Convivencia Sector de Familias: Familias fortalecidas en el Señor

Zárate, C.C.P.V.A. 17 y 18 de septiembre de  2016.

        Cuando algo bueno se repite año tras año podemos caer en el riesgo de volvernos “demasiado” críticos, fijándonos en las imperfecciones que siempre ocurren, o a veces no disfrutando al máximo de un regalo de Dios. Este puede ser el riesgo de este retiro que se programa cada año desde hace mucho tiempo. ¡Pero asombrosamente nada de esto sucede! El Señor sueña con este momento, y sueña con las familias que asistimos.

 

             Esta familia ha podido vivir retiros de familias desde que los hijos eran muy pequeños y no me acuerdo ni un solo retiro en que nos hayamos aburrido y que no hayamos disfrutado increíblemente de la hermandad. Este es sin duda uno de los momentos privilegiados en que la hermandad es palpable no solo entre las familias de “El Señorío de Jesús, de “A Boa Nova” y de “Palabra de Vida” cuando estos han podido participar, sino también con otras familias de Vitoria. Este año tuvimos el privilegio de conocer a cuatro familias que se acercaron.

 

             El poder escuchar charlas para padres, charlas para hijos, y poder después compartir con las demás familias, es muy enriquecedor. Pero quizás el broche de oro sea el momento de oración por cada familia, ¡delante del Santísimo! Salimos curados, edificados como familia. ¡Nunca es demasiado el poder de la oración!

 

              La primera comunidad es nuestra familia y sin duda el lema de este año “Familias Fortalecidas en Cristo” nos ha ayudado a recordar que no podemos vivir aislados como familia. Necesitamos apoyarnos unos a otros para poder ser felices y para que Cristo se refleje en cada una de nuestras familias.

 

Familia Castillo Migueis

 

 

 

             El fin de semana pasado se llevó a cabo la convivencia de familias, su lema era “Familias fortalecidas en el Señor”. Nosotros no hemos podido estar en todas las actividades que se realizaron, pero si en una gran parte de ellas y la verdad que ha sido todo un privilegio, era nuestra primera convivencia en familia y hemos disfrutado muchísimo.

 

              En una de las actividades nos explicaban, la armadura de Dios y lo hicieron de una manera divertida en la que podíamos participar, viendo las diferentes partes de dicha armadura: la coraza de la Justicia, la espada del Espíritu, el cinturón de la Verdad, el escudo de la Fe y el calzado de La Paz. Esta actividad nos hizo ver lo importante que es tener esta armadura como familia para vivir en esta sociedad, en la que algunas a veces se hace difícil  vivir nuestra fe, pero también importante para afrontar épocas de dificultad.

 

              Hubo una charla a cargo de nuestros hermanos Miguel y Mariola sobre la encíclica del Papa Francisco sobre la familia, en concreto sobre la educación de los hijos y cómo vivimos esto en nuestra realidad comunitaria. Aunque nosotros aún no tenemos hijos nos ha venido bien para  tener conocimiento e ir planteándonos que camino tomaremos cuando nos enfrentemos a esa realidad.

 

            Era realmente un gozo ver cómo el Señor estuvo en cada momento del fin de semana, ver cómo familias invitadas disfrutaban de cada actividad, el compartir entre todos, las comidas, los juegos... Pero especial para nosotros lo que más significado tuvo fue el momento de la oración por cada familia. A nosotros nos ha coincidido con nuestro primer aniversario, el poder dar gracias a  Dios y que todos los hermanos oraran por nosotros fue un mimo del Señor.

 

              Gracias, Señor,  por permitirnos asistir a esta convivencia, por regalarnos el  compartir con las demás familia de nuestra comunidad,  que son todo un ejemplo. Gracias Señor por acercar a otras familias a que vivieran la bendición que fue este fin de semana.

 

Darío y Hellen

 

 

            Al preguntar a Samuel de cómo se ha sentido y que le ha gustado más de la Convivencia, nos decía: "...Estos días nos han dicho que Jesús nos alimenta... Nos alimenta de Paz cuando vamos a misa, y cuando vamos al colegio porque nos ayuda a ser buenos."  "Me gustaron los juegos de los equipos porque eran nuevos... El de la  Oca estuvo guay!!!... También me gustó el traje de caballero (Armadura) que pusieron a mi prima Alba, porque con eso podemos luchar contra los malos, y que Jesús nos cuide en la familia, en casa..." "Me gustó que vinieron muchas personas, éramos muchas familias,.." 

 

           El escuchar a nuestro hijo con las cosas que ha aprendido y ha vivido, es para nosotros una de las grandes razones por las que asistimos con mucha ilusión a la Convivencia, porque es un tiempo y espacio para disfrutar en familia y con las demás familias de nuestra comunidad. 

 

               Damos gracias a Dios por estos momentos y espacios porque nos han hablado claro de la importancia de revestirnos con la Armadura que Dios nos da para ser guerreros y guerreras del Señor y protegernos cada uno de los miembros, y a la vez unas familias a otras. 

Gloria a Dios. 

 

Familia Aldea-Cabrera