Bill Brown: Arquitecto de Dios

Monterrey, México - 12 de marzo del 2012 - Extraído del boletín "Hola RIA"

Bill Brown, miembro de la Comunidad La Nueva Jerusalén, con sede en la ciudad de Miami Florida, en Estados Unidos fue elegido como nuevo Presidente de la Región Iberoamericana. Su elección se llevó a cabo dentro del Consejo Regional en Vitoria, España en octubre de 2007.

 

Nacido en el seno de una familia católica cubana, conoce al Señor desde su infancia gracias a la enseñanza que recibió. Posteriormente y por razones políticas, su familia sale al exilio, llegando a Miami en el año de 1960.

 

En la Universidad de Miami termina sus estudios de Arquitectura y conoce a su esposa Maida Brown, con quien lleva 38 años de matrimonio, cuatro hijos y nueve hermosos nietos.

 

Comenzó su servicio en la Renovación Carismática Hispana de la Arquidiócesis de Miami, donde sirvió como su Coordinador Mayor. En 1984, junto a su esposa Maida, fueron llamados por el Señor a ser una de las parejas fundadoras de la comunidad La Nueva Jerusalén donde ejerció como Coordinador Mayor por muchos años.

 

P/ ¿Qué hace en su tiempo libre? R/ ¿Qué es “tiempo libre ”?. 

P/ ¿Cuál fue el ultimo libro que leyó? R/ Jesús de Nazaret de Benedicto XVI 

P/ Lugar favorito R/ Mi casa. 

P/ Comida preferida R/ Arroz blanco con una buena carne 

P/ ¿Formal o informal? R/ Informal, aunque por mi profesión casi siempre me visto formal. 

P/ ¿Hobbies? R/ Golf, que lo juego por lo menos una vez al año. 

P/ Regalo más preciado R/ La fe. 

P/ En tres palabras defina su personalidad R/ Responsable, trabajador, carismático.

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Queridos Todos:

 

Comienzo mi tiempo de servicio como Presidente de nuestra región con mucha esperanza, asombro y ánimo.

 

Esperanza, pues es el plan de Dios el que estamos siguiendo, en colaboración con Él, para la construcción de su Reino aquí en la tierra. 2000 años después que Él comenzara este proyecto, nosotros, la Espada del Espíritu, hemos sido llamados a adoptarlo, como nuestra misión.

 

Asombro, pues no sólo es Dios el que nos llamó, sino que además el sigue dándonos su gracia, su sabiduría y cada vez manifestando su plan con más claridad.

 

Ánimo, por la dedicación y celo que tienen los miembros de nuestras comunidades alrededor del mundo.

 

En forma especial quisiera honrar a los líderes que nos sirven con tanto celo, como verdaderos discípulos del Señor.

 

Mi petición es que cuando se acuerden, intercedan por mí en esta nueva responsabilidad para servir de instrumento del Señor y de la Espada del Espíritu.

 

Ánimo y bendiciones,

Bill Brown