Testimonio Pascua Juvenil SdJ 2015

El movimiento evangelístico de Jóvenes (FGNV) organizó esta Pascua Juvenil 

Durante la pasada Semana Santa, del 2 al 5 de Abril de 2015, nuestros jóvenes fueron participes de  la Pascua Juvenil 2015. Este año, queriendo atender al llamado del Papa Francisco sobre la celebración de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, nos enfocamos en pedirle al Señor que hiciera “Nuestros corazones semejantes al suyo”, este fue el lema que acompaño y delineó las actividades. Específicamente cada día le pedimos al Señor que nos diera un corazón más servicial como el suyo, más entregado y un corazón de oración, para de esta manera poder poco a poco ser más semejantes a Él. Además, tratamos de resaltar la importancia de que nuestro Dios se hiciera hombre y no solo esto, sino que sufriera por amor a nosotros. Buscamos entender por medio de pequeños sacrificios, como comidas sencillas, ayunos y oraciones el sacrificio más maravilloso, el sacrificio de la cruz.

Asistieron unos 26 jóvenes y realmente pudimos ver a Dios actuando en sus vidas. Yorly Rivera una de las jóvenes nos cuenta sobre su experiencia personal:

 

                     “Me llena de alegría el vivir momentos como estos, el de compartir con jóvenes de mi edad y más para el Señor. En esta pascua que tuvimos del 2-5 de abril, en el Centro Comunitario, hemos podido ver a Dios en muchos momentos, tanto de alegría como de reflexión, en cada comida con cada pequeño sacrificio, aunque admito, que a pesar de haber sido un sacrificio pequeño, me costo; aun así lo hice con todo el amor porque era consciente que era para el Señor, que era su momento, que era algo que debía entregarle a él aunque no todo fue sacrificio, el Seder, por ejemplo fue una mezcla de sabores exóticos que tuvo un resultado buenísimo para nuestro paladar.

 

                    Como bien  pone en el logo "haz nuestro corazón semejante al tuyo", creo que en esta pascua me ha ayudado a seguirlo porque ha sido algo que sentí, en cada oración y en cada alabanza, sobretodo en la alabanza, donde mi corazón reboso alegría, y no solo alegría, es algo indescriptible que no puede expresarse con palabras, y que solo puede hacerme sentir el grande.

 

                  Además de cada momento me llevé algo, en los Oficios de Los Ángeles, en la Hora Santa con un momento profundo de meditación y reflexión, en el Vía Crucis, el cual pude preparar junto a Marcela y María, donde me sentí útil para el Señor, en la Adoración de la Cruz, en cada eucaristía, en realidad estuvo todo increíble, ha sido una  buena experiencia, me siento muy bendecida de haber compartido una pascua como la de este año con los jóvenes de Fuego Nuevo y Madrid.

 

                Cada año es algo diferente, personalmente diría que el Señor me toca de diferente manera, las charlas han captado mi atención y no solo se han quedado en una charla, también me han servido para reflexionar y aplicarlo en mi día a día.

 

                     Este año ha sido todo mas dinámico, el tiempo de juegos estuvo muy bien, compartí, me divertí, y por el solo hecho de haberme sentido tan feliz esos 4 días. Estoy inmensamente agradecida, primero con Dios y cómo no, con todo el equipo de Fuego Nuevo, y a nuestra brechista por el esmero y dedicación que tuvo al organizar una pascua diferente el resto y con un significado de mayor entrega hacia el Señor.

 

                     Simplemente gracias.

 

                                                                                      Yorly Rivera