Asamblea Internacional de la EDE

San José, Costa Rica - del 2 al 7 de mayo del 2014 -  Por Jerry Munk

Del dos al siete de mayo (2014) tuvo lugar en San José, Costa Rica la Asamblea Internacional de la Espada del Espíritu – teniendo como generoso anfitrión a la comunidad Árbol de Vida. La Asamblea Internacional es el cuerpo de gobierno de la Espada del Espíritu. Está compuesta por todos los coordinadores mayores de las comunidades plenas, coordinadores regionales (que trabajan para fortalecer comunidades ya establecidas) y los coordinadores regionales misioneros (que trabajan para formar nuevas comunidades). Cuarenta y ocho de los 59 miembros del total de la Asamblea Internacional fueron parte de esta reunión (a algunos miembros les fue imposible asistir debido a alguna razón personal o de trabajo; otros tuvieron problemas para conseguir una visa). Los coordinadores mayores de las comunidades En Camino B también fueron invitados como observadores (En Camino B es la etapa final de una comunidad antes de convertirse en miembro pleno). La Asamblea Internacional se reúne cada dos años en dos tipos de ciclo: una reunión larga (4 días), y una corta (1 día) – la reunión corta es realizada en conjunto con la Reunión Internacional de Coordinadores. Este año la Asamblea tuvo como patrón la reunión larga.

 

La Asamblea Internacional es el medio por el cual las comunidades miembro de la Espada del Espíritu guían y dirigen el gobierno, políticas, ministerio y vida de la Espada del Espíritu. También en ella se revisa y dirige el trabajo del Consejo Ejecutivo Internacional. La Asamblea Internacional es una inversión considerable de tiempo y recursos, pero, al reunirnos de esta manera se preserva un aspecto importante de vida como una comunidad de comunidades: que la Espada del Espíritu es una comunidad de comunidades locales auto-gobernadas que decide en conjunto qué es lo que haremos igual y también aquello que haremos juntos.

 

La Asamblea empezó con  unas  palabras  de Jean  Barbara,  el presidente de la Espada del Espíritu. Jean con la ayuda de muchos otros, repasó el trabajo por hacer en la Asamblea. Algo de este trabajo empezó en esta reunión, pero mucho del mismo se hará en el futuro:

 

  • Renovar  y clarificar  el documento fundacional  en la Espada del Espíritu, “El núcleo común”, con un enfoque especial en membresía, liderazgo, nuestra juventud y nuestra misión.

  • Clarificar  y  fortalecer  la  identidad  ecuménica  de  la Espada del Espíritu.

  • Tener un impacto más dinámico dentro de nuestras iglesias.

  • Fortalecer  nuestro  modo  de  vida  en  la  Espada  del Espíritu.

  • Mantener la unidad internacional en la medida que crece la vida y trabajo de las diferentes regiones y zonas.

 

Después de la presentación de Jean, los participantes de la Asamblea se reunieron en grupos por regiones para discutir y proveer dirección para el resto de la Asamblea. Los resultados de las discusiones regionales fueron compartidos a la mañana siguiente.

 

Uno de los trabajos de la Asamblea Internacional es revisar el trabajo del Consejo Ejecutivo Internacional (CEI). El CEI tiene ocho miembros, algunos exoficio, otros electos por la Asamblea. Los miembros exoficio son los líderes principales de: La Asociación de Comunidades Ecuménicas, La Asociación Católica Cristo Rey, y los Siervos de la Palabra. El CEI dirige el trabajo internacional de la Espada del Espíritu, sirviendo bajo la autoridad de la Asamblea. Como resultado, se destinó un tiempo considerable a la revisión del trabajo del CEI. La Asamblea también eligió y oró por el nuevo CEI que servirá por los siguientes cuatro años, empezando en el 2015:

 

  • Presidente: Jean Barbara

  • Vicepresidente: John Keating

  • Dave    Hughes    (Asociación    de    Comunidades

  • Ecuménicas)

  • Bruce Yocum (Asociación Cristo Rey)

  • Ken Noecker (Siervos de la Palabra)

  • Jose Luis Carretero

  • Desmond Dick

  • Andy Juan

 

Mike Shaughnessy,  Director  Internacional  de  Kairós  (así  como también coordinador  regional  misionero y líder  del  trabajo con jóvenes  en la región Norteamericana),  presentó un documento “Nuestro trabajo con jóvenes”. El documento expone cuatro énfasis del trabajo con jóvenes en la Espada del Espíritu:

 

  1. Establecer y mantener un “puente generacional” en cada una de nuestras comunidades, para ayudar a los jóvenes a entrar en una manera más consistente como miembros adultos completamente comprometidos con la Espada del Espíritu.

  2. Tener programas regionales que sirvan a la juventud de la comunidad directamente.

  3. Fomentar  programas  de  misión  para  jóvenes  no comunitarios.

  4. Empezar   nuevas   comunidades   a   través   de   ex miembros de nuestras misiones.

 

La Asamblea endorsó el enfoque descrito por este documento y pidió a las comunidades y regiones la consideración cuidadosa, soporte e implementación del mismo.

 

La Asamblea discutió una política propuesta acerca de gente divorciada en el liderazgo de la comunidad. La discusión se enfocó en ayudar a que los miembros de la Asamblea entendieran mejor las cuestiones al respecto y que pensaran en el área. La política fue dirigida al CEI para mayor desarrollo.

 

 

Uno de los retos a largo-plazo para la Espada del Espíritu concierne la transferencia ecuménica de miembros de una comunidad a otra. A pesar de que la Espada del Espíritu es una comunidad ecuménica de comunidades, muchas comunidades locales tienen una sola comunión; p.e.  Una  comunidad  católica.  La  pregunta  es  esta:

 

¿puede un hermano o hermana que no es católico transferir su membresía a una comunidad católica? No se aprobó ninguna política específica en la Asamblea. El problema se discutió largo y fue remitido al CEI para más desarrollo.

 

La Asamblea también aprobó unos cambios en la Constitución de la Espada del Espíritu. Ninguno de estos cambios es considerado substancial: sucedieron para clarificar y reorganizar algunos elementos de la constitución y hacer algunos cambios editoriales. Incluso cambios pequeños en la constitución necesitan ser aprobados por la Asamblea – un medio más de las comunidades miembro guiando la dirección y gobierno de la Espada del Espíritu.

 

La Asamblea completa estuvo “inundada” en oración: tiempos largos de oración cada mañana; intercesión por la Espada del Espíritu y sus regiones; tiempos para buscar y escuchar palabras del Señor para nosotros; tiempos para presentar a la Asamblea y la Espada del Espíritu, su misión y sus miembros delante del Señor para su guía, bendición y protección. El Señor nos habló de manera repetida y poderosa a nosotros acerca de la importancia de la unidad. Esa palabra fue ilustrativa. Nosotros tenemos unidad, pero Dios quiere profundizarla, de manera que pueda resistir persecución, calumnia y difamación. Quiere que se ensanche, que reúna gente de más iglesias, razas y culturas; y quiere que se extienda, para que no solamente nos beneficie a nosotros pero a la iglesia más ampliamente. La unidad es un regalo para nosotros, pero también una vocación: nosotros tenemos que alimentarla y cultivarla.

 

Adicionalmente, los miembros de la Asamblea se reunieron en grupos inter-regionales varias veces para que los hermanos pudieran compartir sus vidas y retos uno con el otro y luego orar pidiendo la bendición, sanación y ayuda del Señor uno por el otro. Mucho tuvieron como  punto alto de la Asamblea  el  hecho  de reunirse en estos grupos pequeños.