VEM (Invierno En Misión) Península Ibérica 2016

Por el escuadrón de Vemitas que vienen a Vitoria, del 11 enero al 7 de febrero 2016.

           En este sitio podrás ver las actividades y quiénes son nuestros hermanos Jaan Valero, Jennifer Ortega, Marcela Espinoza, Valeria Sánchez, Daniel Morales y Pablo Madrigal y porqué han venido a nuestra comunidad de Vitoria-Gasteiz. Testimonios, fotos y vídeos para que puedas ver la labor misionera como VEMitas en la  P.I. y en concreto en Vitoria...

CONTENIDO DE ESTE VÍDEO DE LA FIESTA DE BIENVENIDA A LOS VEMITAS 2016 (16 ENERO): 

-PRESENTACIÓN DE QUÍENES SON...

-ORACIÓN Y PREGÓN DE BIENVENIDA DE GORKA COMO DIRECTOR DEL CENTRO KAIROS P.I...

-SALUDO DE NUESTRO COORDINADOR MAYOR, MIGUEL ANGEL MORGADO...

-UNAS PALABRAS DE ROSARIO MIGUEIS COMO RP DE NUESTRA BRECHISTA PAULA ARCE, QUE ACABA UN AÑO DE BRECHA CON NOSOTROS: ESCUCHAMOS SU TESTIMONIO...

-Y LA GALERÍA DE FOTOS DE LA CELEBRACIÓN DEL CADS.

Testimonios de Jennifer y Pablo, de los Retiros de Jóvenes con Escolapias: Del 20 al 22 y 27 al 29 enero de 2016

Testimonios de Daniel Castillo y Ruth Torca del Retiro de Jóvenes "Es tu momento": El 23 y 24 de enero de 2016

Palabras de Luis Manuel Bravo - Siervo de la Palabra- a la comunidad en la asamblea del 29 de enero de 2016.

Vídeo Resumen de las actividades de los VEMitas en la Fiesta de su despedida el 4 de Febrero de 2016.

Testimonio de Daniel Morales de su VEM (Invierno En Misión) 2016

En este VEM Dios se ha manifestado grandemente en mi vida, me ha dejado claro que tengo que trabajar más en mi identidad como joven de la RIA, y en las tareas que tengo que cumplir para poder llegar a la santidad, amándolo a Él y a mis hermanos, extendiendo su Reino e imitándolo a El.

Pude ver el gran poder de Dios, de cómo es Él quien se manifiesta en el corazon de las personas, de que tan grande es su poder que cambia todo tipo de pensamientos, y me incluyo, ya que le puse un límite al gran poder que tiene Él, a la Fe que como cristiano debo de tener. La forma en la que el Señor actuó en cada una de las actividades realizadas me puso a reflexionar en cada una de las áreas débiles que tengo y cómo soy yo quien No dejo que Él me ayude con ellas. Que soy yo quien decide que áreas tiene que esculpir.

Este mes de servicio me ha dejado claro muchas cosas y sobre todo que Dios es grande en todo lugar. Llegar a un país donde hay una indiferencia, un rechazo por nuestro Dios, por la Iglesia, es algo que te pone a pensar y a reflexionar mucho. A decir, qué privilegiado soy yo. Cómo Dios me escogió de entre muchos, habiendo tanta necesidad en el mundo.

Mi primer pensamiento fue, "no puedo con esto", estando totalmente equivocado, porque es Dios quien actúa y nos usa a nosotros como sus instrumentos, como sus siervos, guerreros y discípulos y sobre todo como sus hijos. Pude experimentar su gran amor, su misericordia y sobre todo su gran poder. DIOS me mostró mis errores al evangelizar en este VEM, y es que, quien actúa en las vidas de los demás es Él a través de nuestros testimonios, de nuestra identidad como jóvenes.

Tengo mucho que hacer ahora como discípulo suyo que soy. Muchas tareas que cumplir, muchas áreas que pulir para Él.

Estoy muy seguro ahora de cuál es mi misión y de que soy parte de su gran Baluarte.

 

Testimonio de Jaan Valerio de su VEM (Invierno En Misión) 2016

Dios actúa de diferentes maneras; en mí actuó nuevamente este 2016 en el VEM de la Península Ibérica.

Mi testimonio se basa en la fe y confianza que como hijos de Dios debemos tener; antes de hacer el VEM tuve demasiadas complicaciones para poder realizarlo, dentro de estas complicaciones está el dinero pues había conseguido una parte y por un problema con el coche tuve que gastarlo y quedar nuevamente con las cuentas en cero, luego mis padres me dijeron que no podían pagarme el viaje porque habían necesidades las cuales involucraban un gasto increíble de dinero. También en la universidad decidieron adelantar el inicio de clases por dos semanas (las cuales yo estaría de VEM), pero decidí orar y preguntar si hacer el VEM estaba dentro de los planes de Dios, y lo único que sentía que Dios me decía era "CONFÍA", y me lo decía de diferentes maneras, una de ellas mediante oración personal y otra a través de mi mamá. Faltando un mes para el inicio de VEM yo ya estaba confirmado pero no tenía dinero para poder pagar el vuelo ni para pagar la cuota del VEM, entonces nos movimos para recaudar fondos mediante funciones especiales de películas y de ventas de comida, Dios proveyó y conseguí recaudar la mitad de la cuota y mis padres al ver el esfuerzo decidieron regalarme la otra mitad, y pude ver los frutos de confiar en el plan de Dios.

Durante mi VEM, tuve muchas impresiones fuertes, la primera de ellas era la fe, fidelidad y confianza en Dios de los miembros de las comunidades Palabra de Vida en Madrid y El Señorío de Jesús en Vitoria, noté cómo éstas personas se entregan a Dios, a pesar de ser muy pocos integrantes no tienen limites para el servicio, están prestos a servirle a Dios a pesar de las circunstancias y no solo eso, también lo hacen con un amor al servicio, amor a Dios y al prójimo; y en vez de servirles yo a ellos, ellos me sirvieron a mi, me dieron cátedra de como se debe hacer un servicio. A pesar de esto, todavía yo no había captado el mensaje y tuve un momento lleno de estrés e impotencia, pues a finales de mi VEM ya estaba comenzando clases en mi país y mis compañeros me decían que ya había tenido evaluaciones y que los docentes decían que de no presentarme esa semana podría perder derecho a exámenes. Y oré por todo esto, y nuevamente Dios me decía "CONFÍA" y yo está vez no lo hice, no tenía paz y reprochaba todo... Pero Dios nuevamente me daba el mismo mensaje de diferente forma "TEN FE EN MI Y EN MI PROMESA" y aquí ya empecé a dejar todo en mano de Dios y me enfoque en servir con más entusiasmo, ser agradecido y a confiar más en Dios. También pude ver como Dios trabaja en los adolescentes y jóvenes por los diferentes retiros y convivencias que tuvimos con ellos, como Dios puede obrar en la vida de las demás personas y llenarlos de su Espíritu Santo, cómo utilizó a mis compañeros de escuadrón y a mí como su instrumento y nos llenó de su gracia y cómo Dios cumple con nuestras expectativas y las multiplica, Dios ungió de su gracia a todos los adolescentes de Escolapias y jóvenes de Fuego Nuevo, los renovó espiritualmente y al escuadrón también y pude ser testigo de las grandes obras que Dios es capaz de hacer y de los milagros y promesas que tiene para nosotros.

Lastimosamente mi VEM terminó unos días antes por mis clases, al regresar tenía cierta ansiedad por saber si mis docentes aceptarían sin traba alguna las constancias que presentaría del VEM y cómo Dios me dijo antes, cada uno de mis docentes aceptaron las excusas y permisos que presenté, me dieron oportunidad de reponer las evaluaciones y tuve la lección que DIOS SIEMPRE CUMPLE SUS PROMESAS.

Dios actúa de diferentes maneras, Él actúo en mi y doy gracias por ello.

Testimonio de Pablo Madrigal de su VEM (Invierno En Misión) 2016

Me voy para Costa Rica sin muchas ganas de irme, después de este increíble VEM en donde realmente pude experimentar de una manera muy tangible el amor de Dios a través de cada uno de ustedes. Pero además de eso me voy con dos cosas, y la primera es la radicalidad que pude ver en todos ustedes, una comunidad pequeña pero con aspiraciones y retos de una comunidad grande. Me voy con un verdadero ejemplo de radicalidad donde todos sirven, donde Dios los llama y de la manera en la que Dios los llama. Son una comunidad que toma la misión que Cristo les ha dado y la sacan adelante sin poner peros.
Y por eso son un ejemplo, una muestra de que sí se puede, y de que vale la pena. Cuando llegue acá pude ver a una comunidad unida donde todos están sirviendo hombro a hombro, desde el más grande al más pequeño.

Y lo segundo es que realmente he podido ver que Europa sí es un duro campo de batalla, me siento más o menos como en la batalla entre Goliat y los Israelitas, y digo esa batalla por que desde antes de venir nos venían metiendo el miedo de que es imposible evangelizar, de que es imposible hablarle a los jóvenes de Cristo. Y al igual que los Israelitas nos encontrabamos frente a un gigante, un gigante que nos impedia evangelizar y no fue hasta que un pequeño David derrotó a ese Goliat con su honda y sus pequeñas piedras. Unas piedras representadas en los pequeños actos, pequeños servicios, pequeñas ayudas que nos ofrecieron a lo largo del VEM. Y después de esa primera victoria que tuvimos en las tarde de evangelizacion y en los retiros con el colegio de Escolapias, logramos ver cómo apesar de ser más difícil triunfar con la evangelización, no es algo imposible y de esa manera nuestros pequeños esfuerzos, al igual que las pequeñas piedras de David, trajeron victorias y destruyeron al Goliat que nos amenazaba. Y así, a pesar de venir con un miedo, me pude ir con la esperanza de saber que el Señor ya tiene reconquistado este continente y una gran victoria en la evangelizacion.

Testimonio de Marcela Espinoza de su VEM (Invierno En Misión) 2016

Después de un año muy difícil, mi idea de hacer el VEM era principalmente alejarme de mi casa, de mi familia y básicamente de todo aquello que me era conocido y familiar. También, no puedo dejar de lado las ganas de pasear y conocer Europa por supuesto. Pero como siempre, el Señor sabe cómo llevarnos y hablarnos al corazón. Yo necesitaba mucho de su presencia y su amor, de claridad y paz, y esto fue exactamente lo que recibí por medio del servicio y el compartir con los hermanos de la comunidad de Vitoria, un sentido de pertenencia, un sentido de amor y de familia.

 

El Señor conmovió mi corazón, abrió la puerta a nuevas amistades, al sacrificio y definitivamente al amor. Todo esto me permitió volver a Costa Rica con un poco de la esperanza que había perdido y con un corazón renovado. Gloria a Dios por su fidelidad y porque nunca me ha abandonado. Gloria a Dios por la comunidad El Señorío de Jesús.

Testimonio de Jennifer Ortega de su VEM (Invierno En Misión) 2016

El Señor en este VEM marcó mi vida. Una de las cosas en las cuales trabajó el Señor fue en la confianza en él, en todos los aspectos de mi vida desde el antes del viaje, durante y después; una de las pruebas de ello fue el de mi universidad en la cual me dieron el permiso para poder ir aunque después perdieron mis papeles del viaje pero Dios me dijo que me mantuviera fiel a él, luego se resolvió todo de la mejor manera aunque no les miento si lloré y me sentía triste por la situación. Así me demostró que Él es fiel en todo momento.

 

También en el amor de los hermanos el saber que puedo contar con ellos. Yo soy de esas personas que todo les gusta hacer por si misma por temor a los errores. Pues en este VEM tuve que dejar que Dios y los hermanos transformarán mi vida en este aspecto, que no estaba sola y tenía una gran familia en la cual podía contar. En sí fue un dejarme sorprender por el Señor por su amor, misericordia, fidelidad y dejar que actuará en mí.

Testimonio de Valeria Sánchez de su VEM (Invierno En Misión) 2016

Mi testimonio tiene que comenzar con un antes de llegar, ya que, desde mucho antes, pude sentir las manos de Dios trabajando para que esto fuera posible.

 

Cuando tomé la decisión de hacer el VEM estaba con mi grupo de chicas del Movimiento de Adolescentes de Costa Rica y ese mismo día decidí hablar con el encargado del VEM2016. Le dije que quería hacer el VEM y su respuesta fue que claro, que lo iban a orar y me avisaba. Era la primera vez que decidía hacer un VEM y la verdad nunca pensé que después de haber dicho Sí tenía que esperar si me aceptaban o no. Entonces aproveché esa respuesta inesperada para decirle a Dios que ese tiempo iba a ser elemental para que fuera una respuesta que viniera de  ÉL, y así estar segura de que no fuera un capricho por mi parte.

 

Esperé una semana la respuesta y recibí un correo diciendo que era Bienvenida al VEM 2016, en la Península Ibérica.  En ese momento supe con certeza que Dios quería que dedicara un tiempo de mi vida a Él.

 

Después de esa confirmación, necesitaba comentarlo con mis papás y en mi trabajo, específicamente en ese orden, y sabía que iba a ser complicado. Pero ahí fue donde pude ver claramente el poder de la oración y que cuando las cosas vienen de Dios, simplemente no hay nada que pueda detenerse, porque sus tiempos son perfectos y pude ver como mis papás lograron tener paz y una alegría inmensa. Pude ver cómo abrieron su corazón a la decisión que había tomado y cómo me brindaron su apoyo. Y me topé con la sorpresa en el trabajo, que cuando les comenté todo lo del VEM, contra todo pronóstico fueron ellos los que me propusieron darme un permiso especial y así volver a trabajar con ellos cuando estuviera de regreso. Definitivamente esto venía de Dios y era la confirmación de que este tiempo era parte de su plan para mi vida.

 

Y así fue como después de varios meses, llegué a la PENÍNSULA IBÉRICA, llena de emociones y de mucha ilusión, con una responsabilidad muy grande y no puedo negar que, también, con un poco de miedo, que como decimos en Costa Rica: “no dar a la talla” o no cumplir con lo que Dios necesitaba de mí ese tiempo.

 

Cuando llegue a la comunidad de El Señorío de Jesús, desde un principio, pude sentir cómo nos recibían con los brazos abiertos, con cariño y con alegría. Cómo ver la ilusión de cada uno de los miembros de la Comunidad al vernos llegar. Y ver lo bien organizados que estaban para recibirnos y todas las actividades que habían planeado que hiciéramos.

 

En mi vida en general soy una persona que le gusta tener el control de las cosas o sentirse realmente que todo está bien planeado y en un orden lógico, por lo menos para mí, por lo que, frecuentemente, soy quien le habla muchísimo a Dios, a veces tanto que me olvido de dar un espacio para su respuesta. Así que decidí que en el VEM iba a ser humilde y dejar que Dios me utilizara completamente y como él quisiera. Que Él actuara y yo simplemente me dejara utilizar. No pensaría más de cómo lo podría hacer a mi manera, simplemente dejaría que Él actuara a través de mí de la manera como Él quisiera y valiéndose de lo que fuera.

 

 “Yo me encargaría de sus cosas y confiaría las mías en El” para que este tiempo valiera realmente la pena.

Y lo valió. No puedo dejar de mostrarme sorprendida porque Dios definitivamente actuó. Y para mí este VEM se resume en una sola palabra: AMOR.

 

Dios nos llenó de su AMOR a sus anchas, fue ver cómo quería que a través de su Amor diéramos un paso más, sin miedo y nos lanzáramos a evangelizar a esos Jóvenes que estaban sedientos de nuevos amigos y de conocer nuevas cosas por las cuales apostar su vida. Es poder reafirmar que su Amor todo lo puede, no importa en dónde estemos, si somos de diferentes continentes, con diferentes costumbres  o si realmente hablamos tan distinto, hay un “algo” que nos une y que nos hace ir más allá de lo normal para los ojos de los humanos. Es confirmar que hay un tiempo perfecto para todo y que, cuando Dios decide que es su tiempo, no hay casualidades y solo basta abrir los corazones con sinceridad para dejarlo actuar.

 

El VEM no solo llenó mis expectativas sino que también las superó. No hay nada que pueda hacer ante el poder de Dios, ante Él lo imposible se hace posible, y fui testigo de eso.

 

Me voy con un corazón lleno de amor y con la confianza que esto no es el final si no el principio de algo nuevo y muy bueno que tiene Dios para la Comunidad de Señorío de Jesús y para los jóvenes que la rodean. Se vienen tiempos buenos porque confío en que es ahora, es el momento de brillar en el mundo.

 

Gracias a todos por su hospitalidad, por cada momento compartido, por cada sonrisa y muestras de cariño, nunca me sentí fuera de casa, a pesar de la distancia que me separaba de mi país y mi familia;  y eso fue por lo especial que fueron conmigo. Me voy con la certeza de que tengo en la Comunidad Señorío de Jesús más hermanos que están en el mismo camino y que, a pesar de que estemos a muchos kilómetros de distancia “8.560 Kms. aproximadamente”, pertenecemos al mismo Baluarte y estamos juntos en esto.

 

Este tiempo ha sido inolvidable y doy Gloria a Dios porque pude confirmar su Grandeza, su Amor y comprobar que definitivamente sus planes son mil veces mejores que los míos.