Retiro de Hermanas: "Lávate 7 veces" (Continuación del anterior retiro)

15 y 16 de octubre de 2016

Este fin de semana hemos participado todas las hermanas de la comunidad del Retiro anual de mujeres.

El retiro era continuación del año pasado basado en el Libro "Lávate 7 veces" que habla de los 7 Pecados Capitales. Esta vez hemos participado más de 30 hermanas y han sido dos días en los que el Señor nos habló claro desde el primer momento, recordándonos que El como Señor quería que abriéramos nuestros corazones y nuestro ser para que fluya en nosotras cataratas de bendiciones, de gracia y que nos regalaría sus dones. Todas salimos muy regocijadas por lo bien que lo hemos pasado: por los tiempos de reflexión, la asamblea de oración y testimonios, por el compartir informal, por los detalles y mimos del Señor y verlo manifestado de unas hermanas a otras.

Al Señor la gloria.

 

Dios me ha dado la libertad, Dios quiere que sea libre y yo quiero sentirme libre, libre de pecado. A través de este retiro he sentido como Dios me pedía que me lavara de todos mis pecados para sentirme libre y poder disfrutar plenamente de Él, vivir mi relación con Dios de una manera purificada. Desde el principio del retiro sentí que Dios me llamaba a introducirme en la cascada de su gracia, a dejarme inundar de su amor. Según iban dando las enseñanzas sentía que podía cambiar algo en mi vida, y en las reflexiones me comprometía a dar pequeños pasos para poder repararla. Sentía que el hecho de reconocer que soy pecadora me acerca a Dios y el dejarme transformar me une a Dios. En la oración del domingo Dios me pidió que confiara en Él, muchas veces mis pecados me impiden confiárselo todo a Dios, cargando con pesos con los que no puedo caminar. Siento que Dios me pide que le entregue mi corazón cada día acercándome a Él con confianza y dejándome transformar por su gracia. Gracias a todas mis hermanas por la convivencia, por su ejemplo, por sus sonrisas, por sus testimonios, por su entrega, por su dedicación... Y gracias a la Madre, porque ella es el ejemplo más grande de libertad, de unión a Dios, de entrega.

Gloria a Dios