Peregrinación a Avila Sector Hnos. Mayores

7 y 8 de octubre de 2015.

Fernando: “Lo grande de Teresa fue que escribió. Le gustaba leer pero nada escribir: odiaba ser monja y el Espíritu la hizo monja; odiaba escribir y ahora es doctora de la Iglesia… ¿Dónde reside la fuerza de la mística de Teresa de Jesús? En que fue una mujer que entendió lo que significa vivir desde el Espíritu. Nunca hubiera tenido la capacidad de escribir lo que escribió, que sorprende a todos. Eso fue una dicción al pie de la letra del Espíritu Santo a Teresa.

Me impactó mucho el viaje a Avila: Por los días espectaculares que hizo; fuimos todos y volvimos todos, eso es importante también; salió todo a la perfección; gente muy preparada que nos metieron en el mundo Teresiano; me pareció estar en el siglo XVI, fue como una especie de hacer dos días de ejercicios espirituales: paciencia, cuando sigo siendo nervioso, paciencia: la paciencia todo lo alcanza, solo Dios basta…”.

 

Loli: “Ha sido un regalo del Señor, realmente todo esto de Santa Teresa es una catequesis, por todo lo que nos contaron de su vida, dónde vivió, cómo vivió, lo que hizo… Cuando ves que ella tiene esa presencia tan grande del Señor pues fue cuando dije yo: Por qué unos tanto y otros tan poco. Y el Señor enseguida me contestó: ¿Quién realmente tiene esa experiencia? Quien realmente hace mi voluntad, los que están dispuestos a hacer lo que yo les diga. Y todo lo que nos contaban de la historia de Santa Teresa era eso: lo que tuvo que luchar para hacer la voluntad del Señor, si una estuvo dispuesta a hacer lo que hizo cómo no se le va a manifestar el Señor…”

 

Jesusón: “Viendo el sitio donde San Juan de la Cruz confesaba a Santa Teresa yo me preguntaba qué le podría decir…”. “La Santa decía que el día que tenía dos o tres enfermedades era un día de mucha salud…”. “La profundidad de Teresa es tremenda y un referente para seguir…”.

 

 

 

 

Maruja: “Quisiera dar las gracias al Señor por esos hermanos que han trabajado para que tengamos este viaje”

 

 

 

 

 

 

Chelo: “Lo que más me ha impactado es su perseverancia en la oración, a través de la oración conseguía todo. Aun no teniendo ganas, ni escuchar al Señor, ni sentirlo, ella seguía orando, y el Señor se manifestaba en ella. Eso me impactó mucho, y eso me dio una cierta humildad para decir yo tengo que seguir orando para conseguir que el Señor se manifieste en nosotros. Y Santa Teresa de Jesús ha sido un ejemplo maravilloso”.

 

Paula: “La experiencia de poder compartir con el Sector de Mayores para mí fue impactante y lo disfruté muchísimo, y es algo que todos deberíamos de hacer y animo a los jóvenes para que saquen tiempo para compartir con los mayores porque realmente merece la pena…”. “Ver lo que ella hizo y en los lugares donde ella estuvo me motivó a buscar la santidad a la que a todos nos ha llamado el Señor, y Dios quiere que todos demos esos pasos para que impactemos a las personas que tenemos a nuestro alrededor. Si buscamos a Dios lo encontramos: tenemos que dedicarle tiempo a El y Dios se encarga que a través de eso se hagan grandes cosas y el mundo vaya cambiando y dejar que su Espíritu actúe a través de nosotros…”