, de muy hombres (y de mujeres muy mujeres): es dar la vida por lo que se cree (como literalmente lo están haciendo los nuevos mártires cristianos de Siria y países vecinos ocupados por terroristas). Es ser otros Cristos (el hombre más hombre que conozco). Y es que es más fácil devolver el golpe que poner la otra mejilla; es más fácil planear la venganza que perdonar y amar al enemigo. Es más fácil beberse en guaro el salario con los amigos que destinarlo desinteresada y responsablemente a las necesidades de la familia.

 

            Mi modesta sugerencia a mis amigos párrocos: Prioricen en sus homilías y en su evangelización a los hombres, principalmente a los jóvenes varones y pónganlos en posiciones de liderazgo. Me consta que si las acaparan las señoras, ahuyentan a los señores. Si las dominan los hombres, atraerán a las mujeres.

  

            Sería conveniente también de parte de algunos párrocos una mayor comprensión, utilización y respeto a los respectivos carismas, llamado y espiritualidades de los distintos movimientos seglares; aceptar y usufructuar como vitales y propios de la Iglesia los dones carismáticos del Espíritu Santo. No solo tolerarlos como expresiones incómodas y peligrosas ya superadas y abandonadas a movimientos seglares particulares, distinto a como lo han venido pidiendo nuestros últimos Papas, especialmente ahora el Papa Francisco, quien el 14 de marzo pasado aprobó una carta (Iuvenescit Ecclesia) para todos los Obispos católicos del mundo de la Congregación de la Doctrina de la Fe, de la que les copio a continuación algunos párrafos relevantes:

            “La Iglesia rejuvenece por el poder del Evangelio y el Espíritu continuamente la renueva, edificándola y guiándola con diversos dones jerárquicos y carismáticos. El Consilio Vaticano II ha subrayado la maravillosa obra del Espíritu Santo que santifica al Pueblo de Dios, lo guía, lo adorna con virtudes y lo enriquece con gracias especiales para su edificación… De esta fuente manan los dones de revelación y las gracias de curar, y todos los demás carismas con que la Iglesia de Dios suele estar adornada…”

            “…El Santo Padre Francisco recuerda que en esta tarea de la nueva evangelización es más necesario que nunca reconocer y apreciar los muchos carismas que pueden despertar y alimentar la vida de fe…”

            “…Tanto antes como después del Concilio Vaticano II han surgido numerosos grupos eclesiales que constituyen un gran recurso de renovación para la Iglesia y para la urgente conversión pastoral y misionera de toda la vida eclesial…En esta perspectiva, los grupos de fieles, movimientos eclesiales y nuevas comunidades proponen formas renovadas de seguimiento de Cristo, llevando a los nuevos contextos sociales la atracción del encuentro con el Señor Jesús. Juan Pablo II, reconoció en ellos una respuesta providencial suscitada por el Espíritu Santo reconociéndolo como una novedad inesperada, a veces incluso sorprendente… y de cuya existencia el corazón de la Iglesia se llena de alegría y gratitud…”

                “…Estos carismas (concluye el documento vaticano) deben ser recibidos con gratitud y consuelo. Consideraciones similares se encuentran también en el Decreto conciliar sobre el apostolado de los laicos. El mismo documento señala cómo tales dones no deben ser considerados como opcionales en la vida de la Iglesia; más bien la recepción de estos carismas procede a cada uno de los creyentes el derecho y la obligación de ejercitarlos para bien de los hombres y edificación de la Iglesia.” 

La ideología de Género

Reflexión Semanal nº 80

            Aunque ya en tres de mis reflexiones me he referido someramente al nuevo peligro de “La Ideología de Género” (La Radicalidad del Cristianismo, El Relativismo, y Aterrizando), y lo hice más a fondo el 30 de mayo con “El Feminismo Radical”, algunas personas me han pedido que les explique más claramente cómo es esa ideología, cosa que voy a tratar de completar hoy para ustedes. Igualmente, voy a publicar dentro de unas semanas sobre “La Nueva Era” de la que también me han pedido que profundice.

 

           Las feministas “de Género” sostienen que el sexo es un producto social, que una mujer es mujer porque se viste con faldas y porque cuando era pequeña le daban muñecas para jugar, y que el hombre es hombre porque lo vistieron con pantalones y le dieron un balón. Por eso es que ahora en un país de Europa los catálogos de juguetes deben presentar a niños jugando con muñecas y a muchachas con pistolas y rifles.

 

            Pero a pesar de la fuerza propagandista del feminismo, este solo ha resultado en una confusión masiva. Hoy hombres y mujeres no tiene ni idea quién debe hacer qué. Y parece mentira, pero una buena parte de los legisladores y formadores de la opinión pública, ya han sido seducidos a esa causa. Cuentan además con cuantiosos recursos financieros de instituciones de prestigio mundial como las Naciones Unidas.

Todo este disparate se da a pesar de que es evidente que no sólo son diferentes en lo físico sino que difieren en casi todas las formas en que se relacionan. Tienen diferentes habilidades comunicativas, diferentes reacciones emocionales. Sin embargo, el hecho de que seamos diferentes no significa que uno es mejor que el otro. En realidad, la propia existencia de la humanidad depende de esas diferencias. Esas diferencias son complementarias y son parte de la riqueza y designio de la humanidad.

 

            Pero no conviene generalizar. Hay muchos matices de feminismo, desde los que iniciaron a mediados del siglo pasado su legítimo movimiento (a favor de una legítima igualdad en cuanto a justicia salarial, política y de oportunidades), hasta lo que tenemos ahora, en que ideologías más agresivas y extremistas, como "la de género" progresivamente han venido suplantando a las originales con una tendencia declarada –no de justicia, sino de odio hacia los hombres y que su meta ya no es la de igualarse a ellos, sino la de suplantarlos totalmente en sus roles tradicionales por "inadecuados e inútiles". Curiosamente odian también a las mujeres femeninas a quienes consideran traidoras.

 

            Sobre el odio hacia los hombres, escuchen unas cuantas declaraciones escritas de representativas de las más connotadas lideresas del movimiento de género:

"Yo creo que el odiar a los hombres es un acto político honorable, que las oprimidas tienen el derecho de clase de odiar a la clase que las oprime". -Robin Morgan. Editora de la revista “Ms.” La más representativa del movimiento.

"Yo quiero ver a un hombre golpeado hasta convertirse en una masa sanguinolenta con un zapato tacón alto ensartado en la boca, como una manzana en la boca de un cerdo". -Andrea Dworkin.

"Cuanto más famosa y poderosa me convierto obtengo más poder para dañar a los hombres". -Sharon Stone.

"La proporción de hombres debe ser reducida a aproximadamente al 10% de la raza humana" - Sally Miller Gearhart.

 

            Si ustedes consideran que estas declaraciones se han pasado de la raya por agresivas y radicales, sepan que tengo otras impublicables por lo vulgar y extremistas.

 

La ideología de Género daña a los Niños

Reflexión Semanal nº 81

             Esta demoledora denuncia fue publicada el 25 de marzo de 2016 nada menos que por el Presidente y más importantes directivos del Colegio Americano de Pediatría de los Estados Unidos. A continuación les presento el documento:

            “Como Representantes del Colegio Americano de Pediatras urgimos a los educadores y legisladores a rechazar todas las políticas que condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto. Son los hechos y no la ideología quienes determinan la realidad. La sexualida humana es un rasgo biológico y objetivo binario: son marcadores genéticos saludables, no los marcadores genéticos de un trastorno. La norma del diseño humano es ser concebido como hombre o como mujer. La sexualidad humana es binaria por definición, siendo su finalidad obvia la reproducción y crecimiento de nuestra especie. Este principio es evidente por sí mismo. Los extraordinariamente raros trastornos de desarrollo sexual, entre ellos la feminización testicular y la hiperplasia suprarrenal congénita, son desviaciones de la norma sexual binaria, todas ellas medicamente identificables y directamente admitidas como trastornos del diseño humano. Los individuos con trastornos del desarrollo sexual no constituyen un tercer sexo.”

            -Y siguen declarando-: “Nadie nace con un género. Todos nacemos con un sexo bilógico. El género (la conciencia y sentimiento de uno mismo como hombre o mujer) es un concepto sociológico y psicológico, no un concepto biológico objetivo. Nadie nace con conciencia de sí mimso como hombre o mujer; se desarrolla con el tiempo y, como todos los procesos de desarrollo, puede desviarse a consecuencia de las percepciones subjetivas del niño, de sus relaciones y de sus experiencias adversas. Quienes se identifican como “sintiéndose del sexo opuesto” o como “algo intermedio” no conforman un tercer sexo. Siguen siendo hombres o mujeres biológicos.”

            “Cuando un niño sano cree que es una niña, o una niña sana cree que es un niño, existe un problema psicológico objetivo que reside en la mente, no en el cuerpo, y debe ser tratado en consecuencia.”

            “La pubertad no es una enfermedad, y los bloqueadores hormonales pueden ser peligrosos. Reversibles o no, los bloqueadores hormonales inducen un estado de enfermedad –la ausencia de pubertad- e inhiben el crecimiento y la fertilidad en un niño que antes era bilógicamente sano.”

“Según el DSB-V, hasta un 98% de niños con género confuso y hasta un 88% de niñas con género confuso aceptan finalmente su sexo biológico tras pasar la pubertad de forma natural.”

            “Los niños que utilizan bloqueadores hormonales para reasignación de sexo necesitarán hormónas cruzadas (testosterona y estrógenos) que se asocian con riesgos para la salud, entre ellos hipertensión, coágulos de sangre, derrame cerebral y cáncer. Las tasas de suicidios son veinte veces mayores entre los adultos que utilizan hormonas cruzadas y sufren cirugía de reasignación de sexo, incluso en Suecia, que se encuentra entre los países con mayor respaldo LGRT.”

            “Condicionar a los niños a creer que es normal estar toda la vida sustituyendo -química y quirúrgicamente- su propio sexo por el opuesto constituye un abuso infantil. Respaldar la discordancia de género como algo normal a través de la educación pública y de las políticas legales confundirá a hijos y padres, llevando a muchos niños a acudir a “clínicas de género” donde les administren fármacos bloqueadores hormonales. Esto, a su vez, virtualmente asegura que ellos “eligirán” recibir hormonas cruzadas cancerígenas o de un modo u otro tóxicas, y probablemente considerarán innecesariamente, cuando sean adultos, la mutilación quirúrgica de sus órganos sanos".

 

Gnosticismo, dinero e ideología de género

Reflexión Semanal nº 82

Palabras del Papa Francisco en Cracovia:

 

1.      Descristianización y gnosticismo

"El problema más grave de esta secularización es la descristianización: apartar a Cristo, apartar al Hijo. Yo rezo, yo siento… y nada más. Esto es gnosticismo. Un Dios sin Cristo, un pueblo sin Iglesia. ¿Por qué? si la Iglesia es la madre, la que te da la vida, y Cristo es el hermano mayor, el Hijo del Padre,  que te remite al Padre, que te revela el nombre del Padre. Una Iglesia huérfana".

2.       Un obispo disponible

"La cercanía más importante: con los sacerdotes. Si el sacerdote se siente huérfano… comienza a dar vuelta.  Que el sacerdote sienta que tiene un padre. Si quitamos a los sacerdotes la paternidad, no podemos pedirles que sean padres. La obra del Padre es ser Padre, obispo-padre".

3.       Los abuelos, memoria de la fe

"Los abuelos tienen la memoria de un pueblo, tienen la memoria de la fe, la memoria de la Iglesia.

¡No excluyáis a los abuelos! En esta cultura del descarte, tan descristianizada, se descarta lo que no sirve, lo que no funciona. ¡No! Los abuelos son la memoria del pueblo, son la memoria de la fe".

4.       La ideología del dinero.

"El hombre y la mujer ya no están en la cima de la Creación, su puesto lo ha ocupado el ídolo del dinero, y todo se compra y se vende por dinero. En el centro, el dinero. Se explota a la gente. Porque es una economía líquida, que favorece la corrupción".

5.       La parroquia es necesaria, pero una parroquia "en salida"

"¡La parroquia sigue siendo válida! Debe continuar: La parroquia es precisamente la casa del Pueblo de Dios, en la que vive. ¡El problema es cómo hacer que la parroquia funcione! ¡Hay parroquias con secretarías parroquiales que parecen ‘discípulas de Satanás’, que espantan a la gente! Parroquias con las puertas cerradas. Pero hay también parroquias con las puertas abiertas, parroquias donde, cuando alguien viene a preguntar, se dice: ‘Sí, sí,. ¿Cuál es el problema?’ Y se escucha con paciencia… ¡porque ocuparse del Pueblo de Dios es fatigoso.

Hay siempre alguien en el confesionario? En las parroquias  si hay un confesionario con la luz encendida, la gente siempre va. ¡Siempre!

Hay quien dice que la parroquia ya no sirve, porque ahora es la hora de los movimientos. ¡Esto no es verdad! Los movimientos ayudan, pero los movimientos no deben ser una alternativa deben ayudar en la parroquia, sacarla adelante.

Si no vas a buscar a la gente, si no haces un acercamiento, la gente no viene. Y esto es el discípulo misionero, la parroquia en salida. Salir a buscar, como hizo Dios, que envió a su Hijo a buscarnos".

6.       La ideología de género

“Condenen a la ideología de género "con nombre y apellidos." Citándo a Benedicto: En Europa, en América, en América Latina, en África, en algunos países de Asia, hay auténticas colonizaciones ideológicas. ¡Y una de ellas –lo digo claramente con ‘nombre y apellidos’- es la ideología de género! Hoy a los niños (¡a los niños!) se les enseña esto en el colegio: que cada uno puede escoger su sexo. ¿Y por qué enseñan esto? Porque los libros son de las personas e instituciones que te dan el dinero. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes. Y esto es terrible.

 

La Nueva Era

Reflexión Semanal nº 83

        Del libro “La Conspiración de Acuario” de Marilyn Ferguson, la proclama del “New Age” extraigo los sigientes párrafos:

 

        “Una extensa y poderosa red, que carece de dirigentes, está introduciendo un cambio radical en el mundo. Sus miembros han roto con aspectos claves del pensamiento occidental y pueden quebrar hasta la misma continuidad con la historia. Es la Conspiración de Acuario. Se trata de una conspiración sin doctrina política, que buscan el poder sólo para destruirlo, y que se vale de estrategias pragmáticas, pero con una perspectiva muy cercana a la mística.”

         “El inmenso e imparable movimiento que se nos viene encima no es un nuevo sistema político, religioso ni filosófico. Es una nueva mentalidad, una nueva visión del mundo, en cuyo marco hay cabida tanto para la ciencia como para las concepciones más antiguas.”

        “Hay legiones de conspiradores. Los hay en corporaciones, en universidades, en hospitales, en el profesorado, en fábricas, en consultorios, en los gobiernos, dentro de la Casa Blanca, en las Cámaras legislativas, y en prácticamente todos los centros de toma de decisiones. Estamos en la era del cambio del cambio.” (Hasta aquí el documento oficial de la Nueva Era).

           El “New Age” no es la Post Modernidad pero podemos verlo como la mentalidad o el alma de ella. No es una secta, ni una religión. No es una organización. Ni sigue lineamentos unánimes. No es ni ciencia ni filosofía, aunque se cobija de argumentos pseudo‑científicos y discursos confusos que combinan ideas filosóficas y teológicas.

 

            En el campo de la ecología el New Age ha desarrollado su propia visión de la relación entre el hombre y el planeta. Niega la diferencia entre la existencia humana y la no‑humana y habla de una ígualdad en la cual una montaña, una flor o una tortuga tienen el mismo derecho a la realización propia que un hombre. Afirma que el universo está manejado por un espíritu unico y guiado por una conciencia universal de la que el hombre es meramente otro participante. Fomenta el culto religioso a la naturaleza o a la madre‑tierra como si fuera una realidad divina.

 

            Se niega la noción de un Dios personal y se cree en una fuerza divina impersonal que es todo y que está en todo. Por eso nosotros somos Dios. Creen en la reencarnación, el esoterismo y ocultismo. Prometen un poder sobre-natural y un actuar sobrehumano. Creen en la adivinación, los horóscopos, el eneagrama de los Sufis, la quiromansia, la himnosis, la magia, el espiritismo, la proyección astral, el Control Mental método Silva, la astrología, la ufología (investigación de los ovnis), el poder de los cristales, las pirámides y las rocas. La lista es interminable.

 

            Pero hay ciertas cosas que no dan risa como es el Channeling, que es un paso mas allá del espiritismo. Ya no invocan un espíritu sino para ser poseidos por él y actuar como canales suyos.

 

            Queridos lectores, no me es posible darles una idea total del contenido del New Age por falta de espacio, pero espero haber ilustrado el común denominador de esas locuras. Se trata de una nueva mentalidad (paradigma dicen ellos) que pretende la negación de todos nuestros valores, incluyendo nuestra fe.

 

            El Obispo Primado de México escribió: “Si no fuera una realidad tan insidiosa y bien camuflada, quizá no me preocuparía tanto, ya que el enemigo que se presenta como tal, a todos nos pone inmediatamente en guardia. Pero el hecho de que se disfracen con tanta astucia y que logre contaminar tantos aspectos de nuestra vida sin llamar la atención me hace temer, sobre todo por los más vulnerables.”

 

El Reiki puede abrir las puertas a Satanás

Reflexión Semanal nº 84

            El sacerdote exorcista oficial de la Arquidiócesis de La Plata (Argentina), P. Alejandro Díaz, advirtió a los católicos los peligros de la práctica del Reiki y explicó que hacerlo abre las puertas “a la acción satánica”.

           

            Según señala el diario El Día, el presbítero hizo esta afirmación en una reciente conferencia sobre el tema con el aval del Arzobispado. “El reiki –dijo– es una práctica que dice manejar ‘energías’, en vista a mejorar la calidad de vida de personas que padecen diferentes enfermedades. Se la considera una ‘terapia alternativa’ y ya la Conferencia Episcopal de Estados Unidos advirtió sobre sus peligros”.

 

            Hay que tener en cuenta que es una práctica que invoca espíritus malignos y le abre la puerta al Mal, aunque la mayoría de las veces quien se la abre no lo hace de manera consciente. "Es como un niño que juega a la quija y, sin quererlo, termina llamando al diablo”, aseguró.

 

            El reiki es una técnica de “sanación” difundida en Occidente como una alternativa más de la nueva era o new age. Se basa en la "energía vital universal" y de ahí su nombre: "ki" significa energía vital, y "rei", universal. Esta energía, que se puede emitir por las manos, tiene potencia sanadora.

 

            Para los defensores del Reiki, las enfermedades son trastornos de naturaleza espiritual, no orgánica ni física. Su iniciador fue el japonés Mikao Usui (1865-1926), y su divulgadora más importante fue Hawayo Takata (1900-1980). Tiene dos ramas principales, una dirigida por Barbara Weber Ray y otra fundada por Phyllis Furumoto, nieta de Takata.

 

            En declaraciones a El Día, la especialista en Reiki, Ruth Mosqueda, afirma que esa técnica “es un proceso de encuentro entre dos energías: la energía vital y nuestra energía física, y es ante todo una herramienta muy efectiva en la que se ayuda a desbloquear las energías estancadas. No se practica culto a nadie, no tiene raza ni credo. Se trata de una práctica terapéutica reconocida por la Organización Mundial de la Salud, así que no se entiende por qué este ataque incoherente de un sector de la Iglesia Católica” -declaró la Sra. Mosqueda-.

 

            En la actualidad, se estima que más de cien mil argentinos practican esta técnica.

 

            Sobre el Reiki, el sacerdote Alejandro Diez, señaló también que “un católico que ponga su confianza en el reiki está cayendo en superstición. Además, la persona que lo practica se expone a nefastas influencias, obsesiones, vejaciones y perturbaciones diabólicas”.

 

            “Dado que no se justifica acceder al reiki desde la ciencia ni desde la fe, los católicos deben abstenerse de esta peligrosa técnica porque lo único que están haciendo es abrirle la puerta a la acción satánica”, -terminó alertando el padre Alejandro Díaz-.

 

            Reproduzco esta denuncia porque el Reiki ya llegó a nuestro país -es verdad que con otros nombres- y camuflado dentro de las prácticas de “La Nueva Era”, como un simple e inocente método alternativo para incrementar en la persona sus “energías positivas” (?).

 

Más sobre el Reiki

Reflexión Semanal nº 85

            El Reiki es un instrumento del demonio que produce depresión, angustia, tristeza, dice un sacerdote Padre Ghislain Roy,  discípulo del famoso sacerdote Emiliano Tardiff, uno de las personas con el don de sanación más conocidos de América.

 

            El sacerdote Roy afirma que la sanación del cuerpo, del alma, de la mente, que Dios otorga a quien tiene fe, no sólo es real sino necesaria de ser proclamada como una de las alegrías del Evangelio.

 

            Es habitual que en todos los encuentros, eucaristías y retiros que predica, miles de personas acudan en cada país que el sacerdote Ghislain Roy visita. Como ocurría con Jesús, pecadores y enfermos son los primeros que van tras sus pasos.

            Dice el padre Roy:

            - Cuando miramos a los evangelios vemos que Jesús lo primero que hace es liberar espíritus inmundos y después nos damos cuenta que en las sanaciones que él  hace, ciertas enfermedades están vinculadas a la presencia de espíritus. También en algunas sanaciones él empieza dando órdenes al espíritu, para liberar a la persona de su enfermedad física.

             - Sobre el Reiki, la llamada sanación pránica u otras técnicas que afirman canalizar energía sanando así a las personas, afirma el padre Roy:

             - Observemos todas esas supuestas energías o esas prácticas, la persona que las ejerce va en busca de energías externas diciendo que estarían presentes en el cosmos; pero en realidad la mayoría de estas cosas son energías ocultas, que llaman a espíritus ocultos. Cuando el centro ya no es Cristo, cuando estás fuera de Cristo, ahí no hay sanación verdadera. El Señor lo ha dicho: sin mí no podéis nada.

              - Muy a menudo recuerdo a las personas que durante un congreso de exorcistas en Roma dos personas dieron su testimonio de haber sido sanadas, liberados del demonio del Reiki y de la pornografía. Hoy el Reiki y la pornografía están extendidos por todo el mundo.  

              - Algunas personas son críticas. Al leer su anterior respuesta recordarán la imagen del sacerdote que impone las manos y también la imagen del maestro o maestra de Reiki que impone las manos. El maestro parece una persona buena y dirán ¿qué hay de malo? También hay carismáticos, laicos, que imponen las manos. ¿Qué entiende la Iglesia por sanación?

              - La Iglesia cree y comprende lo que hizo Jesús en el Evangelio… Dice el Señor: "Estos son los signos que acompañarán a los que hablen en mi Nombre, a quienes creen en mí expulsarán espíritus inmundos, sanarán a  los enfermos". Los que hayan creído en Jesús, que hayan puesto su confianza en Jesús. Esperamos entonces que los sacerdotes y los laicos católicos pongan su entera confianza en su Señor, en Jesús, porque ellos no son dueños de esa sanación, sino que pertenece, viene, como un regalo de Dios. El Reiki –por el contrario- viene de ti mismo pretendiendo sanar. Y eso no está reservado sólo para los sacerdotes y laicos comprometidos, sino también a toda persona que crea, porque lo que cuenta es su fe en Jesús. La primera pregunta que haría a quien diga tener dones de sanación es: ¿Vas a comulgar? ¿Tomas tiempo para adorar? ¿Apoyas toda tu fe en el Señor? Como decía el padre Emiliano Tardiff, conocido en todo el mundo por el carisma de sanación que Dios manifestaba por su medio: “Somos sólo los guantes de goma, donde Dios pone sus manos para sanar Él”.

(Potaluz27 agosto 2016)

 

La Virgen María I

Reflexión Semanal nº 86

             Les escribo de nuevo sobre la Virgen “de los católicos” en atención a insistentes sugerencias de muchos lectores católicos amigos y discrepancias –también insistentes- hacia nuestra manera de pensar sobre ella de evagélicos, muchos de ellos también amigos.

 

            Cuando yo era pequeño, para mí los protestantes eran el demonio, y una vez  –con otros amigos y primos- hasta le tiré piedras a la casa de unos niños vecinos evangélicos.

 

            No obstante, en mi juventud, mi concepción hacia ellos cambió radicalmente. Se habían  ganado mi admiración. En su inmensa mayoría eran honrados, conocían algo de la Biblia, no bebían guaro, no fumaban, y ni siquiera bailaban nuestras canciones eróticas.

 

            Pero ahora que los últimos Papas se han declarado abiertamente ecuménicos, y muchísimos católicos ya ven con agrado ese movimiento, ellos -los evangélicos de América Latina- son los que nos tiran piedras. Ya no como las mías, pero piedras de condena y rechazo, por su animadversión mariana, acusándonos de idólatras. No se han atrevido a atacar abierta y públicamente al ecumenísmo, pero pareciera que en lo privado sienten horror por la tendencia de sus líderes mundiales hacia la unión con los católicos, e inclusive también hacia la unión con los otros protestantes. Se sienten amenazados en su seguridad sectaria y en sus éxitos proselitístas basados frecuentemente en un recalcitrante anticatolicismo.

 

             Yo sostengo que la Biblia no debía ser para discutir sino para edificar, (2 Tim. 2,23-24), pero creo que no se puede dar gloria plena a Dios quitándole honra a María, pues la honra de María es la gloria de Dios, ¡es su madre! ¡María no está muerta! Vive junto a su Hijo y junto al Padre. Amemos  a María y ella nos llevará al Jesús que todos buscamos. Ella lo conoce mejor que nadie: lo llevó en su vientre, lo alimentó, lo cuidó, y lo acompañó junto a la cruz. Nadie conoce más a Jesús que María.

 

            Les dedico, pues, a todos ellos estas líneas, no para polemizar, sino para que católicos y evangélicos conozcamos mejor, basados en las Escrituras, por qué la veneramos (no adoramos), por qué la amamos como nuestra madre y la honramos como nuestra reina.

 

             ¿Quién es la Virgen María según la Biblia?:

            María es aquella mujer, elegida por Dios «entre todas las mujeres» (Lucas 1,28), y «llena de gracia» (Lucas 1,28) para una misión única e irrepetible: el Espíritu Santo «vino sobre ella» y el poder de Dios la «cubrió con su sombra» (Lc 1,35), de modo que, siendo virgen (Lc 1,27.34), engendró un hijo en sus entrañas, «llamado Hijo de Dios» (Lc 1,35). Si por Eva entró el pecado en el mundo, ahora, por medio de la fe, la obediencia y el amor de María, nos ha llegado Cristo, nuestra salvación.

 

            ¿Por qué la llamamos madre de Dios?:

            En el evangelio de San Lucas 1, 39-45, Isabel llena del Espíritu Santo dijo: "Qué favor que la Madre de mi Señor venga a mí". La palabra griega para definir Señor que utiliza Isabel es "Kurios" que es la misma que se utiliza en la versión griega del Antiguo Testamento para traducir "Adonai". Cuando una persona habla bajo la unción del Espíritu Santo es Él quien habla, luego fue el mismo Espíritu quien llama a María, Madre de Dios.

 

La Virgen María II

Reflexión Semanal nº 87

            Continuamos en la reflexión de hoy sobre  la Virgen que amigos  católicos me pidieron escribiera, y evangélicos también se refirieron a este tema en sus amables y respetuosos correos que agradezco de todo corazón.

            ¿Por qué la Iglesia católica dice que la Virgen María nació sin pecado?:

            Jesús estuvo bajo la Ley. En la ley, el pecado lo transfería la madre (Salmo 51, 7). Jesús no puede tener pecado, por lo tanto, por el poder de Dios, María fue preservada del pecado, por virtud de su maternidad. Otra cosa. La palabra griega que se traduce «llena de gracia» es: Kejaritomene. Y la gracia es la ausencia del pecado. María se proclama en el Magnificat: “Me alegro en el Dios que me salva”. De hecho, la Biblia, que habla tan claramente del pecado de Pedro o el de Pablo, los apóstoles, nunca hablan de pecado en María.

 

             ¿Por qué los católicos oran a María si está muerta?:

            En Juan 2, 1-12, María demostró su poder de intercesión. «Pero es que solo hay un intercesor, y es Cristo…» , -dicen. María intercede ante Jesús por todos nosotros; al igual que un pastor ora por los enfermos de su rebaño.

            «Pero María está muerta…», insisten ellos. ¡Pues No! En Lucas 20, 38 se dice: “Dios no es Dios de muertos sino de vivos, porque para Él todos viven” En el Apocalipsis o Revelación: «Ap. 6, 9-11; Ap. 8, 3», las almas claman a Dios, aún después de haber abandonado este mundo.

 

             ¿Fue María siempre Virgen?:

            Resulta muy extraño para mí que tantos evangélicos tengan tanta reticencia en reconocerlo, pues los fundadores del Protestantismo, propagadóres de la «Sola Escritura», Martín Lutero, Juan Calvino y Ulrich Zwinglio, reconocían la virginidad perpetua de María como una enseñanza bíblica, aún después de la Reforma, y así lo transmitieron. Más aún, Lutero, ya protestante, la llama en su catecismo, “la Siempre Virgen María”.

 

            ¿Por qué la llamamos Reina?:

            Porque ella se humilla a la condición de esclava (Lc 1, 38) y Jesús la ensalza a lo opuesto, a Reina. Además en I Reyes 2, 19 dice que en el Reino de David la madre del Rey se sienta a la derecha del Rey. Jesús es Rey (Jn 18, 37) es heredero del reino de David (Lc 1, 32) por lo tanto el lugar de María es un trono a la derecha de su Hijo que es Rey.

 

            Por falta de espacio no me amplío en otros argumentos que ha veces oigo esgrimir a amigos protestantes, como la situación de los “otros hijos de María”, de que “la oración del rosario no está en la Biblia”, etc. pero creo que con lo cubierto en estas dos entregas nos debería aclarar a todos   sobre la fundamentación Bíblica de nuestro especialísimo amor y respeto hacia ella.

 

            Debo advertirles –sin embargo- que en mi caso personal no fue la Biblia la que me llevó a quererla tanto como he llegado a quererle, sino ella misma con su ternura especialísima y palpable que me derritió el corazón ya adulto con esa experiencia personal y bella, amorosa e inolvidable de madre, que inmerecidamente me regaló un bendito día. Experiencia que le ruego a mi Señora les conceda a todos ustedes mis lectores –católicos y no católicos, y que siempre nos lleva a su hijo Jesús.

 

La Navidad

Reflexión Semanal nº 88

           Hoy muchos de nosotros estamos inmensamente felices porque conmemoramos el día en que nació Jesucristo. Es el cumpleaños de nuestro Señor y nos felicitamos deseándonos “Feliz Navidad”. Ha nacido el Redentor, nuestro Salvador y es día de regalarnos y de hacer felices especialmente a los niños. Es día de celebración familiar, es día del amor, de celebrar al que vino a nosotros y murió por nosotros. Sin embargo, lamentablemente muchas veces celebramos la Navidad sin saber su verdadero significado. Tratar de explicarlo a ustedes mis lectores, es mi humilde regalito de Navidad.  

    

            Estamos en una de las épocas más emocionante de la cristiandad, pero últimamente  las fiestas navideñas han tomado un significado más comercial y menos religioso.

 

            En Nicaragua esta fiesta es motivo de encuentros familiares, abundan las risas, abrazos, buenos deseos, el ambiente de fiesta en las calles iluminadas ayudan al ambiente, no faltan los tradicionales villancicos, el pavo o la gallina rellena y los nacatamales humeantes, se arman los nacimientos y se decora el árbol de Navidad.

 

            Nuestras fiestas comienzan a principios del mes de noviembre en que vienen del exterior nuestros parientes más cercanos para encontrarse con familiares y amigos.

 

            El árbol de Navidad es un símbolo de uso universal, decorado con luces multicolores y considerado uno de los símbolos más hermosos y conocido de la Navidad, al igual que el pesebre que reproduce el nacimiento del niño Jesús, forman parte de los tradicionales adornos en muchos hogares nicaraguenses.

 

            Además se complementa con el ron, ponche, manzanas, uvas, peras, caramelos y postres. En mi niñez nos regalaban además turrones españoles y dátiles del oriente. En cuando a la entrega de regalos o juguetes a los niños, la tradición en Nicaragua está dividida, muchas personas los entregan la noche del 24 o al amenecer del 25, y les dicen a los niños que es el propio Jesús el que se los lleva. Pero como en muchos hogares pobres esta mentira piadosa genera resentimiento a Dios por su “discriminación” favoreciendo más a los niños ricos, han eliminado esta costumbre.

 

            El día 28 de diciembre se celebra el día de los Santos Inocentes, bromeando a los conocidos.

 

            Según algunas leyendas, la celebración de Navidad surgió para contrarrestar las fiestas paganas que se celebraban en el mes de diciembre. El 25 era sagrado no sólo para los romanos, sino también para el pérsico cuya religión de “Mithraism” era uno de los rivales principales del cristianismo de aquella época.

 

            La Iglesia sin embargo, quería cambiar los rituales de la fiestas  dedicadas al dios Saturno y los transfirió a la celebración de una Navidad cristiana. Es difícil precisar cuándo comenzó a celebrarse la Navidad tal cual la conocemos, pero lo cierto es que las costumbres, mitos y leyendas que se le fueron sumando provienen de muchos países.

 

            Este tiempo es propicio para que los cristianos por medio del Adviento nos preparemos para recibir a Cristo, "luz del mundo" (Jn 8, 12) en nuestros corazones, rectificando nuestras vidas y renovando el compromiso de seguirlo, aunque lamentablemente para muchas personas la Navidad es únicamente un estado de ánimo; pero para otras es el manto protector que envuelve al mundo durante los días que se recuerda el nacimiento de Jesucristo.

 

            En este sentido exhortamos a todas las familias a que hagan de cada adorno, pieza musical y celebración navideñas, un motivo para crear un ambiente de paz y amor que nos encamine a un encuentro personal con Dios por medio de Jesús.

 

La Unidad de los nicaragüenses I

Reflexión Semanal nº 89

            Encontré un artículo de mi amigo Carlos Mántica sobre la unidad que, además de estupendo, me parece sumamente apropiado para estos tiempos. Sin embargo, por la limitación periodística del espacio solo les transcribiré a continuación extractos del mismo. Dice “Chale”:

 

            Si los cristianos de Nicaragua buscamos la unidad, la unidad de los nicaragüenses vendrá por añadidura. Porque los nicaragüenses, pese a quien pese, siguen siendo cristianos; Porque el Dios a quien servimos es el Señor de la Historia y para El no hay imposibles.

 

            Y porque María su madre, la Reina de la Paz, ha puesto sus ojos y sus pies en nuestro valle de lágrimas. Pero no solo afirmamos que esta estrategia es posible sino que es la única estrategia eficaz. En la Liturgia de hoy decimos: "Somos nosotros quienes, bajo la guía de nuestros Pastores, tenemos que demostrar que solo la Unidad Eclesial puede conducir a la Unidad Nacional".

 

            Quizás sorprenda a muchos el saber que el llamado que se nos presenta hoy es el mismo que nos hiciera a los Nicaragüenses su Santidad Juan Pablo II en ocasión del Congreso Eucarístico Nacional. En su Carta del 12 de Noviembre de 1986.

 

            Al  abordar el tema de la unidad, podemos verla solamente como una necesidad o conveniencia; como algo necesario para alcanzar la paz. Sin olvidar que sin unidad la paz es imposible, creo que conviene recordar también que como Iglesia estamos llamados a ser un pueblo distinto de los demás pueblos. Que suponemos ser distintos y que hemos sido llamados, escogidos y separados por Dios para ser un pueblo distinto de los demás pueblos, ciudad edificada en lo alto para ser luz del mundo. Un signo plantado en medio de las naciones.

 

            Por eso nuestro ideal de unidad también es distinto al de los demás pueblos y ha sido dictado por el mismo Dios: Leámoslo en Juan 17:20-23: "No ruego solo por estos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mi, para que todos sean uno. Como Tu, Padre, en mi y yo en Ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tu me has enviado. Yo les he dado la gloria que tu me diste para que sean uno, como nosotros somos uno: Yo en ellos y tu en mi, para que sean perfectamente uno y el mundo conozca que tu me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mi."

 

            Al escuchar lo anterior nos damos cuenta, de repente, que Cristo esta hablándole al Padre de nosotros. No ora solo por aquellos, sus primeros discípulos, sino por los que por medio de su predicación creerán en Jesucristo; es decir por mí y cada uno de ustedes, mis lectores. Y ora para que todos seamos uno. No este con aquel, o aquella con su grupo o los obreros y campesinos entre sí pero en lucha abierta con los demás, como lo pretendió Marx; o los partidos tales constituidos como uno para ganar unas elecciones, o los miembros armados de una facción para destruir al enemigo, sino para que todos seamos uno.

 

            Tampoco ora para que estemos unidos, sino para que seamos uno. Diez papas unidas en una porra siguen siendo diez papas distintas. Diez papas machacadas, amasadas y cocinadas por Dios hacen un solo puré de papas. Como Dios, que siendo tres personas distintas sin embargo un solo Dios. (Para alcanzar la unidad algo tendrá que ser machacado, aplastado dentro de nosotros)

 

La Unidad de los nicaragüenses II

Reflexión Semanal nº 90

            Nos decía en su artículo mi amigo “Chale” Mántica:

 

            Dios quiere que seamos uno, así; en esa medida de unidad especificada por Él mismo. Y nos dice como piensa lograrlo: Yo en ellos, y tú en mí, un solo puré de ellos con nosotros: Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo y todos los Hijos de Dios, en unidad perfecta hasta el punto de ser uno solo en Él, por el amor.

 

            Para lograrlo Cristo nos ha incorporado a sí mismo; nos ha hecho parte de su propio cuerpo, y nos ha dado la Gloria que el Padre le dio a Él, su propio Espíritu para que seamos uno.

 

            Posiblemente nunca terminaremos de entender la plenitud de esta unidad que supone existir entre Dios y nosotros y de nosotros entre sí y que Cristo nos explica es semejante a la unidad perfecta que tiene la Trinidad Divina. Alguien la ha llamado La Tri Unidad. Solo alcanzamos a comprender que es una unidad mucho más fuerte y total que cualquier otra forma de unidad humana. Y que el Señor nos llama a ese ideal de unidad perfecta.

 

            En el Libro de los Hechos encontramos algunos pasajes que ilustran como entendieron la unidad los primeros cristianos: En Hechos 2:43-44 leemos:

            "Todos los creyentes vivían unidos y lo tenían todo en común. Vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno."

            Y en Hechos 4:32-33:" La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos. Los Apóstoles daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús. Y gozaban todos de gran simpatía."

 

            En estos pasajes vemos con claridad que la unidad mística, es decir -la unidad misteriosa- del Cuerpo Místico de Cristo no se queda en el ámbito de lo sobrenatural sino que desde el principio se traduce en la búsqueda de una unidad visible y experimentable: No estoy señalando una manera concreta de manifestar nuestra unidad. Señalo únicamente como los primeros cristianos comprendieron desde un principio que su unidad mística en Jesucristo les exigía muestras experimentables de una unidad visible para todos.

 

            Nosotros tendremos que hacer otro tanto si deseamos ser signos e instrumentos de unidad. Pero que tampoco se trata solo una unidad externa, sino que además: "Tenían un solo corazón y una sola alma." Es decir, que tenían un mismo modo de pensar, de sentir y de actuar. 

 

            Finalmente, en Filip.2,1-11 encontramos la clave de la unidad. Nos dice San Pablo:

            "Así pues, os conjuro en virtud de toda exhortación en Cristo, de toda persuacion del amor, de toda comunión en el Espíritu, de toda entrañable compasión, que colméis mi alegría, siendo todos del mismo sentir, con un mismo amor, un mismo espíritu, unos mismos sentimientos. No hagáis nada por rivalidad, ni por vanagloria, sino con humildad, considerando cada cual a los demás como superiores (es decir "por encima de") a sí mismo, buscando cada cual, no su propio interés sino el de los demás. Tened entre vosotros los mismos sentimientos de Cristo: El cual, siendo de condición divina no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojo de sí mismo tomando condición de siervo, haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz.”

 

La Unidad de los nicaragüenses III

Reflexión Semanal nº 91

            Terminaba diciendonos en su artículo mi amigo “Chale” Mántica:

 

            San Pablo nos habla de una unidad de mente y de corazón. Pero va aún más allá y describe una unidad de vida en la que cada uno no piensa ya en sí mismo, sino en términos de "nosotros", buscando, no su propio interés sino el de los demás, y poniendo el bien de los demás por encima del nuestro. Y resume diciéndonos que debemos tener el mismo modo de ser de Cristo.

 

            Sin esto -sin el Espíritu de Dios, sin el modo de ser de Dios en nosotros- no habrá unidad. Al menos no el tipo de unidad que Dios espera, la unidad que Cristo pide al Padre en su oración sacerdotal en la víspera de su Pasión. Para tenerla nos da su poder. De el tenerla dependerá el que el mundo crea. Pero si la tenemos será además fuente de fortaleza ante la persecución o las ataques del enemigo; y fuente del poder de Dios que se manifestara entonces entre nosotros.

 

            Me dirán que me he puesto místico y he echado a perder este artículo con un mensaje imposible. Todo lo contrario. Es ahora cuando comienzo a ser realista y práctico. Quiero terminar señalando una verdad demostrada por la historia que ilustra claramente nuestro papel como Iglesia y la validez de nuestra estrategia en este momento tan decisivo para Nicaragua.

 

            Señala el historiador católico Christopher Dawson, el papel decisivo que jugó la Iglesia como preservadora de la civilización en los momentos más críticos de la historia. Después de la caída de Roma saqueada por los Visigodos siguió un período de siglos, en que el caos, la ignorancia y el desorden destruyeron moralmente a Europa. Solo una cosa la salvó de la barbarie y esa fuerza fue la Iglesia.

 

            Como luz en medio de una época de obscuridad las comunidades cristianas fueron foco de irradiación de los valores eternos. Supieron oponerse a los embates de otras culturas dando testimonio de los valores divinos de justicia y rectitud. Y ese es el papel de la Iglesia hoy. El mantenerse firme como muro de resistencia contra los nuevos bárbaros viviendo una cultura construida sobre los valores eternos.

 

            Nuestra meta debe ser el permanecer fieles a Dios aunque el mundo a nuestro alrededor parezca desplomarse. Nuestro llamado, como dijo Madre Teresa, no es a tener éxito sino a ser fieles a la voluntad del Señor.

            Es cuando el cristiano se decide a actuar en verdadera obediencia a Dios, que la Iglesia logra influenciar profundamente las estructuras sociales y políticas. Solamente cuando ha abandonado sus pretensiones de poder es cuando recupera su capacidad de influencia sobre la sociedad, siendo ella misma: la Iglesia de Jesucristo. Cuando se atreve a ser diferente del mundo es cuando se convierte en luz y fermento,en un signo plantado en medio de las naciones.

 

            Esto no quiere decir en forma alguna que la Iglesia debe volver las espaldas a la situación que vivimos. No lo ha hecho nunca ni lo hará. Digo simplemente que "si la sal pierde su sabor solo sirve para ser pisoteada". (Fin del escrito de mi amigo “Chale”)

 

            Y a propósito de la unidad que nos ha venido hablando el Señor en estos artículos, los que deseen hacer algo por ella, pueden unirse a nuestra comunidad y a miles de cristianos alrededor del mundo en la “Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos” del 18 al 25 de enero. Para recibir una guía de cómo mejor hacerlo escríbanos a mi dirección escrita en la cabecera de esta sección de REFLEXIONES SEMANALES o a la siguiente dirección de la web de la Espada del Espíritu: www.swordofthespirit.net

 

Alemania: ¿Hacia una mayor unidad entre cristianos?

Reflexión Semanal nº 92

            El eminente teólogo Dtlef Pollack en un artículo publicado el 4 de diciembre del 2016 basado en recientes declaraciones de la propia Conferencia Episcopal de Alemania en su sitio web (para muchos el protestantismo más ortodoxo y culto del mundo), declara que en la actualidad hay pocos cristianos que tengan un conocimiento profundo de su propia religión, por más que muchos quizás lo nieguen.

 

            Dice DtlePollack que los diferentes eventos en conmemoración de los 500 años de la Reforma Protestante han dejado ver la enorme falta de conocimiento que los protestantes tienen de su propia religión. Y lo mismo advierte este teólogo de los católicos. -Según sus palabras- refiriéndose a los protestantes dice que la verdadera herencia teológica de la Reforma parece de hecho haber sido largamente ignorada.

 

            Dice que hay estudios que muestran que la mayoría de los protestantes piensa que es a través de las buenas obras que se encuentra la salvación y la elección de Dios. A pesar de que, una de las principales causas de la ruptura con la Iglesia católica en tiempos de la Reforma fue precisamente el rechazo de los protestantes a la salvación a través de las obras.

 

            De hecho, estos protestantes tendrían una concepción demasiado “católica” de la religión cristiana en este aspecto. Y frecuentemente explican también que el protestantismo es para ellos, primero, una “ética”, mientras que para Lutero la fe tiene mucha más importancia que la moral, porque -según él- es únicamente a través de la fe que el hombre puede salvarse y abrirse a la gracia de Dios. Sin embargo, la mayoría de los protestantes llegan a decir incluso que las afirmaciones teológicas no constituyen un elemento fundamental de su identidad cristiana. Y sin embargo fueron estas afirmaciones teológicas las que llevaron a los protestantes a separarse de la Iglesia católica.

 

            De esta manera, parece que las profundas diferencias entre católicos y protestantes se están desvaneciendo para muchos alemanes. La separación entre las dos confesiones a muchos le resulta arbitraria e injustificada. Solamente una minoría muy comprometida entiende todavía aquello que separa las dos confesiones.

 

            Por lo tanto la fe ya no se define realmente de manera confesional en Alemania. Más bien se percibe una separación entre personas religiosamente comprometidas y personas que han abandonado completamente el cristianismo, con muchas fases intermedias.

 

            Y es curioso que esto se esté dando entre los protestantes cuando precisamente los teólogos católicos han llegado unanimamente a convenir sobre esa verdad: de que la fe sola es la que salva y no las buenas obras (como dice san Pablo), aunque lógicamente no hay fe sin obras (porque como dijo el propio Jesús: “Venid benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino… porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber… Entonces dirá también a los de su izquierda; apartaos de mí, malditos, al fuego eterno… Porque tuve hambre y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber…” (Mateo 25: 11-46).

 

            Lo que han descubierto en Alemania es que entre católicos y protestantes ya hay un profundo consenso en la mayor parte de los ámbitos que no son directamente teológicos. ¿Tal vez podríamos ver esta evaporación de diferencias de protestantes como un signo de esperanza? Quizás sea la prueba del progreso de la unidad de todos los cristianos y de que lo esencial es llegar a una Iglesia que sea de verdad el cuerpo de Cristo al mismo tiempo que el pueblo de Dios, guiado por el heredero de san Pedro.

 

 

Católicos ahora prestan oídos a desafíos de Lutero

Reflexión Semanal nº 93

            Bajo el lema de “la Reconciliación, el amor de Cristo nos apremia” (2 Co 5, 14-20), el Consejo Pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos del Vaticano y la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias han publicado el siguiente texto guía para los seguidores de Jesús que celebran la “Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos” del 18 al 25 de enero  (del que extraigo para ustedes los párrafos más relevelantes).

 

            Se trata de una colección de materiales, textos bíblicos y recomendaciones para la oración común para los que paticipan de esta oración.

 

            Respecto a la Conmemoración del 500 aniversario de la Reforma en 2017, los organizadores también explican que “esta celebración expresa sin medias tintas los pecados de división que siguieron a la Reforma”.

 

            Y sigue diciendo el documento de las iglesias:

 

            “Separando lo que es polémico de las cosas buenas de la Reforma, los católicos ahora son capaces de prestar sus oídos a los desafíos de Lutero para la Iglesia de hoy, reconociéndole como un «testigo del evangelio» (Del conflicto a la comunión, 29)”, como se lee en el documento de preparación. “Y así, después de siglos de mutuas condenas y críticas, los católicos y los luteranos en 2017 conmemoran por primera vez juntos el comienzo de la Reforma”.

            En 1517 Martín Lutero provocó consternación por lo que él consideraba abusos en la Iglesia de su tiempo haciendo públicas sus 95 tesis.

 

            En 2017 en la celebración del aniversario de esta Reforma se proclama a Jesús como Príncipe de la Reconciliación por todos los consejos de las Iglesias asistentes a esta celebración en la que participan “católicos romanos, ortodoxos, baptistas, metodistas, menonitas y otros”.

 

            Los materiales preparados sirven para expresar “el grado de comunión que las Iglesias ya han alcanzado y para orar juntos para llegar a la plena unidad mandada por Cristo”.

 

            La historia de la Reforma “se ha caracterizado por una dolorosa división”, por lo tanto esta celebración es considerada como un signo importante de encuentro.

 

            En este sentido, la Comisión Luterano-Católico Romana sobre la Unidad  ha trabajado mucho para llegar a un entendimiento compartido de la conmemoración, después de 50 años de diálogo.

 

            “Al hacerlo, se están teniendo en cuenta las prácticas litúrgicas y devocionales locales así como el contexto socio-cultural”.

 

            El texto bíblico elegido para el 2017 evidencia el amor de Cristo (2 Corintios 5, 14-20) que “murió por todos, para que quienes viven, ya no vivan más para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos”.

 

            La Unidad de los cristianos a partir de “actos concretos de ayuda”, tan necesarios – insisten los organizadores – como lo son “orar juntos por la reconciliación y la paz”. Hacer algo por los prófugos, los emigrantes, los desplazados de la guerra, el hambre, los marginados, los excluidos.

 

            En este contexto, la visita de Papa Francisco a Suecia, del pasado 31 de octubre al 1 de noviembre, fue un importante paso en este camino ecuménico con la firma de una declaración conjunta en la que se involucra a ambas iglesias en un nuevo compromiso en el ámbito del diálogo y el testimonio a favor de los más necesitados, y evitar los pleitos religiosos y el odio que deriva. En ese caso, el Pontífice participó en la conmemoración de los 500 años de la Reforma y de los 50 del inicio del diálogo entre los católicos y los luteranos.

(ARY WALDIR RAMOS DÍAZ  7 ENERO, 2017)

 

 

A un paso de que los luteranos de Finlandia acepten el ministerio petrino

Reflexión Semanal nº 94

            Este año finalizará una nueva fase del Diálogo teológico oficial entre la Iglesia Católica y la Iglesia Evangélica-Luterana de Finlandia, y según el titular de la Iglesia Luterana, la aceptación del  ministerio petrino (es decir que el sucesor de Pedro presida su Iglesia) no está lejos.

 

            Según una entrevista al portal del Opus Dei en la que se le preguntaba al sacerdote Ramiro Goyarrola sobre hasta qué punto la unidad de los cristianos era una prioridad del Papa Freancisco, repondió que “Como sucesor de Pedro, la unidad de los cristianos es una de las prioridades de cualquier Papa. Francisco ha afirmado que es una de sus principales preocupaciones y reza para que la compartan todos los bautizados.”

 

            Y continuó manifestando el padre Goyarrola: “El viaje del Papa a Suecia ha dejado una huella imborrable en todo el norte europeo, también en Finlandia. Curiosamente, Francisco fue invitado por los luteranos con motivo de la conmemoración del 50 aniversario de la Federación Luterana Mundial y del 500 aniversario del comienzo de la Reforma luterana. Pero en la práctica, el motivo real ha sido la necesidad de estar con el Papa. En los medios y entre la gente se ha hablado y se habla más del Papa que de la Reforma. Los cristianos no católicos experimentan la necesidad de un centro, de una referencia mundial, de un pastor común. Nadie duda que esa misión corresponde al Papa.”

 

            Y dijo además el entrevistado: “Jesús rezó en la Última Cena por la unidad de sus discípulos, que sean uno para que el mundo crea. Y esta unidad ecumenica significa buscar querer a todos, disculpar a todos, servir a todos. Allí donde estoy: unir y no separar. En países de mayoría católica, quizá el primer ecumenismo es respetar y valorar los diversos carismas, espiritualidades y vocaciones que se dan en la propia Iglesia Católica. No caer, como repite el Papa Francisco, en la crítica, la envidia, el recelo. Estamos todos en la misma barca y, ahora, a algunos les toca levar anclas, a otros remar, a otros elevar velas, y a otros estar en la bodega... Todos a una. Esta unidad en la barca de Pedro atraerá a los diversos botes salvavidas de otras confesiones cristianas a subirse a bordo y navegar juntos y seguros en este revuelto mar del mundo.”

 

            Y hablando de la Virgen dijo: “Suelo decir que no existe la coincidencia sino la Providencia. En 1917 la Virgen María se apareció en Fátima con un mensaje de esperanza y de conversión. Mencionó a Rusia. Ese mismo año Finlandia se independizó de Rusia. Celebramos el centenario de ambos acontecimientos. La bandera de Finlandia tiene fondo blanco y la cruz azul: los colores de la Virgen de Fátima. Nuestra Madre va a hablar en este año. Quizás a través de Finlandia. Ojalá seamos capaces de escucharla. Sigamos defendiendo juntos la vida humana desde su comienzo hasta el final. Hemos de ser servidores y cuidadores de las personas humanas. En Finlandia estamos apoyando el desarrollo y difusión de los cuidados paliativos. Protejamos la familia y el matrimonio como su natural fundamento. El futuro de la humanidad se juega en la estabilidad de estos pilares. Pidamos por el Documento conjunto católico-luterano que saldrá este año en Finlandia para que sea una referencia mundial para todos los cristianos no católicos que les ayude a dar un paso decisivo para volver a estar todos juntos y disfrutar del viaje de la vida en una sola barca con Pedro.”

 

 

El Mito de la Tolerancia

Reflexión Semanal nº 95

            Me encontré con la copia de una carta de mi amigo “Chale” Mántica a mi primo Pablo Antonio Cuadra sobre el mito de la tolerancia, muy a propósito con la presión que a diario y cada vez más insistentemente ejercen algunas minorías sobre el resto de la población, exigiendo tolerancia a sus comportamientos y acciones, por lo que me tomé la libertad de extraer de ella algunos párrafos de gran sabiduría para ustedes mis lectores y –por supuesto- para mí. Le decía en ella a PAC:

 

            “Aprovechando que la UNESCO ha declarado este año como el Año contra la Intolerancia, el Instituto Nicaragüense de Cultura y la Asociación Cultural Nueva Acrópolis han planeado editar un suplemento cultural titulado Por la Tolerancia Hacia la Concordia que tiene como objetivo el fomentar ese sentimiento casi extinto entre nuestros pueblos”.

            “Mi vanidad se sintió sacudida al descubrir mi nombre junto al de treinta y tres de las más destacadas personalidades del país invitadas a participar en este proyecto, pero, superada la tentación, me considero inhibido (o al menos cohibido) de participar en tan noble objetivo porque, aunque comparto el ideal de la concordia, tengo razones justificadas para dudar que la tolerancia (o lo que muchas veces se nos presenta bajo ese disfraz), sea el camino más  eficaz para alcanzar la concordia que tanto deseamos, y porque creo que, lejos de ser un sentimiento casi extinto en nuestro pueblo, ha crecido entre nosotros en forma tal que resulta casi imposible distinguirla de la alcahuetería”.

            “Para entendernos mejor, empecemos por unificar conceptos, porque el malabarismo de las palabras ha sido siempre el instrumento más eficaz para la corrupción de la verdad. El Diccionario de la Lengua Española, publicado por la Real Academia nos ofrece las siguientes definiciones:

            “Tolerar: 1. Sufrir, llevar con paciencia. 2. Permitir algo que no se tiene por lícito, sin aprobarlo expresamente”.

            “Tolerancia 2: Respeto y consideración hacia las opiniones o prácticas de los demás, aunque repugnen a las nuestras”.

            “Su simple lectura revela de inmediato que, en el nombre de la tolerancia, hoy se exigen cosas que exceden el alcance de la palabra tolerancia. Cuando leemos, por ejemplo, los manifiestos y publicaciones del Gay Movement o de ciertas tendencias (lesbianas) del Movimiento Feminista, nos damos cuenta de que ninguno de los dos pretende simplemente que se les tolere, es decir que se les aguante con paciencia sin aprobarlos, sino todo lo contrario. Pretenden y han logrado que se aprueben sus preferencias sexuales y se las coloque en un plano de igualdad social con la relación heterosexual que posibilita la perpetuación del género humano. Exigen seamos el 98% restantes quienes cambiemos, no solo de actitud, abandonando posturas extremas que los hacían víctimas de burla y desprecio, sino de opinión y hasta de moral y elevemos su peculiaridad al nivel de derecho inalienable. Nada de esto exige la tolerancia”.         

 

La Intolerancia

Reflexión Semanal nº 96

           Continuando con la carta de mi amigo “Chale” Mántica a mi primo Pablo Antonio Cuadra, con la que concuerdo absolutamente, les copio algunos otros de sus párrafos:

          

          “Lo que comenzó con una Revolución sexual que vaciaba la relación sexual de todo sentido de responsabilidad y la separaba de la procreación de los hijos, propugnando el uso de contraceptivos, hasta circunscribirla al mero campo del placer, (que también se proclama como un derecho), se exige ahora para homosexuales y lesbianas el derecho a contraer matrimonio entre sí y el de adoptar niños que crecerán a su imagen y semejanza. La petición de comprensión y respeto (tolerancia) se torna en exigencia al demandar igualdad de oportunidades en el trabajo, con derecho a exigir de una empresa, un colegio de niños, el seminario sacerdotal, o del ejército, la contratación o reclutamiento de los suyos en equis proporciones”.

            “Todos éstos son logros ya obtenidos en los Estados Unidos y en otros países, y que quizás tienen explicación bajo otro nombre o excusa, (quizás como instrumento eficaz para la limitación de la natalidad) pero no como una expresión de tolerancia, sin trastocar e inflar la definición del concepto tolerancia. Lo mismo puede decirse del aborto, que pasó de ser tolerado por casi todos los Estados (gracias a Dios que no el nuestro) a ser exigido como un derecho, y hoy –en casi todos los países- se obliga a los contribuyentes a financiar con sus impuestos, en clínicas estatales la ejecución gratuita de una forma de asesinato con la que no pueden estar de acuerdo. Las tres cosas, homosexualidad, lesbianismo, aborto y tantas otras que se agregan cada día, tienen como argumento común el que somos dueños de nuestro cuerpo”.

            “Los ejemplos anteriores no agotan el sin número de cosas que se exigen en nombre de la tolerancia. En las últimas semanas hemos presenciado el gran alboroto que se armó alrededor de la acumulación de basura en nuestras aceras. A nadie se le ocurre reclamar tolerancia o salir en defensa de la inmundicia o la contaminación. Pero tolerancia es precisamente lo que reclaman como un derecho (el de la libertad de expresión) quienes se empeñan en inundar de basura e inmundicias, no nuestras calles, sino nuestros hogares y las mentes de nuestros hijos mediante la difusión de la violencia, la pornografía y la idiotez en los medios de comunicación”.

            “Yo me pregunto sinceramente si una tolerancia así entendida puede ser camino a la concordia o si más bien no ha sido y seguirá siendo causa de fricciones. Si la presente crisis nicaragüense, si nuestra principal piedra de tropiezo, y la que nos puede llevar una vez más al caos, no está siendo precisamente la tolerancia que se ha tenido con lo intolerable. La tolerancia tiene un límite y es el establecido por la ley. No se puede esperar concordia de la tolerancia a la corrupción administrativa penada por la ley, a la arbitraria usurpación de la propiedad privada y de la propiedad estatal, a la destrucción o daño de los bienes del pueblo, el cierre de calles y carreteras, la toma de edificios  públicos o la contaminación del medio ambiente bajo el amparo del derecho a la huelga”.

            “La razón por la que creo que una tolerancia tal no puede ser camino a la concordia es muy seria. La concordia de los pueblos y la pacífica convivencia de los ciudadanos está basada en el respeto al derecho ajeno: El respeto al derecho ajeno es la paz”.

   

 

Cómo conocer la  voluntad de Dios I

Reflexión Semanal nº 97

            En mis reflexiones de los sábados hemos venido escribiendo casi exclusivamente sobre lo que -en las cartas de ustedes mis lectores- pareciera que más les interesa: “Cristo, la Iglesia, el amor (cristiano y humano) y el ecumenismo”; “La mujer y la Virgen de los cristianos”; "Los peligros de la ideología de género", "La Nueva Era y el Reiki”; “La unidad", "La tolerancia y la intolerancia”. Pero también me han venido pidiendo que les profundice sobre “cómo conocer la voluntad de Dios en casos específicos”, tema que despertó en muchos el deseo de que lo ampliara, y por lo tanto es el tópico que abordaré hoy y en los próximos dos sábados.

         Lo primero que quiero decirles es que creo que el cumplir los Mandamientos como guía única, a veces no basta y que me he encontrado que muchos cristianos no se preocupan de si saben o no lo que Dios quiere de ellos en cosas fuera de los Mandamientos. Creen que si no están desobedeciendo ningún mandamiento quiere decir que están haciendo todo y exactamente lo que Dios quiere de ellos.

            Pero la verdad es que cuando se está creciendo en la vida cristiana se necesita saber y cumplir algo más que los mandamientos. Los Mandamientos y el Catecismo de la Iglesia Católica le dicen sólo cómo no deben llevar sus vidas. Pero no les dicen cómo vivirla, excepto de un modo general. Necesitan más que conocer los Mandamientos y el Catecismo, necesitan que Dios guíe directamente sus vidas.

            Pero también hay otros que sólo creen en una dirección súper detallada, directa y específica, como: “Andá a la esquina entre la avenida Bolivar y el Crown Plaza a las 3:18 pm. en donde encontrarás a un hombre de camisa amarilla a quien debés darle C$100.00 sin preguntarle nada.”  Pues la verdad es que una que otra vez el Señor nos ha hablado de esa manera, pero son muy raras.

            Probablemente la clase de guía más importante y más común es simplemente ir creciendo en entendimiento espiritual. Cuanto más nuestras mentes vayan siendo formadas por el Espíritu Santo, e instruidas por él, tanto más sabremos cual es su voluntad y qué hacer en cada caso, porque simplemente vamos adquiriendo la mente de Cristo. Y la principal manera de irnos dejando cristificar por el Espíritu de Dios es con la oración diaria y una vida sacramental intensa.

            El entendimiento espiritual nos lleva muy lejos, pero hay momentos en que necesitamos una guía más concreta, y el Señor nos la da siempre y cuando sabe de antemano que estamos dispuestos a actuar conforme su indicación.

            Una de las formas más sencillas en que nos da su guía es por medio de la enseñanza. Desde nuestro “Encuentro personal con Cristo” él ha estado tratando de enseñarnos acerca de sí mismo, acerca de las realidades espirituales, acerca de cómo llevar nuestra vida, acerca de llevarnos a la madurez espiritual: “llevarnos de ser niños en las cosas de Cristo a la madurez en la fe” (1ª. Col.3:1,2,6).

            En la medida en que nuestra mente se vuelva más espiritual el Señor se irá sintiendo con mayor libertad para enseñarnos. Por eso, una de las maneras más importantes en que recibimos instrucción de la Palabra de Dios es por medio de la enseñanza de otras personas. También ha veces el Señor nos enseña a través de nuestra experiencia. A veces permite que nos sucedan cosas para que aprendamos a través de ellas. Debemos ser como María que, “guardaba todo en su corazón, y lo tenía muy presente.” (Lc.2,19)

 

 

Cómo conocer la  voluntad de Dios II

Reflexión Semanal nº 98

            Continuando sobre cómo conocer la voluntad de Dios en situaciones específicas, debo decirles que hay cosas que debemos hacer para aprender a cedernos al Espíritu en el campo del pensamiento, como por ejemplo:

             Debemos confrontar regularmente nuestra manera de pensar con el Evangelio. Pero al mismo tiempo podemos buscar la revelación directa de Dios. Debemos aprender a que la Palabra de Dios predomine sobre nuestras decisiones humanas y espirituales. Darle oportunidad a que el Señor nos guíe en nuestra oración.

         Debemos aprender a discernir nuestra manera de pensar y poner nuestro pensamiento a su disposición. A medida que empezamos a entregarle al Señor nuestra mente, él irá moldeando nuestra manera de pensar e irá impartiéndonos sabiduría y conocimientos. A veces, la forma en que el Señor nos habla puede ser muy directa, como la profecía. Pero más comunes son las inspiraciones o unciones del Espíritu. Y este sentir es algo más que sencillamente una emoción. Incluye un sentimiento intuitivo (a veces muy fuerte) que viene de una sintonía con el Espíritu de Dios.

            Por la Biblia y por profecías es -sin embargo- la manera más frecuente de cómo nos habla el Señor a nosotros en La Ciudad de Dios. A veces nos habla de cómo debe ser nuestra vida conjunta; sobre el seguimiento de nuestra misión; sobre nuestra unidad; sobre la radicalidad de nuestro discipulado; sobre los peligros que nos acechan; etcétera.

            En nuestras reuniones de oración, especialmenrte en nuestras Asambleas de oración, el Señor se manifiesta constantemente con profesías, lecturas, y palabras de conocimiento, sanando enfermos del alma y del cuerpo. (No puedo dejar de aprovechar esta ocasión para invitar a todos mis lectores a estas asambleas abiertas llevandonos a sus enfermos. Las tenemos los últimos viernes de todos los meses en nuestra sede desde las 8:00 a las 9:30 pm.)

            Regresando a estas manifestacions carismáticas debo decirles que también puede pasar otra cosa, que es parecida a la inspiración del Espíritu, y es oír al Señor hablarnos. Cuando decimos que podemos oírlo hablar, no quiere decir necesariamente que percibimos una voz audible (aunque a algunas personas parece que les habla así). Más comúnmente el Señor nos habla mediante una palabra interior que podemos “oír” en alguna parte de nuestro espíritu, porque es algo más que un sentir de lo que el Señor quiere. Es un mensaje en palabras.

            Sin embargo, con esto de las inspiraciones del Espíritu y el “oír” al Señor hay que tener cuidado. Pueden venir de otros lados (y muchas veces esto pasa). A veces pueden provenir del “enemigo” pero principalmente pueden ser nuestros propios deseos engañándonos. Para llegar a saber con seguridad si la voz viene del Señor necesitamos su comprobación palpable de otras fuentes (y esto no es ponerlo a prueba), en otros casos de otros más avanzados que nosotros en la “Vida en el Espíritu Santo”, especialmente si estamos comenzando a tratar de seguir sus inspiraciones.

            Debemos aclarar también que estas mociones nos hacen especialmente vulnerables a equivocarnos por las siguientes situaciones: Si venimos de una familia dividida o llena de problemas. Si nuestro matrimonio no está funcionando. Si estamos bajo presiones emocionales. Si hemos estado involucrados en experiencias esotéricas: hechicería, espiritismo, control mental método Silva, el Reiki, el Yoga (más allá de los ejercicios de relajación), la magia negra, la masonería, misas y actividades u organizaciones satánicas, y cosas semejantes.

            Como tenemos todavía más que decirles sobre este tema, lamentamos tener que utilizar también el próximo sábado para tratar de explicarlo más ampliamente.

 

 

Cómo conocer la  voluntad de Dios III

Reflexión Semanal nº 99

        Concluyendo con esta tercer entrega de “Cómo Conocer la Voluntad de Dios” no quisiera dejar sin decirles tres cosas:

            La primera es que Dios también nos habla con señales: Cuando Samuel le dijo a Saúl que el Señor lo había designado rey de Israel, le dijo: “Esta será una prueba de que el Señor te ha declarado gobernante de su pueblo: ahora que te separes de mí, encontrarás dos hombres cerca de la tumba de Raquel, en Selsa, ellos te dirán que…” (1ª Samuel 10:1-2). A veces podemos pedir señales. En el Antiguo Testamento era común pedirlas. Otros lo hacen abriendo al azar la Biblia, como también lo hacía San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán, entre otos muchos que usaron y usan este método.

            A veces debemos pedir señales, otras no. Cuando los fariseos y saduceos le pidieron a Jesús que les diera una señal (Mateo16,1-4), se molestó porque se lo pedían para ponerlo a prueba. Y es que además hay un peligro en eso de andar pidiendo señales. Hay gente que lo hace demasiado.

            Sin embargo no es malo pedir confirmación. Somos humanos, aunque oigamos al Señor hablarnos directamente, nos cuesta tener la claridad y seguridad que necesitamos, por eso debemos pedirle confirmación. Asegurarnos que lo que nos está diciendo coincide con su Palabra y la de la Iglesia. Asegurarnos que la guía no va contra nuestro crecimiento espiritual. Sentir paz al recibir la guía, aunque la dirección vaya en contra de nuestra preferencia. Y asegurarnos de su veracidad consultándolo con una autoridad religiosa competente.

            La segunda cosa que quería referirles es sobre una de las tantas funciones del “Paráclito,” el Espíritu Santo. En el capítulo 14 de San Juan encontramos a Jesús hablándole a sus discípulos sobre su partida inminente (estaba a punto de ser crucificado). Y él sabía que esto causaría un caos si no explicaba a quien dejaría en su lugar (como en cierto sentido sucedió aún con su explicación). Les dijo:

            “Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y en vostros está… El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho… Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde” (Juan 14:16-17, 26-27).

            La palabra “paráclito” puede ser traducida de muchas manera: abogado defensor, consejero, guía, intercesor, protector, apoyo. Yo creo que el Señor quiere que sepamos lo que él quiere para cada uno de nosotros en cada momento. Quiere que seamos su pueblo y que como tales no tengamos dudas ni confusiónes. Sin embargo no estoy diciendo que debemos esperar que el Señor nos aclare todo capricho que se nos ocurra, pero sí que quiere decirnos todo lo que necesitamos saber para cumplir a cabalidad con su voluntad.

            Y finalmente debemos tener siempre la vista puesta en Dios. De tal manera que la lista que enumeramos antes para obtener confirmación de su guía y crecer en ese dicernimiento no son pasos que debemos hacer sólo cuando estamos pasando por un problema, sino más bien son cosas que debemos hacer constantemente, a lo largo de toda nuestra vida.

 

 

La cultura juvenil

Reflexión Semanal nº 100

               La  sociedad cultural actual ha dejado de ser un respaldo para la vivencia cristiana. Hubo un tiempo en que las ideas, los valores, las leyes, las estructuras, y las costumbres aceptadas por la sociedads secular reforzaban las ideas, los valores y las costumbres cristianas; pero hoy, esta sociedad, no solo prescinde de ellas, sino que se opone a ellas, dificultando cada vez más el vivir como cristianos.

           Nos referimos a un fenómeno nuevo en la historia de la humanidad. A un ambiente que antes no existía y a unas estructuras que lo manejan. Estan entre nosotros pero no siempre entendemos su significado, ni la magnitud de su influencia, ni cómo funciona, ni quien lo manipula, ni hacia donde va. Hablo de lo que llamaremos "la Cultura Juvenil", y de las estructuras de poder que manejan esa cultura. Para que lo entendemos mejor voy a intentar darles una definición.

            Cultura Juvenil es ese ambiente o suma de ambientes donde los jóvenes viven y se relacionan, fuera del control de sus padres, con ideas, valores y patrones de conducta distintos de los nuestros, que les son dictados e inculcados por adultos, que actuando como verdaderos ídolos y líderes espirituales de la juventud, la manipulan, dirigen y explotan eficazmente a travez de un gigantesco conglomerado de industrias, usando los más modernos medios de divulgación a su alcance.

           En estas reflexiones vamos a tratar de explicar cómo nace esa cultura juvenil, cuáles son sus ideas y valores, cómo atenta en contra de nuestros propios hijos, y cuál es el precio que pagan los que sucumben a ella. Al final, analizaremos la estrategia de los que la dirigen.

           Estas reflexiones tienen que ver con el mundo, pero no es ni para decirles lo corrompida que está la juventud de hoy, ni lo mal que está el mundo, ni para que le tengan miedo al mundo y se salgan de él. Es para que se salgan del mundo de mentira y entren al mundo de verdad. Al mundo de la realidad.

             Cuando nosotros eramos chavalos queriamos entrar al mundo para ser "gente grande". Para dejar de ser niños. Entrar al mundo era el paso de la fantasía a la realidad y nuestro choque con la realidad se encargaba de convertirnos en jovenes maduros. Pero hoy  está sucediendo algo que no ha sucedido nunca en la historia de la humanidad; y es que el niño en vez de entrar cada día más a la realidad del mundo es ahora mantenido en un mundo irreal que hace que el niño nunca deje de ser niño. Cree que está entrando al mundo real, pero solo está pasando de una fantasia a otra fantasia.  Lo que el mundo le ofrece como un sueño con el tiempo se convierte en pesadilla.Y una pesadilla de la que es dificil escapar.

             A ningún muchacho le gusta que le digan que es un niño. Si le dicen que es un niño se molesta y si le dicen que ya no es un niño se molesta también porque cree que se le está queriendo manipular. Pero yo no estoy escribiéndoles aqui para jugar con sus emociones, ni para jugar con nada porque de lo que quiero escribirles no es juguete. Por eso –en la próximas entregas de las próximas semanas- vamos a profundizar sobre las características que hacen que un niño siga siendo un niño.

 

 

La fantasía de lOs jóvenes

Reflexión Semanal nº 101

          La primera característica de que un niño sigue siendo niño es que vive en un mundo imaginario, y un ejemplo de esto pudiera ser el mío, que cuando niño, mi hermano Fernando y yo, creyendo que podíamos volar como Superman, nos amarrábamos una toalla al pescuezo, nos subíamos a un palo y nos tirábamos al espacio. Nos pudimos rajar la cabeza y pagar caro nuestra fantasía. ("Ja, Ja, Ja; ¡que muchachos más babosos! -me podrán decir ustedes-"). Tal vez ustedes no eran tan babosos, o más probable, ya no se acuerdan de sus babosadas. Pero el mensaje central de esta reflexión no es causarles risa, porque esto que les parece absurdo es exactamente lo que le está pasando al joven de hoy cuando salta al mundo. Quizás de una manera más sutil, menos fácil de detectar, pero mucho más dañina y dolorosa. 

          Asomémonos al mundo de fantasía del joven de hoy. Y vamos a comenzar con una fantasía terrible pero muy cercana:

           De niño nos regalaron a casi todos una pistola de juguete, o una ametralladora. Y jugábamos a la guerra o a los "Bandidos y Vaqueros". Tú eres el malo, yo soy el bueno. ¡Pam! ¡te mato! Y el otro caía lo más espectacularmente que podía. Como el niño no diferencia claramente entre su fantasía y la realidad, sentía realmente una cierta superioridad con la pistola en la mano, vivía una auténtica aventura, y se sentía tan héroe como el bueno de la película. Pero pasaban los años y el muchacho guardaba su pistola, dejaba de jugar a la guerra y no pasaba nada.

              El bueno de los 70 salió de la niñez y se encontró con otros héroes que le decían: "Aquellos son los malos y nosotros los buenos". Le ponen en las manos una metralleta, y el muchacho  vuelve a sentir la seguridad y la euforia de antes. Se imagina a sus enemigos cayendo como moscas a su alrededor, pero no tienen cara. Mientras fantasea puede oír la música marcial y gloriosa que oía en los cortos de televisión o en las películas de guerra, y siente todo el poder de un ejército glorioso, y los aplausos de la gente, y ve la sonrisa de admiración de las muchachas, y su entrada triunfal, convertido ahora en héroe, o las flores en su tumba gloriosa de mártir. 

              Pero cuando lo enviaron al frente de batalla -como a tantos nicaragüenses en nuestra guerra nacional pasada- la realidad es muy distinta: La ametralladora no se siente gloriosa en las manos... solo terriblemente pesada. Las batallas son pocas. En vez del estruendo glorioso del combate lo que oye es el silencio angustioso de los compañeros en la trinchera donde esperan durante días interminables con el lodo hasta la cintura, bajo la lluvia, mordidos por los mosquitos y toda clase de insectos. Pero lo más terrible es el miedo que no se le separa del estómago. Y la fiebre. 

            Cuando al fin entra en combate descubre con horror que el enemigo tiene una cara, y que esa cara es muy parecida a la suya, o a la de su amigo de colegio. Nicaragüenses como él y con una novia y una madre como la de él. Que cuando caen no caen como los vaqueros, sino destrozados en pedazos con una horrible mueca en la cara, y siente ganas de vomitar. Y luego el tufo de los cadáveres de sus amigos. Y otra vez aquel miedo que pareció desaparecer, pero que ahora regresa. Regresa para protegerlo pero que es tan terrible como la muerte misma. 

 

 

El jóven aburrido

Reflexión Semanal nº 102

              Mi reflexión de este sábado nos lleva a una segunda característica del niño y del joven de hoy y que es una variante de la confusión entre la fantasía y la realidad: La fantasía es que el niño piensa que está siendo protagonista de un mundo de aventuras como nadie vivió. La realidad es que el joven ha dejado de ser protagonista de nada, para convertirse en un simple expectador.

            Y al convertirse en espectador va perdiendo la capacidad de divertirse. Necesita que alguien lo divierta. El que antes cantaba hoy solo oye cantar. El que antes tocada un instrumento hoy solo lo oye tocar. El que antes se iba de excursión a la montaña, o de pesca, o de cacería, el que corría peligros reales en lugares extraños hoy solo contempla a otros haciéndolo mientras se imagina que es él quien vive aquella realidad. Incluso el que con un poco de imaginación vivía aventuras fantasticas en su mente, hoy prefiere apretar un boton para contemplar las fantasías que otro inventó.

             En una película un chavalo que no hace otra cosa ni sabe otra cosa que jugar con sus video-juegos es convertido en un héroe intergalactico que salva a la humanidad. En Karate Kid un niño casi tuberculoso se convierte en campeón de Karate en cinco fáciles lecciones. En todas ellas el estudioso no sirve para nada y el vago termina siempre robándose el show.

             Al convertir al niño en un espectador surge entonces en la historia un ejemplar totalmente nuevo, que es el Niño Aburrido. El niño que exige que alguien lo divierta porque es incapaz de divertirse por sí solo. Antes nos bastaba un palo donde encaramarnos, un cerro que subir, un guindo arenoso donde resbalarnos en una caja de cartón, un cajón y cuatro ruedas de patín para construir un carro, tres palitos y un pedazo de papel para emcumbrar una lechuza, una hulera, un par de guantes, un trompo y una manila, dos bolitas de vidrio, o simplemente dos pies para jugar arriba. El niño de hoy se aburre porque no tiene quién lo divierta.

            Pero también se aburre por algo más grave todavía: y es porque esas cosas ya no logran divertirlo, aun cuando las viviera porque la realidad y la vida no pueden competir con la fantasía del mundo irreal. Con la televisión, el cine, la discoteca. 

         El mundo real, el de la vida diaria, el del paisaje, el de la ciudad, el de la casa, no es un mundo de sensaciones fuertes. No tienen música de fondo. Ni la brillantez de las luces de una discoteca, ni los colores de una película, ni el estruendo de un concierto de rock. Un muchacho se pone los audífonos en la cabeza y se sumerge en un mundo de ritmo y melodía. Se quita los audifonos, o termina la película y regresa a un mundo gris. Sin colores brillantes ni música de fondo.

            Es su mundo real; el único que de veras existe, el único en el que podrá vivir como adulto, pero para él es gris y aburrido. El único mundo para el hombre adulto, es para él gris y aburrido.

          Quizas a los jóvenes que me están leyendo les parezca que exagero. Posiblemente la explicación es que ellos tadavía tienen algun contacto con la realidad. El joven norteamericano pasa 60 horas a la semana viendo televisión o sometido a la influencia de diversos aparatos electrónicos que excitan sus sensaciones o su cerebro que no encuentra en la vida real.

 

 

La fantasía de lAs jóvenes

Reflexión Semanal nº 103

         La tragedia es que nuestro joven nicaragüense moderno va por ese camino. Está perdiendo la capacidad de pensar y de interpretar su realidad. No es capaz de expresarse con ideas, con conceptos abstractos. Emitir un criterio, un juicio, un raciocinio. Solo puede usar imágenes, describir sensaciones, compartir emociones. Ya no entiende las palabras. Un artículo como este lo cansa, no porque el tema sea aburrido para él. Le apasionaría si lo viera como una película, con diálogos e imágenes y tenemos que usar ejemplos o describir situaciones para que nos entiendan.

        Como educador me encontré con este cambio de los muchachos. Debes expresar los conceptos en forma rápida y en imágenes y siempre asegurarte que te entendieron con preguntas y respuestas de todos contra todos.

     ¿Se les está atrofiando el cerebro? La explicación está en ese mundo electrónico de sensaciones, emociones e imágenes en el que vive. Como el muchacho ya casi no lee, no es capaz de manejar ideas, ni de expresarse con ideas. Solo ve imágenes, solo puede expresarse con imágenes, contar lo que ve. Experimenta una emoción pero no es capaz de describirla porque le faltan palabras. Vive algo pero no es capaz de interpretar lo que vivió porque en el cine o la televisión nadie interpreta al final.

           Vamos a asomarnos ahora a otro aspecto de la fantasía. Al mundo de las canciones románticas.  En el mundo de las canciones, el estar enamorados es garantía para que una pareja sea feliz y los enamorados siempre se quieren hasta la muerte.

        La muchacha sueña con el matrimonio y en sus sueños lo ve a él con ella y a nadie más. Están agarraditos de la mano contemplándose. Segunda escena; 30 años más tarde: Él y ella, agarraditos de la mano y contemplándose en éxtasis. Él tiene el pelo canoso. Ella un par de mechones blancos que la hacen verse más guapa. Nadie es calvo, ni gordo, ni arrugado. Nadie se aburre, nadie se cansa de mirarse. Nadie se enoja.

           Nadie le dijo que el matrimonio es trabajo. Que el amor es servicio. Que los niños son una carga. Que los parientes molestan. Que ella no estaba lista para el matrimonio. Vino el primer pleito. El enamoramiento se transformó en rutina. En nada se parece su matrimonio a sus fantasías. Pero basta encender un televisor o escuchar una canción para darse cuenta que los enamorados son felices toda la vida. El matrimonio es una Fiesta pero su marido es un aguafiestas y ella tiene derecho a la felicidad. Quizás si se casa otra vez... Y empieza a verse entonces agarrada de la mano de otro, contemplándose.

        No era su matrimonio lo que andaba mal. Eran ellos; su inmadurez y sus sueños era los que estaban equivocados. La felicidad no es un derecho, sino algo por lo que hay que trabajar todos los días. 

       Como la canción romántica le dice que todo es permitido cuando uno está enamorado, hoy que se enamoró de otro le es permitido dejar al anterior. No sabe que cuando eso sucede solo el compromiso serio y la alianza de Dios puede salvarlos. Como lo importante es lo que uno siente, si ya no siento nada ya no importa si lo deja. Vale más amor sin matrimonio que matrimonio sin amor, le dijo el otro y ella se lo creyó. Sin darse cuenta que en esa frasecita le estaba advirtiendo lo que ella misma le diría poco después: "Más vale amor sin matrimonio que matrimonio sin amor". O sea que “¡Ahí nos vemos!".

 

 

La gran mentira

Reflexión Semanal nº 104

            ¡Terminó la guerra! El desfile triunfal duró unas pocas horas, o peor todavía, fue el desfile triunfal del enemigo. Ahora el héroe busca trabajo, pero ya no se necesitan héroes. Ahora quieren ingenieros, o médicos, o empresarios, para la reconstrucción del país...  El muchacho descubre que fue engañado. Está entrando al mundo de la realidad. Empieza a ser hombre. El precio pagado por la fantasia fue caro. Para unos fue la muerte, para otros la invalidez, la ceguera, para todos el trauma. El haber hipotecado toda su vida en aquella fantasía.

             No me estoy riendo ni burlando de ninguna guerra. Las guerras no me dan risa, lo mismo si la guerra es justa, como si es una guerra fraticida. Lo mismo si peleas de un lado como si peleas del otro. Las guerras no las gana nadie. Y esta es la realidad. El que no la ve es porque está todavía encaramado en un árbol, con su capa de Superman.

          Aunque les parezca mentira, este muchacho tuvo suerte. Suerte porque no lo mataron, pero suerte también porque pudo regresar a la realidad, convertirse en hombre y empezar la vida. Hay otras fantasías mucho más peligrosas. Porque de todos modos los jóvenes de hoy no estaban o no tienen memoria de esa nuestra última guerra.

             Hablemos de este joven de hoy, pobre o rico. Encienden la televisión. Van al cine. Miran el vídeo juego. Ven los anuncios, las películas, la tableta, el móvil.... todas le dicen lo mismo: la Gran Mentira: "El mundo es una gran fiesta y tú no estás invitado". 

             Lo que ven es un montón de muchachas guapísimas, sonrientes rodeadas de muchachos igualmentes guapísimos, divirtiéndose a lo grande y toda esta magia hecha posible con solo destapar una botella de cerveza.

          Quizás si te vistes con los pantalones del anuncio, si te peinas como ellos... te inviten a la fiesta. Y vas entonces y te pones a la moda y te vas a una fiesta, pero la fiesta no se parece a la que viste. Piensas entonces que te equivocaste de fiesta, que los que de verdad están gozando son los que beben licor, o fuman marihuana. Pero ellos también andan buscando ese mundo y es para eso que beben licor y fuman marihuana. 

           Pero ni son muchachos ni son felices. Porque esta es la Gran Mentira: El decir que la juventud de hoy está gozando en grande.

           Todos los jóvenes y todos los adultos de todos los tiempos han querido gozar, pero para el joven de hoy le es más difícil que nunca. Porque nuestra generación podía gozar de su realidad; gozar de lo que tenía y con lo que tenía. Pero para el joven de hoy esa fiesta no existe.

            El gozo depende mucho de las expectaciones. Si a un muchacho le regalaban un par de patines gozaba los patines. Si nos regalaban una bicicleta nos poníamos locos de alegría porque nunca esperábamos tener una bicicleta. Pero el chavalo de hoy, enciende el televisor o su DVD y en la película de hoy lo que ve son chavales sonrientes, cada uno en su coche, con una chavala sentada en el asiento delantero, en una gran fiesta a la que no ha sido invitado. Mira su bicicleta y siente que esta siendo privado de un derecho, que esta siendo estafado, y nunca gozará su bicicleta.

        En alguna parte existe ese mundo maravilloso donde la gente se divierte. Para el joven la puerta de entrada a ese mundo son la televisión, el cine, su tablet o móvil.

Consecuencias de la gran mentira

Reflexión Semanal nº 105

     La canción romántica tiene además otro elemento. Expresa las emociones del que las crea o las canta; pero las buenas -como ciertas novelas- son incluso capaces de producir una réplica de esa emoción. Revela, si es enamoramiento: amor.  Una muchacha envuelta en estas emociones es alguien que ya está enamorada y que solo anda buscando en quién volcar su enamoramiento. A quién colgarle su fantasía amorosa. Ciertas canciones y ciertas novelas se venden porque con ellas la persona puede mantenerse enamorada sin tener de quién y experimentar casi lo mismo que si lo tuviera.

    Podría seguir ilustrándoles las consecuencias de un mundo que nos mantiene en la niñez haciendo niñerías porque nos mantienen en un mundo de fantasía que no existe. Ese mundo irreal tiene un precio y el precio suele ser toda la vida.

    Igual para el soldadito que ya no pudo ser lo que quería por andar jugando a la guerra, como para la muchacha romántica que creyó que el matrimonio era una fiesta y la felicidad un derecho.          Para el muchacho idiotizado porque ya no sabe ni leer ni pensar, como para el aburrido que no soporta el mundo real y ha perdido la capacidad de divertirse por sí solo. Para el muchacho drogadicto que despues de experimentar sensaciones tan fuertes ya no es capaz de adaptarse al mundo normal, ni tiene ya la edad para empezar una vida nueva, como para la muchacha que pensando que todo es permitido para los enamorados se quedó cargando un niño sin matrimonio y sin amor.

    La gran mentira es el pensar que el mundo es una fiesta, y que los jovenes de hoy estan gozando la vida como nunca.  Las estadísticas demustran lo contrario.       

    De 1953 para aca en los Estados Unidos el porcentage de suicidios en los jovenes aumentó en un 230%.  La cifra es tremenda si nos damos cuenta que entre los adultos el aumento fue solo de un 25%.  Es decir casi diez veces menor. El porcentage de homicidios entre jovenes aumentó en un 2.730%.  Y el 40% de los homicidios los cometieron jovenes entre los 16 y los 24 años. El número de nacimientos ilegítimos aumentó en un 800% entre las muchachas de 15 a 19 años. Y esto a pesar del uso generalizado de contraceptivos. El 23% de los jovenes de secundaria tienen problemas de alcoholismo. El 64% de los estudiantes de secundaria consumen drogas.

    En Nicaragua según la Organización Mundial de la Salud del 2010 al 2015 según las estadisticas oficiales de la Policía entre los 15 y 29 años las muertes por suicidio aumentaron  un 25 por ciento y que el 72 por ciento fueron cometidos por los hombres.

    (Aqui intercalo un par de estadisticas que interesan a los padres). En una encuesta que se hizo en colegios de los Estados Unidos haciendo las mismas preguntas a padres e hijos separadamente los     resultados fueron los siguientes: A la pregunta de si su hijo habia ingerido licor en los ultimos 30 días, solo el 35% constestaron que si. Pero el 67% de los hijos confesaron haberlo tomado. Mientras el 3% de los padres dijeron que su hijo fumaba marihuana, el 28% confesaron fumarla. Al preguntarseles a quien creian que acudirian sus hijos en caso de problemas por abuso de drogas, más de la mitad de los padres aseguraron que recurririan a ellos. Pero el 70% de los hijos contesto que recurririan a un amigo. El 20% que a sus padres, y el 8% a otro tipo de personas).

    Esta encuesta refleja el engaño en que viven los padres con respecto a la realidad de sus hijos.

¿Cómo se llegó a todo esto?

Reflexión Semanal nº 106

        ¿Cómo empezó todo esto que llamamos Cultura Juvenil?

        Hasta fecha reciente el joven era una persona más en la sociedad. Y una persona útil. Entraba muy pronto al mundo de la realidad y se hacía un hombrecito. Casi desde niño empezaba a trabajar con su padre o a aprender su oficio. Y se incorporaba poco después a la sociedad igual que los adultos. Lo mismo la muchacha que desde niña ayudaba en los oficios de la casa. No existía una diferenciación entre el mundo de los jóvenes y el mundo de los adultos. 

    En el siglo XVII empiezan a existir las escuelas en la forma en que hoy las conocemos. Son en cierto modo un mundo aparte constituido por jóvenes, pero era un mundo dirigido y supervisado por los padres o sus representantes.

    Con la llegada de la era tecnológica, la sociedad y los trabajos se fueron haciendo más complejos, se necesitaba saber más y estudiar más, o capacitarse más para poder sobrevivir en el mundo. Su ingreso al mundo se fue retardando, permitiéndole ahora dedicar los primeros 18 ó 21 años de su vida a estudiar. Y así se fue creando un mundo juvenil hecho de jóvenes de quienes no se esperaba nada sino que estudiaran para el futuro. Se les permitía no trabajar y se les mantenía para que pudieran prepararse mejor. 

    Esto prolongó su niñez porque otra característica del niño es el ser una persona de quien no se espera nada; una persona sin obligaciones ni preocupaciones, que recibe todo de los adultos. Y el joven siguió siendo niño. Poco a poco se fue multiplicando el número de ambientes exclusivo para jóvenes (salones discotecas, festivales, etc.) y el número de productos para su consumo (música, películas, programas, artefactos). Con la llegada del radio, la televisión, etc. las influencias podían ahora llegar directamente al niño sin pasar por el control de sus padres.

    Había nacido una auténtica cultura juvenil. Es decir, fuera del control de los padres, con el que el joven se identifica, en donde se mueve, con un modo de ser y un estilo de vivir juvenil, con ideas, valores, patrones de conducta y relaciones distintas del mundo adulto. Un modo de hablar y de vestir exclusivo del joven. Un mundo con líderes juveniles que  a partir de los Beatles tienen un mensaje concreto para ellos. Con una filosofía, una religión que influyen sobre ellos de una manera más fuerte que las religiones y líderes religiosos del mundo adulto.

    Se le construyó un mundo aparte y como era niño sobró quien se lo llenara de fantasías. Suponía capacitarse para la vida real y el mundo juvenil lo está haciendo cada día más incapaz de enfrentarse a ella. Inmerso en un mundo artificial, no resiste el impacto que supone el incorporarse al mundo adulto.  En el mundo juvenil el éxito estaba basado en tres grandes pilares: su atractivo físico, su popularidad y su atractivo sexual. Ninguno de ellos le basta ahora para triunfar. Algunos optan entonces por seguir en su propio mundo y no logran salir nunca de él. Siguen siendo niños irresponsables sin obligaciones, que dependen en todo de los adultos. Parásitos de la sociedad.

    Quisieron hacer del mundo una gran fiesta, pero no logran divertirse en ella. Es su fiesta pero no están invitados. Quisieron hacer de su vida una contínua diversión y han perdido hasta la capacidad de divertirse. Querían prepararse para entrar en el mundo pero cada día son más los que solo buscan como escaparse de él.

¿Cómo se llegó a todo esto?

Reflexión Semanal nº 107

      Espero que todos hayamos captado la magnitud del peligro en que se encuentra nuestra juventud, y por ende, nuestro futuro.

     Ahora me gustaría concluir resumiendo muy rápidamente las características de esa cultura juvenil, el núcleo de su mensaje, los medios que lo difunden, y la estrategia y objetivos de quienes la manejan. 

       Todo esto está en manos de un grupo relativamente pequeño de adultos que han tomado el control del mundo juvenil y que tiene a su disposición un complejo industrial monstruoso con ventas de  muchísimos billones de dólares, mediante el cual están socavando todos los valores cristianos de nuestros hijos, a la par que hacen un estupendo negocio.

    Estoy seguro que a estas alturas no se les escapará a ustedes que detrás de todo esto hay una estrategia satánica que podríamos resumir en los cinco siguientes pasos:

    1. Aislar a los jóvenes y separarlos de la autoridad de sus padres y de toda otra forma de autoridad.

    2. Controlar el mundo juvenil, controlando las transmisiones de la Cultura Juvenil.

    3. Inyectarle a la juventud una doctrina hecha de rebelión, inmoralidad sexual, violencia, evasión y muerte.

    4. Usar a la juventud para evangelizar a los adultos y alcanzar el mundo entero. Ya sea porque los adultos del mañana serán estos jóvenes de hoy, o porque hoy son los jóvenes quienes evangelizan a sus padres con sus valores y costumbres, como sucedió con la llamada revolución sexual, que habiendo empezado por los jóvenes, se extendió -sin embargo- a los adultos de todo el mundo en poquísimo tiempo.

    5. Exportar esta cultura inicialmente occidental a todos los países del mundo.

    Es un plan magistral y diabólico. Lo que está sucediendo no es algo accidental sino algo cuidadosamente elaborado y magistralmente realizado.

    Los de mi comunidad “La Ciudad de Dios” somos débiles y muy poquitos, pero no pensamos cruzarnos de brazos mientras otros se disputan o se apoderan de la mente de nuestros hijos. Estamos dando batalla con nuestras oraciones, sacrificios y enseñanza (a veces semanas enteras orando día y noche sin interrupción toda la comunidad), con nuestras asambleas abiertas mensuales, jornadas masivas evangelísticas, innumerable cantidad de retiros (especialmente a parroquias y colegios) con una evangelización en todos los campos, como estas denuncias periodísticas de todos los sábados en LA PRENSA y en varios medios electrónicos, a fin de generalizar patrones de conducta que contrarresten esa cultura juvenil en la mente de nuestros hijos.

     Esperamos contar con todos ustedes -mis lectores- a que se sumen a nuestra batalla. Con nuestro Señor no hay nada imposible.

     Nuestros hogares (el mío, los de mi comunidad, y los de todos ustedes) deben ser los talleres donde se formen los futuros líderes de nuestro país. Sabemos que estamos inmersos en una lucha desigual contra un enemigo que nos sobrepasa en astucia y recursos, pero sabemos que no estamos solos; una familia luchando sola sería como una golondrina que sola,"no hace verano" o como decimos comúnmente “ni corrás que sos out.” Pero si todos estamos en este mismo empeño y nos apoyamos mutuamente, la cosa cambia, sobre todo sabiendo que el más interesado y el más comprometido para que esto funcione es el Señor mismo. Avancemos con la confianza depositada en el que todo lo puede.

    Nuestra docilidad y disposición son necesarias, son urgentes, pero lo verdaderamente importante y decisivo es que Dios está de nuestra parte. Y si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

    En las próximas semanas estaremos hablando sobre lo que -como padres de familia- podemos hacer.

Nuestra Respuesta I

Reflexión Semanal nº 108

            En esta segunda parte quiero hablarles un poco de lo que podemos hacer como padres respondiendo ante la Cultura Juvenil y de los medios que disponemos para combatirla.

          Antes que nada debemos estar conscientes que no estamos solos, que Jesús es el Señor y que contamos con su poder para lograr vencer la batalla contra el enemigo, y más aún, que la batalla ya ha sido ganada en Jesucristo.

           Creemos que la familia es un invento de Dios. (Él mismo vive en una comunidad de amor). No es un invento del hombre, y es en el seno de la familia donde debe florecer el amor entre los cónyuges y el amor entre padres e hijos. Los hijos deben experimentar el amor de Dios, en primer lugar en sus padres.

            En segundo lugar, creemos que nuestros hijos no nos pertenecen. Que pertenecen al Señor a quien un día rendiremos cuentas, porque Él los puso a nuestro cuidado. Creemos también que tampoco son nuestros en el sentido que podamos dominar y decidir sus vidas por entero. Sólo podemos educarlos para la libertad. Creemos también que nunca llega el momento en que dejamos de ser sus padres y ellos dejan de ser nuestros hijos y cesan nuestras responsabilidades y derechos. Van cambiando según su edad, pero jamás podremos decir: “ya son harina de otro costal”, ni ellos se pueden olvidar de su responsabilidad para con nosotros, sus padres.

            Un tercer elemento es entender que la familia está bajo ataque directo de Satanás por ser el núcleo y base de toda la sociedad.

         El cuarto elemento es que debemos formar a nuestros hijos cristiana y humanamente, no como se acostumbra muchas veces, en que la principal preocupación es la formación académica, de cara a una realización personal, que busca satisfacer las demandas que le impone la sociedad en base a un poder adquisitivo de bienes y servicios. Los padres, buscando cómo llenar a sus hijos de cosas, o buscando mantener o alcanzar un status social, priorizando su trabajo, llegan al extremo de no saber de sus hijos. Vemos entonces hijos abandonados, sumergidos poco a poco en la vagancia, la droga, el alcoholismo, el sexo desenfrenado, creciendo con los valores mundanos de la desconfianza, el resentimiento, el odio, la violencia, el egoísmo.

           Tenemos que enseñarles el verdadero uso del dinero, que es algo que cuesta, no algo a lo que tienen derecho, y que deben saber hacer uso de él sin malgastarlo. Y cuando ya ganen, que colaboren con los gastos de la familia.

          Fomentar la diferenciación de sexos, formar a nuestros hijos en su carácter varonil y a nuestras hijas como mujeres. Enseñarles cómo divertirse y cómo vestirse.

            Enseñarles a no dejarse llevar necesariamente por las modas.

            Compartir con ellos el trabajo de la casa.

        Enseñarles cómo los medios de comunicación causan daño y separan a la familia. Enseñarles cómo saber escoger buenos programas.

      Cuando se les corrija, explicarles dónde estuvo el error, hacerlos reconocer la falta. Corregirlos y disciplinarlos, sin ira, sin crueldad y sin faltar al amor.

          Un quinto elemento es que debemos enseñarles deberes y responsabilidades. Disciplinarlos, criándolos con autoridad.

        Todo esto hace que se vayan formando como seres útiles llevándolos hacia la madurez.  El mundo lo que trata es que permanezcan más tiempo siendo niños, que no piensen ni actúen por sí solos, que no crezcan en madurez. Y les infunden una lista de derechos por los que tienen que pelear, sin darse cuenta que todo derecho tiene un deber a su lado.

Nuestra Respuesta II

Reflexión Semanal nº 109

     Todo el mundo acepta que los hijos deben obediencia a los padres, pero ustedes saben que frecuentemente los que mandan en el hogar son los hijos. Si Dios ha mandado a los hijos obedecer a los papás, es porque los papás deben ejercer autoridad y la deben ejercer para la formación de los muchachos. De nada sirve que Dios les diga a todos los hijos de la tierra: "obedezcan a sus padres", si los padres no ejercen esa autoridad. 

            Necesitamos aceptar que estamos a cargo de formar las vidas de los hijos desde que el niño nace.

            La Biblia instruye a los padres de la siguiente manera:

"Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor"  (Efesios 6:4)

            Y a los hijos les dice:

"Hijos obedeced a vuestros padres en el Señor; porque esto es justo. Honra a tu Padre y a tu Madre, tal es el primer mandamiento que lleva consigo una promesa: Para que seas feliz y se prolongue tu vida sobre la tierra”.

(Efesios 6: 1–3)

            Otro elemento es que debemos ser una familia que valora sus relaciones y “hace el  tiempo” para estar juntos y no deja que el trabajo necesario para acumular cosas, obstaculice el ser familias unidas. Hoy día muchos padres ni siquiera tienen tiempo de ver a los hijos al final del día, de hablarles, de divertirse juntos. Para ello necesitamos hacer el tiempo, y organizar actividades y excusas para reunirnos. Lo importante no es tanto la actividad cuanto nosotros y nuestras relaciones.  Fomentar un clima que permita el desarrollo de la confianza de los hijos para con sus padres, el que se sepan amados por lo que son, a pesar de posibles fracasos o tropiezos. La familia debe ser como un fuerte seguro donde sanar las heridas, el lugar donde poder encontrar la ayuda oportuna, ya sea el consuelo o el compartir juntos una alegría.

            Sean felices... y dedíquense muy especialmente a ser un signo de la felicidad de Dios. La alegría es muy contagiosa. Nunca sabremos todo el bien que una simple sonrisa puede causar. Sean fieles en las cosas pequeñas. 

            Debemos ser familias de Dios. El mundo está sufriendo tanto porque no hay paz. No hay paz porque no hay paz en la familia. Convirtamos a nuestras casas en centros de compasión y perdonar sin cesar (setenta veces siete) y así habrá paz. 

            Debemos constituir la alternativa de sociedad que el mundo necesita, familias que reflejen una forma de vivir distinta al mundo en que vivimos; familias llenas de felicidad con una cultura propia que proviene de ser Pueblo de Dios.

            Por eso San Pablo nos dice: Romanos 12:2:

"No vivan ya según los criterios del tiempo presente. Cambien su forma de pensar para que cambien su forma de vivir"

            Y créanme, podemos cambiar nuestra forma de vivir buscando a Dios en la oración personal y familiar,  presentandole nuestras necesidades y cediéndonos a Él para que vaya tomado las riendas de nuestras vidas, pidiéndole que nos dirija, confiados en que Él lo hará… que nos sane, que nos libere, que nos dé su paz.

            Todo esto no es una utopía y menos una mentira. Es real y ya la están viviendo los que la han tomado en serio y se han entregado a ella. Esa es la estrategia de Dios para vencer a la Cultura Juvenil actual que amenaza a nuestros hijos.

Las tablet y los móviles

Reflexión Semanal nº 110

          El abuso de la tecnología (principalmente con las tablet y los móviles) está generando un enorme debate ante los efectos que están teniendo en los niños y adolescentes tal y como alertan numerosos expertos.

        Sin embargo ¿son los padres un ejemplo en esto? Un estudio realizado por dos universidades estadounidenses recogido en un reportaje de ABC, que les mostramos a continuación, revela qué opinan precisamente los niños sobre el uso que hacen sus padres de la tecnología.

         Guillermo Cánovas, director del Observatorio para la Promoción del Uso Saludable de la Tecnología, asegura que sus alumnos suelen aceptar que deben establecerse horarios, lugares y normas básicas de educación en relación a su uso. Entienden que hay momentos, como las comidas y las cenas con la familia, en los que no es posible estar contestando mensajes mientras sus padres les están preguntando cómo les fue en el colegio. Una de las cuestiones que generalmente salen a relucir (con menos frecuencia entre los niños, pero con mucha entre los adolescentes) es el papel que juegan los padres en esta cuestión.

             Los hijos quieren que sus padres les hagan caso,  jueguen con ellos, que les escuchen. Pero la realidad es que cada vez más adultos son adictos al móvil y a las redes sociales, creando un mal precedente para sus hijos. Algunas normas no debieran respetarlas solo los niños. El reciente estudio realizado conjuntamente por la Universidad de Michigan y la de San Francisco, pone de manifiesto las demandas de los más jóvenes en relación al uso que sus padres hacen de los móviles. Tanto niños como adolescentes demandan más atención cuando están contando algo, piden que sus padres les consulten antes de publicar fotografías suyas y, por supuesto, no quieren que utilicen el móvil mientras van conduciendo, ni que aprovechen los semáforos en rojo para contestar a sus mensajes.

          Estas son algunas de las cuestiones que muchos menores manifiestan en el estudio, advierte el también autor del blog Kids and Teens online:

            -No quieren que sus padres utilicen la tecnología en determinados contextos sociales y, sobre todo, demandan de sus padres que les presten atención cuando están intentando contarles algo que consideran importante.

           -No quieren que sus padres compartan información sobre ellos sin consultárselo primero y sin su aprobación. Hay comentarios que un menor nunca haría sobre sí mismo en internet o imágenes que no publicaría.

            -Demandan que sus padres utilicen también la tecnología con moderación. De padres adictos al móvil probablemente saldrán hijos igualmente adictos.

            -Piden que sus padres establezcan normas relacionadas con el uso de la tecnología y en especial que les protejan de los contenidos no deseados con los que en ocasiones se encuentran. La mayoría de los niños agradecen tener unos parámetros que les sirvan de referencia.

            En definitiva, las demandas que plantean muchos niños y adolescentes no parecen injustificadas ni poco razonables. Muchos solo piden lo mismo que pediríamos nosotros. Es un buen momento para plantearse no solo la necesidad de establecer unas normas básicas sobre el uso de la tecnología en la familia, sino también para tener en cuenta lo que ellos demandan y aplicarnos nuestras propias recetas.

            Hace poco leí sobre esto mismo que, la familia real de España prohibió a sus hijos el uso de la tablet y móviles en los fines de semana y lo dediquen a la familia y a socializar con sus amiguitos. Me parece una buena medida.

Efectos de las pantallas en los niños I

Reflexión Semanal nº 111

            Agresividad, hiperactividad, déficit de atención o mal humor: son algunos efectos de las pantallas en los niños.

          El Dr.Nacho Calderón lleva 24 años atendiendo a niños y conoce a la perfección los efectos de los móviles y las tablets. Son miles los que han pasado por su consulta a través del Instituto de Neuropsicología y Psicopedagogía Aplicadas (INPA) en Madrid y el Neurological Rehabilitation International Consultants de Texas (EEUU) siendo uno de los neuropsicólogos infantiles de referencia en la escena internacional.

            Durante los últimos años ha observado los perniciosos efectos que están teniendo sobre los niños la utilización de móviles y tablets, por lo que no para de alertar a los padres y educadores del peligro al que se está sometiendo a los más pequeños y los problemas de salud y comportamiento que hoy en día son ya una realidad, tal y como él mismo atestigua en sus consultas.

            El Dr. Calderón, que es autor de una colección de libros titulada Educar con Sentido, ha conversado con Religión en Libertad, sobre este fenómeno de las pantallas y del tiempo que esto está restando a jugar --en su opinión-- la que debe ser la gran prioridad de un niño. Asimismo, hace un repaso sobre la educación actual, la falta de normas y el exceso de regalos que se da a los niños. Al respecto dice lo siguiente:

            - Si el niño tiene menos de 14 años al regalarle un dispositivo digital de pantalla, ya sea tablet o móvil, estamos creando un perjuicio y si no lo medimos puede ser grave. Yo les insisto mucho a los niños -de menos de 14 años- cuando vienen a mi consultorio, que lo más importante para el desarrollo cerebral y neurológico es el juego, es lo que mejor desarrolla el sistema nervioso. Y cuando están delante de una pantalla están perdiendo tiempo de juego y les hago darse cuenta de que cuando cumplan 14 años, aunque no existieran celulares o no existieran pantallas, ya no van a jugar más.

            Jugamos muy poco tiempo de nuestra vida. Si ese poco tiempo que tienen para jugar que es vital para su desarrollo neurológico y lo pierden delante de una pantalla, no lo van a poder recuperar nunca. ¡Es una perdida tan grave la que están sufriendo los niños hoy en día por culpa de las pantallas en cuanto al tiempo de juego! Es gravísimo el perjuicio que les estamos haciendo.

            - Pero, ¿por qué es tan importante que los niños jueguen? ¿Qué perderían al no jugar? Le preguntamos y respondió el Dr. Calderón:

          - El juego es importante porque permite desarrollar habilidades y relaciones entre los elementos que luego van a necesitar en su vida adulta. En el juego un niño tiene que desarrollar habilidades de solución de problemas. Por ejemplo, tengo un palo y una cuerda, ¿qué puedo hacer? Estoy jugando al escondite y tengo que encontrar a mis amigos, ¿qué estrategia voy a seguir? En el juego simbólico voy a imaginarme que soy un vaquero, que soy un enfermero, son formas de relacionarme con aquello que me estoy imaginando. Si me quitas esto me vas a hacer llegar a la edad adulta sin haber puesto en práctica determinadas formas de relación y determinadas resoluciones de problemas, cuya única forma de alcanzarlas es mediante el juego.

            El próximo sábado continuaremos con esta entrevista al Dr. Calderón.

Efectos de las pantallas en los niños II

Reflexión Semanal nº 112

            Continuando con la entrevista al Dr. Calderón, este dijo:

           - La forma de prevenir esta situación es educando a los padres para que sepan racionalizarlos. Es decir, permitir el uso de pantallas tipo tablet o móvil exclusivo para educación y… nada más.

            -Pero sucede que estos dispositivos están en la sociedad y no puedes prohibirlo porque el niño va a convertirse en un niño raro. Entonces a lo que nos están enfrentando es: ¿usted que quiere tener, un niño raro o un niño mediocre?

            -Si por raro se entiende un niño que no ve la pantalla y que lee, que no ve la pantalla y que juega, que no está absorto en la pantalla y tiene una relación normal con los demás, yo quiero que mis hijos sean raros porque si ser normal es ser mediocre, es lo último que yo quiero para ellos.

            - Pasamos ahora a la televisión. ¿Es cierto que la televisión atonta?:

            - Sí, claro. Es imposible que la televisión no atonte. Siempre se la ha llamado la caja tonta y no porque la caja sea tonta sino que los tontos son los que están delante. Hace muchos años cuando tenía 12 años vi un programa en la televisión que se llamaba "La Clave" y el programa trataba sobre la televisión, sobre sus beneficios y perjuicios, hablo de 1978. Llevaron a un filósofo que no recuerdo su nombre y no tenía televisión. Le preguntaron por qué no tenía. Y dijo: "porque me quita mucho más de lo que me da". Esa frase sigue siendo cierta hoy con todos estos equipos.

           - La colección de sus libros se llama "Educar con sentido" al igual que su blog. ¿Qué es para usted educar con sentido? ¿Dónde dejamos el sentido común?

          - Desde mi punto de vista hoy no existe. Podríamos hablar de sentido común hace 40 o 50 años cuando la sociedad era muy homogénea. Cuando un niño que hacía algo que estaba mal, le podía regañar el portero, el quiosquero, le podía llamar la atención cualquiera porque había un sentido común y los padres agradecían esa labor. Hoy en día la sociedad es tan heterogénea, está tan mezclada de diferentes visiones que ya no hay algo que podamos llamar común, por eso no hablamos de sentido común.

            - En sus libros insiste en el respeto y las normas en la educación pero en la actualidad ambas palabras no están muy de moda. ¿Cree que este hecho está creando pequeños dictadores?

            - Claro. Lo que ocurre es lo siguiente: el niño al nacer en pocos meses va a descubrir que hay normas, que hay cosas que puede hacer y que no puede hacer y si intenta meter los dedos en el enchufe sus papás le van a decir “no” y si intenta hacer algo que pueda poner en peligro su vida, sus papás le van a decir “no”. El niño cuando descubre que hay cosas que se pueden hacer o no se puede hacer va a intentar enseñar a los padres que es lo que pueden hacer ellos y lo que no pueden hacer. Va a intentar poner sus normas. Si los padres son demasiado laxos en las normas o les da miedo educar, el niño se va a ocupar de hacerlo. Yo siempre digo que en los primeros seis años de vida alguien va a quedar educado. Lo adecuado es que al final de los seis años el niño esté educado, pero si no ha sido educado, los padres van a ser muy obedientes.

La tecnología en los colegios

Reflexión Semanal nº 113

            El psiquiatra alemán Manfred Spitzer es un experto sobre los efectos de la tecnología digital en la educación. Autor de muchos libros como Demencia Digital, es licenciado en Medicina, Psicología y Filosofía obteniendo a continuación una cátedra en Psiquiatría. Es además el director de la Clínica Psiquiátrica Universitaria de Ulm y el Centro de Transferencia de Conocimientos para las Neurociencias y el Aprendizaje.

            En esta entrevista con La Contra de La Vanguardia se muestra contundente a la hora de asegurar que deberían prohibirse estos aparatos en los colegios, afirmando que perjudica el aprendizaje. Un análisis similar hace de los móviles, televisión y videoconsolas.

            -Usted habla de “demencia digital”: ¿Lleva móvil, doctor?

            -Claro, porque soy mayor y sé usarlo bien, pero los niños no. Por eso no he dejado a mis hijos que lo tuvieran hasta los 18 años y hoy que tienen 20 me lo agradecen.

            ¿Sabe por qué Bill Gates o Steve Jobs triunfaron?

            -Porque tuvieron una excelente educación analógica que les preparó para ser innovadores.

            -¿Con computadoras en sus aulas, smartphones y iPads no hubieran sido aún mejores?

      - Al contrario, el uso de esos aparatos retrasa la madurez de niños y adolescentes, y les impide concentrarse y aprender. Lo mejor para enseñar es leer, escribir, tomar notas, trabajar con el profesor.             

            -Soy psiquiatra y neurocientífico y no doy opiniones, sino que he recogido pruebas durante años sobre los efectos de la introducción de la tecnología digital en las aulas que demuestran que perjudica al aprendizaje. El cerebro humano no es un disco duro que tiene una capacidad de almacenar X gigas de datos. Al contrario, si usted habla cinco lenguas, le será mucho más fácil aprender otra que a alguien que sólo sepa una.

          -Si usted graba la clase del profesor directamente en un archivo de computadora, su mente, se lo aseguro, no aprende nada, porque no establece conexiones. Necesitan que alguien vaya estructurando lo que aprenden. Los niños y adolescentes necesitan sobre todo un buen educador; toda esa tecnología pudiera sólo distraerles y retrasarles. Es triste ver niños smombies aislados de todo mirando su pantallita.

            (Fin de la entrevista)

            Y hablando ahora como facilitador de estos artículos, les añado el siguiente comentario:

             -Creo que posiblemente podrían ustedes estar preguntandose: Y entonces ¿en qué quedan obras filantrópicas (o caritativas)  tan formidables como la de los señores Zamora de Bancentro, empeñados en equipar gratuitamente de una computadora a todo niño pobre de Nicaragua? Mi sincero deseo es que cada computadora fuera acompañada de un buen profesor que le guíe y le enseñe a usarla con la moderación debida. Este gesto de los señores Zamora constituye una auténtica y ejemplar contribución al desarrollo de nuestro país y solo se puede comparar con la de otros nicaragüenses ejemplares que han construido y equipado hospitales gratuitos para sus empleados. Y otros que han construido escuelas gratuitas en cada una de sus fincas; y programas facilitadores de viviendas para trabajadores de sus empresas. Y otros que –como los anteriores también me honra conocer - que otorgan becas a sus dependientes. Otros han hecho galerías de arte, etc.

         Pero hay algo más. Nada menos que la Academia Americana de Pediatría (AAP) cambió su recomendación inicial sobre este asunto. Antes prohibía enfáticamente esos equipos en los niños pequeños, pero ahora acaba de reconsiderar su postura, concentrándose en recomendarlos de forma productiva, educativa, de refuerzo moral y de construcción de las relaciones, orientándo a los padres y educadores a que asuman el papel de “mentores”, en lugar de usarlos como niñeras.

La violencia en la televisión

Reflexión Semanal nº 114

            ¿Por qué no es recomendable que los niños vean actos violentos en la TV?

            Las investigaciones afirman que el 85% de los programas de ficción contiene violencia.

            Para hacernos una idea, un joven, antes de salir de la adolescencia, habrá contemplado más de 13.000 muertes

            El ver tanta violencia provoca violencia o al menos eso es lo que se supone, pero es difícil demostrarlo. Las variables que estarían implicadas en el impacto de la violencia televisiva pueden ser las siguientes:

           Tiende a aumentar el comportamiento violento. En la mayoría de las situaciones violentas que aparecen en la pequeña pantalla no se presenta como el último recurso sino más bien como el único. Los menores terminan pensando que el ser violento es el único modo de ser.

               Los héroes violentos suelen erigirse en portadores de la verdad y la justicia y dictaminan la bondad de los hechos por encima de los criterios éticamente aceptados por la sociedad.

             La asunción de la violencia por parte de los más pequeños se puede explicar a través de distintos mecanismos psicológicos,  pero el proceso de aceptación de la violencia televisiva y su traspolación a la vida real no sólo depende de variables individuales del niño. También la actitud familiar ante esta violencia influencia y facilita esa posible traspolación de la que hablamos. Entre las variables familiares implicadas en la repercusión de la violencia televisiva en los más pequeños estarían:

            Comportamiento violento de los padres: un patrón de comportamiento violento por parte de algún progenitor o de ambos sumado a la contemplación de violencia en televisión puede aumentar las respuestas violentas en los niños, además de su justificación.

            La contemplación de programas violentos por los padres, sobre todo cuando esta contemplación no es criticada, puede inducir a los menores a entender que si sus padres no condenan dicha violencia es que la misma es aceptable y, por tanto, ellos la pueden imitar con tranquilidad.

            Parece que hasta ahora estamos hablando sólo de series de ficción con personajes humanos, pero de la violencia tampoco se escapan los dibujos animados y las series de animación. En los dibujos animados las secuencias violentas son muy frecuentes. Los datos empíricos nos revelan datos sorprendentes:

            El 40 % de las conductas violentas son ejecutadas por los protagonistas.

            El 66% de las mismas son de carácter proactivo, no se producen como defensa ante nada.

          El 75 % de las consecuencias de la violencia no aparecen o son mucho menores que en las de las de ficción reales.

            La mayoría de las veces las conductas violentas están justificadas por un fin (amistad, justicia…)

           No perdamos de vista que la abundancia de programas violentos a los que sometemos a los menores y la falta de respeto por parte de las cadenas televisivas en su compromiso de crear y cuidar franjas de contenido infantil no dejan de ser un maltrato institucional y social a la infancia. Sin embargo, que la violencia contemplada se plasme en la conducta personal dependerá, en buena parte, de la respuesta que den todos aquellos que tienen responsabilidades educativas sobre los niños: la familia, la escuela y los medios de comunicación.

           Gracias a Dios la mujer por naturaleza está protegida de esta atracción tan mortífera y casi solo los varones son presa de ella.

                         (Duncan Stephen  LAFAMILIA.INFO  2 DICIEMBRE, 2016)

Los Videojuegos

Reflexión Semanal nº 115

       10 Videojuegos que no deberías comprar a tus hijos. Interaxion los desaconseja por la trama que desarrollan o por el contenido extremadamente violento, vulgar, o sexualmente explícito.

         La responsabilidad es siempre de los padres, para ello, resulta muy valiosa y útil la información que ofrece Interaxion, una entidad que forma en el uso responsable de los Social Media (redes sociales, internet, y videojuegos), y le brinda a los padres una guía con la valoración de algunos de los videojuegos más vendidos o más publicitados del año. Para lograr así un estilo de vida de juego seguro, Interaxion clasifica los videojuegos en tres categorías: “Recomendados para todos”, “No aptos para todos” y “No recomendados.” 10 de estos últimos son los que publicamos a continuación:

            The witcher128. En el desarrollo del juego abundan las escenas de violencia y de sexo y el lenguaje soez. Si bien la calidad técnica del juego no se discute.

               Grand Theft Auto V128. Este juego rebosa violencia, lenguaje extremadamente soez, abuso de drogas y alcohol. Las mujeres se representan con frecuencia como objetos sexuales, y se presentan contenidos explícitos.

                Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. En el trasfondo de las motivaciones del protagonista siempre está el deseo de venganza. La tortura también hace parte del juego además del sexo, incluida la violación.

                The Order: 1886. Las escenas de violencia pueden ser impactantes y desagradables; algunos eventos suceden en un burdel, con todo lo que esto puede conllevar en cuanto a contenido sexual explícito.

           The Last of Us. Un violento juego de zombies con gran calado humano, donde los obstáculos se afrontan con la fuerza bruta.

                God of War: Ascension. Se presentan grandes dosis de violencia, sin escatimar recursos para hacerla impresionante con escenas brutales.

                Fallout 4. Abundantes imágenes de muertes y cadáveres bastante crudas.

            Until down. Durante el desarrollo del juego se presentan situaciones de violencia cruda y la interacción entre los jóvenes incluye contenidos sexuales bastante explícitos.

               Soma 128. Un juego oscuro, lleno de imágenes que pueden ser perturbadoras y de escenas de terror impresionantes. El jugador también deberá tomar decisiones con implicaciones serias, como quitarle o no la vida a alguien que desea morir. Algunos de los personajes extraños que aparecen en la trama van prácticamente desnudos.

            Mortal Kombat X. Presenta la posibilidad de jugar en dispositivos móviles. Sin embargo, a la novedad podría agregarse el que Mortal Kombat sea más violento que nunca. Sangre, huesos, mutilaciones…todos los elementos más crudos están presentes de una manera que puede ser realmente molesta. El lenguaje soez es infrecuente pero bastante fuerte.

            Gracias a Dios estos videos juegos generalmente son rechazados instintivamente por todas las mujeres independientemente de sus edades (Seguramente son más puras, tienen más modestia natural y están hechas por Dios más inclinadas al amor verdadero que a la crueldad, la pornografía y la violencia). En cambio los varones (fundamentalmente los jóvenes) se ven especialmente atraídos a estos juegos sangrientos cuando no han madurado suficientemente y se sienten atraídos por la violencia y la crueldad.

            Aunque también hay que reconocer que la calidad de producción de casi todos los videojuegos actuales son espectacularmente buenos.

(Artículo originalmente publicado por lafamilia.info)

Educación Sexual en los colegios I

Reflexión Semanal nº 116

           Si hay un aspecto que se está imponiendo por igual por todo el mundo, ya sea en Europa, América Latina o África son los llamados “programas de educación sexual” y que en gran medida no son otra cosa que un sistema de adiestramiento de los niños en la ideología de género y en los anticonceptivos y el aborto.

            Eso sí, estos programas siempre aparecen disfrazados de un aspecto educativo cuyo único y aparente objetivo es evitar los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. Estas políticas no son sólo apoyadas, sino que son promovidas generalmente, por organizaciones supranacionales como las Naciones Unidas, que en muchos casos supedita la ayuda financiera a países pobres, o en vías de desarrollo, a la aplicación de estos programas de adoctrinamiento, de colonización imperialista, como lo ha denunciado y denominado con toda la boca y repetidamente el Papa Francisco.

        Como un ejemplo de la imposición de estos programas pudiéramos citar el reciente informe de la Unesco, en el que pedía a la Asamblea General de la ONU que impusiera más exigentemente programas de adoctrinamiento, en este caso el LGTBI, en los colegios de todo el mundo.        

            La realidad es que son decenas de miles los colegios que en todos los continentes llevan aplicando en años programas de educación sexual. Pero hasta ahora nadie se había parado a analizar si realmente éstos son eficaces o son únicamente pura ideología (la de género).        

          Esto es lo que ha realizado Cochrane, una red global de investigadores del ámbito de la salud que realizan informes muy completos generando así información destinada a que se tomen mejores decisiones en el mundo de la Salud.

           El estudio de estos expertos ha revisado los datos de más de 55.000 jóvenes de países como Inglaterra, Escocia, Sudáfrica, Chile, Kenia, Tanzania, Zimbabwe o Malawi. Y han realizado un seguimiento que va desde las edades de año y medio hasta los siete años. Es decir, una muestra amplia y duradera en el tiempo.

            La conclusión a la que llegan es devastadora para los promotores de estos programas educativos: no reducen el número de embarazos ni las enfermedades de transmisión sexual. Es más, no tienen ningún efecto en los jóvenes.

            ¿Los jóvenes están mejor informados? Sí, pero los jóvenes también están recibiendo un bombardeo de mensajes de carácter sexual que anula esta información. En estos programas todo vale, todo se permite, la clave es el deseo y el único freno que se les ofrece es el preservativo. Y esta política se demuestra claramente ineficaz.

       En muchos centros parte de la educación sexual pasa por clases prácticas de cómo utilizar los preservativos. Esa es la única salida que les ofrecen a los niños y jóvenes… como única defensa.

          El autor principal del informe, el doctor Mason-Jones insiste en que tal y como se diseñan estos programas actualmente “no tienen ningún efecto sobre el número de jóvenes infectados con el VIH, otras infecciones de transmisión sexual o el número de embarazos”.

           La próxima semana concluiremos con más información, habilitando a nuestros padres a revisar y cuestionar estos programas, cuando inteten inponerlos en los colegios de sus hijos, si es que ya no se los están impartiendo.

Educación Sexual en los colegios II

Reflexión Semanal nº 117

             Decíamos en la entrega de la semana pasada que, en gran medida, los programas de educación sexual que se imparten en los colegios del mundo entero tienen como objetivo “cambiar las actitudes, los comportamientos y las normas sociales mediante la mejora del conocimiento y la comprensión de los riesgos de la iniciación sexual temprana y la importancia de los anticonceptivos y/o el uso del condón”.   

          Por ejemplo, uno de los programas sexuales de un colegio del Reino Unido incluido en esta investigación afirma que pretende “mejorar las competencias en la comunicación sexual, el uso del condón y el conocimiento del embarazo, enfermedades de transmisión sexual, métodos anticonceptivos y servicios de salud locales”.

            Sin embargo, los resultados de este macroestudio muestran que los que están imponiendo estos programas en realidad no saben lo que en la práctica funciona o no funciona. Están dando palos de ciego.

             Estudios anteriores se basaban en las conductas que los propios jóvenes comunicaban, por lo que eran muy poco fiables. En este caso Cochrane (los nuevos investigadores que mencionamos en la entrega anterior) acertadamente sólo incluyó los estudios que ofrecen resultados biológicos medibles en registros, y una vez que eliminaron los informes con alto riesgo de sesgo, el resultado que hallaron fue el “nulo efecto” de estas políticas en los jóvenes.

            La experta en Bioética y jefa de políticas públicas del Christian Medical Fellowship (CMF) del Reino Unido, Phillipa Taylor, analiza el efecto que debería tener en el futuro la aplicación de los programas de educación sexual según los resultados de este estudio.

              En primer lugar, considera que estos datos deben ser una fuerte llamada de atención a las políticas de salud pública centradas en los jóvenes y la sexualidad para que empiecen a tener en cuenta la calidad de los estudios que se basan la ideología de género.

            En segundo lugar, Taylor apoya que existan programas de educación sexual en las escuelas, pero considera que son mucho más eficaces en la educación secundaria. Siempre y cuando estos programas tengan un enfoque distinto.

          En tercer  lugar, estos nuevos científicos llaman a reflexionar a los responsables de los planes nacionales que promueven el sexo y las relaciones sexuales a los jóvenes en las escuelas para que reconsideren su posición, tras analizar los resultados de estos nuevos informes.

            Philippa Taylor dice no estar sorprendida con este estudio, pues “las estrategias de salud sexual actuales para hacer frente a los embarazos de adolescentes se basan principalmente en tres supuestos falsos: que la anticoncepción es segura, que los jóvenes lleguen a aplicarla, y que la abstinencia es imposible”.

              Del informe sí se desprende otra conclusión importante, sobre todo para los países pobres y en vías de desarrollo, y que sí incide en una reducción de los embarazos y los contagios. Se trata de la escolarización. En algunos de estos países, incentivos como un uniforme gratuito, puede animar a los estudiantes a permanecer en la escuela, y esto sí que redujo a una cuarta parte las tasas de embarazo y la transmisión de enfermedades sexuales.

(Javier Lozano / ReL29 noviembre 2016)

LifeTeen: la evangelización a adolescentes

Reflexión Semanal nº 118

            (Transcribo este importante reportaje en especial para los evangelistas de los Movimientos Seglares de Nicaragua, y para los catequistas de los Consejos Parroquiales de nuestras parroquias):

            Dice Randy Raus, presidente de Life Teen, a ReL sobre la evangelización y pastoral juvenil a partir de su experiencia de 30 años evangelizando. Dice Raus:

          "En 20 años han cambiado al menos dos cosas importantes: la relación con la tecnología, y que las familias son más frágiles, menos presentes, y están mal evangelizadas.

          Los jóvenes pasan muchas horas en sus equipos electrónicos, que se han convertido en su forma primaria de comunicarse, y por ellos están perdiendo su capacidad de comunicarse cara a cara.

            Como catequistas debemos usar más tecnología, con vídeos y apps interactivas para conectarse con los jóvenes allí donde están. Por ejemplo, LifeTeen ha desarrollado una App llamada “Victory” diseñada para ayudarles contra la adicción a la pornografía, que ha sido muy eficaz con los muchachos. Podemos usar tecnología para llegar a ellos, y después, con el ministerio relacional y enfocándonos en los sacramentos, mantenerles conectados a la fe.

            La otra cosa que ha cambiado son las dificultades en las familias. Ambos padres trabajan fuera de casa y hay un gran porcentaje de divorcios, eso tiene un efecto desbastador. Muchas familias simplemente no consiguen sentarse a comer juntos. Los adolescentes dicen en las encuestas que sus padres son los que más les influyen… pero no pasan tiempo con ellos. Además, muchos adultos no recibieron una buena evangelización, son padres que no se sienten cómodos hablando de su fe, así que tienden a evitar hablar de ella. Los muchachos se preguntan entonces si la fe es aún importante para sus padres.

            Life Teen, con presencia en 30 países y 1.600 parroquias, explica lo que ellos están haciendo: Ponemos a los jóvenes a orar, a mantener un trato consciente y personal con Dios. También les transmitimos contenidos, pero en un formato muy corto y directo, con materiales preparados profesionalmente desde EEUU. Han desarrollado unos servicios de formación llamados “Parent Life” para ayudar a los padres a crecer en la fe. Mientras los muchachos están en catequesis, los padres van a un lugar distinto en la misma parroquia a crecer también ellos en la fe.

            Los hermanos Massegú, Jordi y Carla, están ayudando en la adaptación y traducción de las canciones que usa Life Teen. Ellos sostienen que la música es muy importante en la evangelización de jóvenes, y por eso la música es parte vital de Life Teen. Los adolescentes escuchan unas 6 horas de música al día, los ves con los auriculares por todo el mundo. Se identifican en la música que está bien producida. Lo bueno es que hoy se produce mucha música católica de calidad, como Matt Maher y Audrey Assad, que a los adolescentes les encanta. La música de alabanza puede engrandecer una liturgia con adolescentes y ayudar a los jóvenes a tener experiencias de oración más profundas.

            Un error que muchos cometen es intentar empezar sin haber conseguido tu “core team”, es decir, el equipo eficaz de personas que van a trabajar con los adolescentes. Este es un paso clave para poder llegar a los muchachos. Es importante dedicar tiempo a buscar este “core team”.

    Las personas interesadas en este nuevo método pueden contactarse con Jordi Massegú (jordi.massegu@gmail.com).  Life Teen tiene también una buena web: www.lifeteen.com, donde encontrarán más ideas. También hay una directora internacional, Marlo Dowdy, con la que pueden recurrir y recibir ayuda directamente." (MDowdy@lifeteen.com).       

La pornografía en el Internet I

Reflexión Semanal nº 119

     Un creciente y buen porcentaje de hombres ahora ya admiten ver pornografía de forma regular: Abogados, médicos, esposos, obreros y aún niños… ¡cada vez más niños chiquititos!

          Y tal a como van las cosas, a pesar de los esfuerzos de muchos padres alarmados, todos los niños estarán expuestos a la pornografía más pronto que tarde.

            Por eso no podía continuar eludiendo la cuestión de referirme a este tema en mis artículos (y evitar así el que seguramente muchos adictos me ataquen enardecidos). Pero recordé que yo no estoy en un concurso de popularidad y que la pornografía es un auténtico problema que tiene esclavizada a tanta gente, como para seguir ignorándolo. Así que les hablaré de esto con toda claridad y crudeza, como requiere el caso.   

          A continuación, comenzaré transcribiendo una recopilación de algunas razones por las que es necesario neutralizar la pornografía… y ya. Y más adelante les hablaré de cómo podemos y debemos hacerlo.

            1. Realmente la pornografía ofende a las mujeres. Y es que a veces tenemos la impresión de que en muchísimos casos es inofensiva. Se engañan pensando que a las mujeres de esos videos les agrada lo que son y que participan en esa actividad por elección. Eso es meridianamente falso. Una mentira. Son innumerables las actrices porno que han abandonado esta industria y han dado testimonio de sus problemas físicos y psicológicos, de la coerción que tuvieron que soportar. Innumerables las depresiones, los intentos de suicidio. Todas confiesan con vehemencia que ser una estrella del porno era una absoluta miseria, muy lejos de ser divertido.

            2. La pornografía mata el amor. ¡Cuántos matrimonios se han roto a causa de la pornografía! Algunos hombres consiguen por un tiempo ocultar que la consumen, otros lo ven abiertamente. En todo caso, es algo que destruye la intimidad de una pareja. Ver pornografía es como clavar un cuchillo profundamente en el corazón del cónyuge. Le hace perder toda la confianza. Le transmite que ella nunca será tan buena, que no está capacitada para satisfacerte. Si de verdad sentís amor en tu corazón hacia tu mujer, libérate de la pornografía mientras puedas, porque para muchos este es un camino sin retorno.

            3. El porno te hace apreciar menos el sexo real. Una encuesta reciente reveló que un número creciente de hombres prefiere la pornografía al sexo real. ¿Por qué? Porque es más sencillo. Con sólo un clic puedes acceder a una amplísima colección de mujeres de todo tipo, dispuestas, por decirlo de alguna forma, y que hacen cosas que ninguna esposa en su sano juicio haría jamás. Ni siquiera es necesario procurar dar placer a otra persona, en el internet todo gira alrededor tuyo.

En comparación, el sexo auténtico podría parecer un trabajo pesado. En este sondeo reciente, muchos hombres señalan que incluso ahora tienen dificultades para sentir cualquier cosa en sus relaciones sexuales con una mujer real.

            4. La pornografía desnaturaliza tu visión de la mujer. La forma más eficaz de distorsionar tu imagen de la mujer es ver pornografía. Ahí, las mujeres son objetos. No tienen emociones ni necesidades particulares, en otras palabras, no tienen alma. Son únicamente un objeto.

               5. Mata la gracia de Dios en tu alma. Un pecado que destruye el amor de Dios en tu alma. El riesgo que se corre es demasiado grande.

            Este problema es suficientemente grave y real como para que –si has llegado hasta aquí leyéndome- aunque te hayas cansado del tema no dejes de leer a continuación...

La pornografía en el Internet II

Reflexión Semanal nº 120

            Continuamos con los efectos de la pornografía. Les hablaré de otros cinco resultados:

           6. La pornografía empeora con el tiempo. Se convierte rápidamente en algo muy adictivo, como el crack o las metanfetaminas. Y como toda drogadicción, empeora con el tiempo. Al poco tiempo necesitan consumir más y más. Y les harán falta escenas cada vez más fuertes y extremas para excitarse, cosas que anteriormente tal vez lo habrían horrorizado.

            Ellos seguramente han leído artículos sobre agresiones sexuales a niños y comprendido lo fácil que es odiar a los agresores. Sin embargo, esos generalmente no comenzaron directamente así. Algunas veces se encuentra en el origen de estos crímenes un consumo excesivo de pornografía.

            7. Les convierte en egoístas. Esto debería ser totalmente obvio, pero cuando se dedican durante horas a complacerse a sí mismos con imágenes obscenas, comienzan a obsesionarse con ellos mismos. En vez de aceptar los sacrificios que exige el amor verdadero, comienzan a ver a los demás como objetos destinados a servir a sus necesidades y deseos, como ven a las mujeres de fantasía de su pantalla. En vez de entregarse y servir como Cristo, se obsesionan con recibir y consumir. Se vuelven personas centradas en sí mismas, irritables, abusivas, que sin darse cuenta se van convirtiendo en narcisistas que sólo utilizan a los demás en vez de amarlos.

             8. La pornografía les roba la alegría de vivir. No importa cuánto se mientan a sí mismos, en el fondo saben que la pornografía es mala. Cada vez que la miran, les perturba la conciencia. Incluso si se arrepienten y se confiesan sobre este tema de vez en cuando, el riesgo de sucumbir de nuevo los desalienta, los deprime y los desespera.

            Antes o después, el diablo los empuja a abandonar por completo sus vidas interiores, sus vidas espirituales. ¡Eliminen la pornografía de sus vidas! 

               9. La pornografía los convierte en esclavos. Y eso no es el deseo de Jesucristo que nos redimió en la cruz y desea salvarnos de toda dependencia, inclusive de la pornografía, por muy adicto que se haya llegado a ser, y poder vivir una vez liberados como nos dice Cristo que  “Ya no eres un esclavo, sino un hijo” (Gálatas 4:7).

            Abracen la libertad de hijos de Dios, sacúdanse del yugo del diablo. Tiren la pornografía a la basura. Y no se aflijan que Dios lo puede todo y está más interesado que tú mismo de tu salvación. Dio voluntariamente hasta su última gota de sangre para lograrlo. Acércate a Él con la verdad de que solo ya no puedes salvarte a ti mismo. Humildemente reconócele tu dependencia a Él y pídele te libere. Si te acercas así tendrás la seguridad que Él te liberará. También puedes pedir ayuda a personas experimentadas en la oración de liberación y, en casos extremos, recurrir a las personas autorizadas por el Obispo para una oración más seria.

          10. Protege a tus hijos colocando un filtro en tu casa (busca en el internet: “Filtros para la pornografía en internet”) y más importante: 1. Habla con ellos sobre los peligros de la pornografía. 2. Supervisarlos cuando están en sus computadoras. 3. Restringe el tiempo que le dediquen. 4. Ora e interceder por ellos. 5. Sé ejemplo con tu estilo de vida. 5. Asegúrate que usen el pc con un propósito saludable. Asegúrate que usan el chat y el correo electrónico con una intención específica y sana y solamente con conocidos.

La pornografía en el Internet III

Reflexión Semanal nº 121

            Como les hablé en mis reflexiones anteriores, el consumo de la pornografía online se está convirtiendo en un problema de alcance mundial. Más de 146 millones de páginas pornográficas son visitadas al día. Eso representa más del 25 por ciento de todo el tráfico en internet en la actualidad.

           Los ingresos de la pornografía online a nivel mundial se calculan en más de 100.000 millones de dólares al año, muy por encima de los beneficios que declaran en su conjunto grandes empresas como Google, Microsoft, eBay, Apple o Netflix.

              Existen más de cuatro millones de páginas de temática pornográfica y su consumo no para de crecer.

          La comunidad médica ya califica su adicción como una nueva droga tan peligrosa como el “crack”. Domina la mente, el cuerpo y la voluntad, además de generar una liberación abundante de dopamina en el cerebro, algo que también sucede cuando se consume cocaína o heroína.

            En Estados Unidos se calcula que hay 6 millones de búsquedas diarias de pornografía y hay un cálculo de 40 millones de adultos que visitan sitios web pornográficos de manera regular.

            Alexander Rhodes, un joven de 26 años de Pensilvania (EE UU) sabe lo que es ser adicto a esa nueva droga. Durante años dedicaba varias horas al día a consumir pornografía por internet y a masturbarse hasta 14 veces en una jornada. Sus relaciones con otras muchachas de su edad no funcionaban y su autoestima estaba por el suelo.

         Desde 2013 ha logrado liberarse de esa esclavitud y ha creado un portal llamado Nofap dirigido a ayudar a otras personas que quieren romper con las cadenas de esta adicción y ya más de un millón leen cada mes Nofap en busca de consejos y herramientas.

           El periodista Sridhar Pappu ha escrito un reportaje titulado “El porno casi arruina mi vida” y ahora quiere ayudar a otros a evitarlo, publicando reportajes en el The New York Times en su edición en español.

            La adicción a la pornografía que sufría Rhodes no le ayudó en la relación con su primera novia. La conoció durante su segundo año en la universidad y fue su primera oportunidad real de sostener una relación íntima con una persona, pero lo arruinó todo. “Tuve disfunción eréctil inducida por la pornografía –dijo- y me autodiagnostiqué, porque los médicos no diagnostican ese trastorno, pero la verdad es que yo solo era capaz de mantener una erección si pensaba en pornografía.”

            Cuando salió de la universidad siguió construyendo la página mientras trabajaba como contratista para Google; se especializaba en el análisis de información. Dijo que su sueldo era bueno y pudo invertir una buena cantidad en su sitio web (llamado NoFap.com, ya que fap es un término coloquial para decir “masturbación” en inglés). “Creo que dependía de la pornografía porque me servía como una suerte de muleta emocional”, dijo. “Si algo malo pasaba, recurría a la pornografía porque siempre estaba ahí”.

            "Sabía que no era bueno para mí”, afirmó. “Pero también me di cuenta que afectaba a las mujeres con las que me involucraba; ese fue el momento en el que dije: Necesito dejar esto”.

            El sitio web Nofap sirve de refugio digital para los hombres que buscan escapar de la pornografía. Tiene publicidad de algunos tipos de software que bloquean los sitios pornográficos y de programas en línea que promueven la idea de alejarse de la pornografía y la masturbación. También tiene foros de discusión e incluye testimonios de hombres que comparten sus historias de éxitos y fracasos.

Influencia de la pornografía en asesinatos

Reflexión Semanal nº 122

         Ted Bundy, asesino en serie, confesó antes de su ejecución la influencia que tuvo la pornografía. Fue ejecutado en la silla eléctrica el 24 de enero de 1989 por haber violado y matado a más de 30 mujeres, algunas de ellas menores de edad.

            Pero un día antes de morir hizo llamar al psicólogo y entonces presidente de la organización profamilia Focus on the Family, James Dobson, para concederle una entrevista.

          Quería decirle algo antes de morir, algo que pudiese servir para el futuro. Y en ella habló del importante papel que tuvo la pornografía desde su adolescencia para formar al asesino sanguinario en el que se convirtió. La entrevista fue muy polémica y los críticos argumentaban que Bundy intentaba justificarse antes de morir y por otro lado criticaban que el doctor Dobson fuese antipornografía, cristiano y provida. Pero en realidad, en dicha entrevista, el asesino no justificó sus crímenes e incluso llegó a asegurar que merecía ser ejecutado. Y aunque claramente era un psicópata, su testimonio coincide con muchos otros casos de criminales similares.

           Preguntado de los antecedentes que le llevaron a ser uno de los peores asesinos del país, aseguró que “crecí en un hogar maravilloso” en el que “regularmente asistíamos a la iglesia” y en el que “no sufrí abusos físicos”. “Cuando era un niño de 12 o 13 años me encontré fuera de casa en el supermercado pornografía suave. Los jóvenes los mirábamos en las cunetas y lo que tiraban a la basura. De vez en cuando, nos encontrábamos con libros de una naturaleza más gráfica”, contaba. Según este asesino, “el tipo más dañino de pornografía –y hablo de una experiencia dura, real, personal- es la que implica violencia y violencia sexual. La unión de esas dos fuerzas –como conozco bien- provoca un comportamiento que es demasiado terrible para describir”.

           En su entrevista con este psicólogo, Ted Bundy afirmaba que “básicamente yo era una persona normal. Tenía buenos amigos. Llevaba una vida normal, excepto por la adicción a la pornografía que mantenía en secreto”.

“Una vez que te conviertes en adicto buscas algo más potente, más explícito, más gráfico. Deseas algo más difícil y que te dé una mayor excitación, hasta llegar a un punto en el que la pornografía tiene un límite”.  Él lo sobrepasó porque pasó a pensar que “tal vez tenía que hacerlo” para sentir más. “Asumo toda la responsabilidad por todas las cosas que he hecho. La cuestión es cómo este tipo de material contribuyó y ayudó a formar este tipo de comportamiento”.

           Bundy aseguraba que “he vivido en la cárcel mucho tiempo, y he conocido a un montón de hombres que han cometido actos de violencia. Sin excepción, cada uno de ellos era profundamente adicto a la pornografía. Un estudio propio del FBI sobre los asesinatos en serie muestra que el interés más común entre los asesinos en serie es la pornografía”. Y advertía que gente como él no nacen “monstruos”. "La pornografía puede meter la mano y coger a un niño de cualquier casa hoy”, aseguraba mucho antes de que internet llegara a todos los hogares y con ella la facilidad para el acceso a material pornográfico.

            Por último, Ted Bundy reconocía que "la sociedad merece ser protegida de mí y de otros como yo”. Pero, además, añadía que “merece ser protegida de sí misma” con la circulación sin problemas de todo tipo de pornografía, también de tipo violento, que puede “convertir a los niños pequeños en un futuro Ted Bundy”.

(ReL22 junio 2017)

La ex­-actriz porno más famosa de Europa se confiesa

Reflexión Semanal nº 123

            «María me enseñó a descubrir la belleza de ser mujer» expresó la bellísima exactriz erótica italiana Claudia Koll y cuenta la acción de Dios en su vida. Encontró en el cristianismo a la Virgen quien le señaló un camino a seguir que le ha llevado a ser verdaderamente feliz.

               Cari Filii News relata el testimonio de esta conocida artista, una de las estrellas más cotizadas del cine porno de Europa. Tenía la fama que le daban su belleza y sus papeles, como en "Cosí fan Tutte" del director Tinto Brassy y recibía mucho dinero por ellos. Sin embargo, había en ella un vacío enorme que no lograba llenar ni con ese éxito ni con los hombres.

                   Fue en el 2000, año del gran jubileo, cuando esta actriz se convirtió.

                  Koll es una devota de la Virgen de Medjugorie, pero Fátima y Lourdes también han sido importante para ella. “María me enseñó a descubrir la belleza de ser mujer, a expresar mejor mis cualidades femeninas: la dulzura y el espíritu materno”, asegura.

               Cuenta de una experiencia que vivió en este pueblito bosnio. “Vi que estaba lloviendo, pero no sentía caer la lluvia sobre mí. Es una experiencia maravillosa sentir a la Virgen en el corazón. El encuentro tiene lugar dentro de uno”. Y explicaba que la Virgen siempre estuvo con ella. “Siempre ha estado presente en mi vida, desde que nací. Cuando tenía ocho años, vi una película sobre la Virgen de Fátima. Entonces comprendí que ella no era una estatua, era una mujer”.

              Cuenta que quedó “realmente impresionada al ver que la Virgen había dado una tarea tan importante a los videntes”, niños como ella. “Y sentí que me habló de la belleza, la paz, la serenidad”, contaba. Al llegar a su casa hizo una oración en la que pidió a María que la llevara ya con ella como hizo con Francisco y Jacinta.

          “El Señor no respondió a esa oración, pero creo que me quiere para dar testimonio de Él. Estas experiencias me han ayudado a entender la grandeza de la misericordia divina”.

           Un día que se encontraba desesperada, acabó entrando en una iglesia de Roma. “Buscaba, de alguna manera, la ayuda de Dios. Se me acercó un sacerdote y me dijo: ¿Qué quieres de Él? Yo le dije: ‘Nada, soy una pecadora’. Cuando me hizo la señal de la cruz en la frente, sentí que mi corazón se abría y se llenaba de Jesús. Las rodillas se me doblaron, me tuve que sentar y empecé a llorar… Era la respuesta del Señor”. “Comprendí que el amor que había buscado siempre por caminos equivocados era el amor que deseaba desde el corazón, el que todos desean: la presencia de Dios. Comencé a degustar la vida y a entender que el Señor quería que viviera sin miedo, porque Él estaba a mi lado”.

          Se dio cuenta que “el mundo del espectáculo la había utilizado” “y nos golpea allí donde somos más frágiles. Por esta sed de amor me vi envuelta en historias equivocadas”. “Quería probar emociones fuertes, pero nadie me había enseñado a vivir. Lo más extraordinario ha sido descubrir que el Señor venía en mi ayuda, a pesar de mi condición de pecadora. Pero después de haber herido el corazón de Dios, he sentido que Él, en el momento en que más lo necesitaba, venía a socorrerme. Nada me bastaba, no estaba contenta con nada, siempre estaba buscando algo más. Nadie me había enseñado la fidelidad y ni siquiera era capaz de expresar gestos de amor, no sabía amar”, concluye.

(Cari Filii junio 2017).